Ballet Nacional Chileno estrenó “Giselle, contrapunto y revisita”, una versión de Mathieu Guilhaumon

Ballet Nacional ChilenoGiselle es una joven, bella e ingenua campesina que se enamora de un joven noble, el conde Albrecht, quien está comprometido en matrimonio, pero para conquistarla finge ser un campesino y no le dice a ella de su compromiso. Alertada por Hilarión, que la ama profundamente, y al descubrir la traición, Giselle cae en la desesperación y la locura, y muere en brazos de su amado. Pero la historia de Giselle trasciende al más allá. En el bosque, junto a su tumba, el fantasma de la joven se une a las Willis, un grupo de espíritus vengativos que llevan hasta la tumba a los hombres infieles para matarlos. Sólo Giselle podrá evitar que las Willis cobren venganza en Albretch.

Tal es la historia de Giselle, un clásico del ballet universal, creado durante el Romanticismo por Jules Perrot y Jean Coralli, con libreto de Théophile Gautier y Vernoy de Saint-Georges, basado en una obra de Heinrich Heine De l’Allemagne y con música de Adolphe Adam; la versión original de esta obra fue estrenada en 1841 en la Ópera de París; informa la Fundación Torres-Picón.

Giselle, contrapunto y revisita es una versión contemporánea de Mathieu Guilhaumon, coreógrafo y director del Ballet Nacional Chileno (BANCH), estrenada el pasado 21 de abril en el Teatro Universidad de Chile, con el acompañamiento musical de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, bajo la dirección del maestro Francois López-Ferrer.

Giselle, contrapunto y revisita conserva la estructura original de la obra en dos partes y la historia de amor, traición y venganza de Giselle, trasladadas a un entorno contemporáneo con nuevos elementos, como nuevos movimientos, así como variaciones en la escenografía y en el vestuario.

Mathieu Guilhaumon, creador de esta versión contemporánea de un clásico del ballet, expresó: “Creo que es interesante hacer nueva propuesta para el público, porque cuando veo un ballet clásico hoy en día siempre me cuestiono qué significa esa obra después de tantos años de su creación”. En cuanto a la música de la obra, indicó Mathieu Guilhaumon: “Es una música muy narrativa, es un elemento que no podemos olvidar, pues se compuso específicamente para el ballet original”.

Pedro Torres and Jane Fonda

In all of America, as in other continents, there are good initiatives and commitment to culture, arts and health promotion, but we must persist, says Pedro J. Torres

Por su parte, Millaray Lobos, prestigiosa actriz e investigadora teatral chilena, quien colaboró de cerca con Guilhaumon para la creación de este montaje, expresó: “La pregunta que uno se hace es cómo salvaguardar la particularidad de algo y traducirlo de manera que nos permita darle una nueva vida, pero sin matar lo que antes estaba ahí”.

Asimismo, Vanessa Turelli, bailarina que da vida a Giselle, aseguró: “Es un desafío muy grande generar una nueva versión, algo diferente, con nuevas ideas. El personaje pasa por estados muy diferentes durante toda la obra, desde la más inocente dulzura hasta una locura muy personal”.

Esta información fue compartida por la Fundación Torres-Picón, en declaración de su portavoz y directivo Pedro J. Torres, como una contribución a la divulgación global de las actividades de danza  y música clásica que se llevan a cabo en todos los continentes.

GF/FTP