Ballet de Santiago presentó Romeo y Julieta en el Teatro Municipal de la capital chilena

Ballet de SantiagoEs indiscutible que una de las obras más dramáticas de la literatura universal es Romeo y Julieta, del escritor inglés William Shakespeare; una lucha del amor contra el odio, dos amantes que tratan de mantenerse juntos a pesar del odio irracional que separa a sus familias, una tragedia que termina en muerte… es una historia que ha trascendido su tiempo, que ha traspasado todas las barreras y ha inspirado a creadores de otras ramas del arte, como el cine, la pintura, la música y, por supuesto, el ballet, cuyos montajes y presentaciones no caducan, sino que florecen de nuevo y se avivan creativamente; comentó la Fundación Torres-Picón a propósito del evento.

Romeo y Julieta se ha convertido en una obra cimera del ballet clásico, aclamada por todas las audiencias, una pieza presente en toda programación cultural y en el repertorio de toda compañía, que asegura un indudable éxito de cartelera. Así fue la presentación de esta obra puesta en escena entre el 18 y el 24 de mayo por el Ballet de Santiago, en el Municipal de Santiago, el principal escenario de Chile para la música y el ballet clásicos. La pieza combinó en forma magnífica la magistral música de Prokofiev con la coreografía del desaparecido bailarín y coreógrafo sudafricano John Cranko, la cual mezcla danza y teatro para narrar la historia de unos personajes de gran profundidad.

Tal como lo expresó Marcia Haydée, bailarina de ballet brasileña, coreógrafa y directora artística de la compañía, “en Romeo y Julieta, los personajes son representados de manera vívida, con una amplia gama de emociones y su búsqueda del amor permite al espectador identificarse con las dificultades que deben atravesar los enamorados. En total, un ballet fascinante y estremecedor”.

Encabezando el reparto de esta magnífica obra estuvieron Rodrigo Guzmán, Emmanuel Vásquez y Gabriel Bucher en el papel de Romeo, mientras Julieta fue interpretada por Natalia Berríos, Andreza Randisek y Romina Contreras; asimismo, esta puesta en escena fue la ocasión para el regreso a los escenarios de Marcela Goicoechea, quien realizó una espléndida Julieta cuando era Primera Bailarina Estrella, y que ahora interpretó el rol de Lady Capuleto.

Esta segunda puesta en escena de la temporada sirvió también de marco para la promoción a Primeros Bailarines del Ballet de Santiago de Emmanuel Vázquez y Katherine Rodríguez, luego de sus destacadas actuaciones en Raymonda (2017) y en Don Quijote (2018).

Así fue reseñado este ballet por diferentes medios de comunicación, contando con el elogio y comentarios de la Fundación Torres-Picón, que en boca de su presidente y vocero Pedro J. Torres, recordó el valor de la danza clásica como positivo espacio para el encuentro y la coincidencia de países y culturas.

Comunicaciones/FTP