Ballet Nacional de España inauguró el LXIV Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida con Electra

Ballet Nacional de Espana

Mérida, antigua ciudad romana, hoy capital de la comunidad autónoma de Extremadura en España, es también la capital de la cultura grecolatina, con la celebración del LXIV Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, el cual dio inicio el pasado 29 de junio y se estará llevando a cabo hasta el próximo 26 de agosto, informa la Fundación Torres-Picón.

El festival enfocado principalmente en el teatro clásico, fue inaugurado con la tragedia griega Electra, de Sófocles, uno de los tres grandes dramaturgos de la antigua Atenas, la cual fue escrita entre el 430 y el 415 a.C., y ha sido magistralmente llevada a la escena en el Teatro Romano de Mérida, los días viernes 29 y sábado 30 de junio y el domingo 1º de julio, por el Ballet Nacional de España (BNE), el cual arriba este año a su cuadragésimo aniversario.

La versión de Electra que el público meritense pudo disfrutar, y que fue originalmente estrenada en diciembre del pasado año 2017 en el Teatro de la Zarzuela, es una pieza vanguardista que recrea el mito de la tragedia griega y lo traslada a la España rural y profunda del siglo XX, dándole a la historia “una magia única”, tal como expresó Jesús Cimarro, director del Festival.

La obra es una adaptación del dramaturgo Alberto Conejero, con la coreografía y la dirección de Antonio Ruz y con el acompañamiento musical de la Orquesta de Extremadura (OEX), dirigida por Manuel Coves como director invitado, y la participación de músicos flamencos del BNE.

Este montaje “ahonda en los diferentes lenguajes de la danza, a través de una tragedia clásica con una visión original y contemporánea, inspirada en el imaginario popular”, explicó Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, quien destacó que Antonio Ruz en la dirección de la obra “ha conseguido que los bailarines experimenten lo que es ser un instrumento actoral”, logrando así un “gran resultado escénico”.

En esta oportunidad la bailarina Inmaculada Salomón dio vida a Electra y el bailarín Sergio Bernal encarnó a Orestes, acompañados por la voz potente e inimitable de la cantaora Sandra Carrasco en el papel del corifeo, “una artista con una voz increíble y una intérprete sin la que la obra no tendría sentido”, expresó el director Antonio Ruz, quien añadió que la perspectiva vanguardista desde la que se aborda la tragedia griega convierte a la obra en “una experiencia humana y sensorial en la que movimiento, espacio, luz, música y voz forman parte de un todo”.

A lo largo de los venideros dos meses, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida desarrollará un extenso programa de actividades que se estarán llevando a cabo tanto en la ciudad como en otras localidades de Extremadura; de esta manera se presentarán montajes como Esquilo, nacimiento y muerte de la tragedia, de la Compañía de Rafael Álvarez “El Brujo”; Nerón, un drama de Eduardo Galán basado en el Quo vadis?, del historiador y novelista polaco Henryk Sienkiewicz; Fedra, de Paco Becerra o Las amazonas, de Magüi Mira, basada en la tragedia del dramaturgo alemán Heinrich von Kleist Pentesilea.

Desde la Fundación Torres-Picón (FTP) aplaudimos la iniciativa y reconocemos su elevado nivel de ejecución; se trata de un excelente festival y de obras de renombre clásico, remozadas con gran creatividad, apuntó Pedro J. Torres, presidente y portavoz de la institución cultural y de desarrollo social.

GF/FTP