Ballet de Jalisco presenta segunda temporada de “El Jorobado de Nuestra Señora de París”

Pedro J Torres Paris Blog

Esmeralda es una bella gitana acusada de un asesinato que no cometió, y Qasimodo es un hombre deforme de nacimiento, el único que cree en su inocencia, que la ama sin esperanza, y está dispuesto a todo por salvarla; ambos son los protagonistas de la gran novela histórica Nuestra Señora de París, un drama que se desarrolla en el París del siglo XV, creado por el genial escritor francés Víctor Hugo en 1831, el cual le dio fama y permitió su nombramiento como miembro de la Academia Francesa en 1841. El ballet ha recreado de manera grandiosa esta narración y la compañía profesional de danza de Jalisco, México, la presenta en segunda temporada, comunica la Fundación Torres-Picón.

Al igual que otros clásicos de la literatura universal, la monumental obra ha sido llevada al ballet, y por segundo año consecutivo y bajo el auspicio de la Secretaría de Cultura del estado de Jalisco, el Ballet de Jalisco presenta su producción original El Jorobado de Nuestra Señora de París, gran adaptación de esta historia inmortal.

Tras su exitoso estreno el año pasado en el Hospicio Cabañas, en esta temporada la obra se pone en escena en el Instituto Cultural Cabañas (ICC), en la ciudad de Guadalajara, a partir del jueves 5 de abril hasta el domingo 8, y luego desde el  viernes 13 al domingo 15 de abril.

Según expresó Dariusz Blajer, Director del Ballet de Jalisco, el elenco fue integrado por cuarenta y cinco bailarines, para quienes la obra representa todo un reto ya que, al no ser ésta una pieza clásica de ballet, los artistas deben expresar la esencia de la historia a través de posturas y movimientos más humanos, más desenfadados. “Es neoclásico, es más contemporánea, más humano, la gente va a entender de qué se trata, en este caso la expresión dancística es mucho más precisa y muy natural”.

Indicó el director que el escenario escogido el Patio Mayor del Instituto Cultural Cabañas, ofrece un sinfín de posibilidades en cuanto a la ambientación, ya que la escenografía se realiza a través de mapping sobre el recinto de la Capilla Mayor. “La importancia de este lugar junto a las proyecciones nos transportan al París del siglo XV, creo que es muy atractivo para toda la gente, para descubrir este ambiente histórico y también las posibilidades de esta técnica de mapping que nos permite cambiar la imagen a un edificio en cuestión de segundos”.

El video mapping es una técnica que permite proyectar una animación o imágenes sobre superficies reales a fin de lograr un efecto artístico especial, basado en los movimientos que crea la animación 2D y 3D sobre dichas superficies. Actualmente el mapping se utiliza principalmente para hacer proyecciones sobre edificios monumentales acompañadas de música y efectos de sonido para darle un realce mayor a un espectáculo, así se consigue establecer una interacción con el público y se crea una relación entre el arte, la tecnología y la sociedad.

Así vemos como las nuevas tecnologías aplicadas al arte y la cultura, no solo refuerzan la escena, sino crean ambientes en los cuales apreciar la calidad de la música o la danza resulta toda una memorable  experiencia sensorial, acotó Pedro J. Torres, fundador y portavoz de la Fundación Torres-Picón, quien felicitó estas magníficas presentaciones.

FTP

Año conmemorativo de Marius Petipa, padre de la danza clásica

Pedro J Torres Father of Danza

La bella durmiente, El Lago de los Cisnes, La Bayadera, Don Quijote, Raymonda, los más importantes ballets del siglo XIX, obras que se siguen presentando en escenarios de todo el mundo, son todas creaciones del genio de uno de los coreógrafos más importantes de la historia de la danza clásica: el francés Marius Petipa. Comenta y reseña la Fundación Torres Picón en esta entrega.

Marius Petipa (1)Petipa nació en Marsella el 11 de marzo de 1818, y con motivo de cumplirse este año el bicentenario de su natalicio, Francia y Rusia, país donde desarrolló gran parte de su trabajo, han organizado una serie de eventos a realizarse durante el 2018, para celebrar los doscientos años del bailarín y coreógrafo, considerado como el padre de la danza clásica y el artista más trascendental de la escuela rusa de ballet.

Los días 10, 11 y 12 de marzo se planificó un coloquio internacional titulado “Homenaje a Petipa”, organizado por la Academia Vagánova de Ballet con el apoyo del gobierno de San Petersburgo y del Ministerio de la Cultura de la Federación Rusa.

Fueron invitados al coloquio representantes oficiales tanto de Rusia como de Francia, además de especialistas reconocidos del arte coreográfico y reconocidas personalidades del mundo del ballet; este evento igualmente busca estrechar los lazos culturales que existen entre Rusia y Francia, la cual inició los festejos del aniversario desde el 2015, mencionaron los organizadores.

Asimismo se tiene programada una serie de conferencias que tratarán diversos temas concernientes a la obra de Petipa, así como su contribución en el área de las relaciones internacionales entre ambos países respecto al ballet. Entre estos temas estarán las puestas en escena de los ballets de Petipa durante el siglo XIX y comienzos del XX, los bailarines de la época que interpretaron esas piezas, la música en la que el coreógrafo se inspiró y su relación con los compositores; igualmente se tratarán aspectos de su biografía y su legado artístico.

Más adelante, el 6 de julio, el Ballet Boshoi presentará en su teatro una función de gala titulada “El Gran Petipa”; asimismo, el Ballet de Hamburgo anunció que a partir de este año el ballet Don Quijote, una de las piezas más relevantes de la obra de Petipa, pasará a formar parte de su repertorio junto a otras obras maestras de coreógrafos internacionales, como La Fille mal gardée, de Frederick Ashton.

En Francia, durante 2018, se llevarán a cabo diversas celebraciones y conferencias encaminadas a analizar el trascendental papel que cumplió Petipa en la historia del ballet; en Burdeos se realizará un simposio, en fecha aún no establecida, y además se llevarán a cabo diversas celebraciones, las cuales culminarán en Marsella, ciudad natal de Petipa.

Al inicio de su carrera como bailarín, Marius Petipa realizó giras por Estados Unidos; fue primer bailarín en París y Burdeos, bailó y realizó coreografías en Madrid, donde aprendió danza española. En 1847 viajó a San Petersburgo, Rusia, como primer bailarín del ballet del Teatro Imperial, allí trabajó como coreógrafo durante más de sesenta años, creó más de sesenta ballets, entre los cuales se cuentan La bella durmiente, El Lago de los Cisnes, La Bayadera, Don Quijote y Raymonda; colaboró con Tchaikovski en El Cascanueces, y gracias a su trabajo se conserva el ballet romántico Giselle, con el cual creó el estilo del ballet académico y fundó las bases del ballet clásico.

Como es natural, la Fundación Torres Picón, aplaude y celebra estas más que merecidas actividades conmemorativas y de reconocimiento al trascendente aporte de Marius Petipa a la cultura dancística universal, expresó Pedro J. Torres, portavoz y presidente de la institución.

GF/FTP

El 11 de marzo se cumplieron doscientos años del nacimiento de Marius Petipa

Pedro J Torres March 11 Blo

El domingo 11 de marzo se conmemoraron los doscientos años del nacimiento del bailarín y coreógrafo francés Marius Petipa, el creador más importante de la escuela rusa de ballet, motivo por el cual a partir de este mes y a lo largo de todo el año el ballet internacional realiza actos de celebración en todo el mundo, comenzando en San Petersburgo, lugar donde desarrolló la mayor parte de su carrera, informó la Fundación Torres-Picón. Todo 2018, por ser el “Año de Petipa”, abundarán y serán reiteradas las actividades en su honor, hagamos un repaso.

Como parte de los actos programados, la Academia Vaganova de Ballet ha organizado un coloquio internacional con el título Homenaje a Petipa, el cual se realizó desde el 10 y el 12 de marzo con el apoyo del gobierno de San Petersburgo y del Ministerio de la Cultura de la Federación rusa; en este evento participaron representantes oficiales de Rusia y de Francia, país de origen de Petipa y el cual inició los festejos desde 2015, así como personalidades del mundo del ballet y destacados especialistas del arte de la danza clásica.

Asimismo, en Burdeos, Francia, se realizará una serie de celebraciones y conferencias en las cuales se estudiará la trascendental importancia de la figura de Petipa en la historia del ballet, así como su papel en las relaciones entre Francia y Rusia.

Pedro J Torres with Arnold Lehman

Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.

Entre los temas que serán tratados en estas reuniones se encuentran las coreografías creadas por el artista francés en el siglo XIX y principios del XX, los principales intérpretes de sus puestas en escena y la música que le sirvió de inspiración para sus realizaciones, así como la relación entre Petipa y los compositores de dichas obras, igualmente se analizarán aspectos de su biografía y su legado artístico. Las festividades en Francia tendrán su culminación en la ciudad de Marsella, lugar de nacimiento de Petipa.

Por su parte, el Ballet Bolshoi llevará a cabo una gran Gala de ballet titulada El Gran Petipa, la cual tendrá lugar en el Teatro Bolshoi el próximo 6 de julio, en tanto que el Ballet de Hamburgo informó que con motivo de esta importante celebración está incluyendo en su repertorio el ballet Don Quijote, una de las coreografías emblemáticas de Petipa.

Marius Petipa nació en Marsella, Francia, el 11 de marzo de 1818, fue hijo del bailarín y coreógrafo francés Jean Petipa, quien fue su maestro y con quien realizó varias giras por Estados Unidos al inicio de su carrera, y hermano de Lucien Petipa, otro brillante artista que llegó a ser bailarín principal en la Ópera de París.

Luego de su debut en Nantes en 1838, Petipa bailó en Bélgica, Francia y Estados Unidos, en donde realizó una presentación en Nueva York en 1839; posteriormente trabajó en España, allí se enamoró de la danza española, especialmente la andaluza, y recopiló material que desarrollaría más adelante en Rusia. En 1847 se trasladó a San Petersburgo, Rusia, como primer bailarín del ballet del Teatro Imperial; en 1855 estrenó su primera coreografía y en 1862, después del éxito de su ballet La Hija del Faraón, fue designado como primer maestro de ballet del Teatro Imperial.

Pedro J Torres Picture with Rossellini

Performing arts are also a key tool in promoting the conservation of health. Pedro J. Torres with Isabella Rossellini

En San Petersburgo trabajó durante más de cincuenta años y alcanzó renombre internacional, gracias a su dedicación, su disciplina y a lo refinado de su arte, allí produjo más de cincuenta ballets, entre los cuales se encuentran muchas de las obras más importantes del ballet clásico mundial, a él se le deben ballets inmortales como Don Quijote, en 1869, La Bayadera, en 1877, Raymonda, en 1898, y con música de Tchaikovski, La Bella Durmiente, en 1890 y El Lago de los Cisnes, en 1877, así como la coproducción de El Cascanueces, junto a Tchaikovski, en 1892.

Marius Petipa murió en Gurzuf, Crimea, el 14 de julio de 1910.

Ya hemos comentado al respecto, y durante todo 2018, por ser el “Año de Petipa”, abundarán y serán reiteradas las actividades en su honor.

Desde la Fundación Torres-Picón, por supuesto, nos unimos a los múltiples reconocimientos honoríficos en favor de quién ha sido identificado como “padre de la danza clásica”, dijo el presidente y vocero de la institución, Pedro J. Torres.

GF/FTP

 

Espectáculo de danza en NY celebrará 75º aniversario de publicaciones de T.S. Eliot

Pedro-J-Torres-T.S.Eliot

Nacido en Saint Louis, Missouri, Estados Unidos, en 1888 y nacionalizado inglés a los treinta y nueve años de edad, el poeta, crítico literario y dramaturgo Thomas Stearns Eliot, más ampliamente conocido como T.S. Eliot, ejerció una poderosa influencia en los principios de la crítica literaria de la primera mitad del siglo XX, a través de sus ensayos sobre los dramaturgos isabelinos, los poetas metafísicos ingleses y el poeta italiano Dante, comenta y comparte la Fundación Torres-Picón.

Galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1948, T.S. Eliot es también el autor de numerosas obras de teatro y poemas, uno de los cuales, el famoso Tierra Baldía, es una de las obras más discutidas e importantes de comienzos del pasado siglo, pero la que es considerada su obra maestra es Cuatro Cuartetos, escrita en 1943 y en la que manifiesta un transcendental sentido del tiempo, el cristianismo y la filosofía hindú, expresado en versos emotivos, combinando una dicción coloquial con una literaria.

En este 2018 se cumplen setenta y cinco años de la publicación de Cuatro Cuartetos, y para celebrar este significativo aniversario, una propuesta de danza, música y artes visuales basada en estos poemas será llevada a las tablas en el marco del festival ‘Bard SummerScape’ de Nueva York, el cual tendrá lugar entre el 28 de junio y el 19 de agosto en la sede de la universidad artística Bard College, en el norte de Nueva York.

La obra será puesta en escena por ocho bailarines pertenecientes a la compañía que dirige la coreógrafa Pam Tanowitz, con la musicalización de la destacada compositora finlandesa Kaija Saariaho, creadora de una variada e interesante gama de nuevos sonidos en un trabajo investigativo llevado a cabo en el Centro de Investigación Acústica Ircam, en París. El estreno mundial de Cuatro Cuartetos será el momento estelar de esta temporada del festival.

Será entre el 6 y el 8 de julio cuando se estrenará este montaje multidisciplinario, el cual se presentará  además acompañado por una propuesta visual del pintor Brice Marden, quien ha logrado notoriedad a través de su arte abstracto combinado con el minimalismo moderno y las tradiciones de Asia.

Informó Leon Botstein, presidente de Bard College, que además del estreno de Cuatro Cuartetos, el festival ‘Bard SummerScape’ dará cabida a otras manifestaciones artísticas poco difundidas, como la ópera de un solo acto Mozart y Salieri, y la ópera La novia del Zar obra del compositor ruso del siglo XIX Nikolái Rimsky-Kórsakov.

“Es un compositor mucho más sustancial e interesante de lo que la mayor parte del público estadounidense sabe”, expresó Leon Botstein, presidente de Bard College. “También ha tenido una influencia increíble en la vida musical rusa”.

Esta nota es compartida y comentada por la Fundación Torres-Picón, enfocada en promover las artes y la cultura, principalmente la danza y la música clásica, así como la buena salud y el desarrollo social de niños y jóvenes, por medio de la divulgación preventiva.

Pedro J. Torres, directivo y portavoz de la institución, saludó “esta magnífica idea del espectáculo de danza conmemorativo en homenaje a T.S. Eliot. Nos sumamos a la convocatoria e invitación, para disfrutar del mismo, entre el 28 de junio y el 19 de agosto en la universidad artística Bard College”.

FTP

 

Estudiantes del proyecto Erasmus “Cuando las palabras callan, la música habla” inician temporada en Sigüenza

Pedro J Torres Music Speaks Blog

Desde el sábado 17 de febrero se inició la temporada 2018 de música clásica de la ciudad de Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, Castilla-La Mancha, España, organizada por la Asociación Bell´Arte Europa en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, con el Concierto de San Valentín, el cual tuvo lugar en el Auditorio de El Pósito, con la participación de treinta y seis estudiantes de música de Malta, Serbia y España, integrantes de un proyecto Erasmus denominado “Cuando las palabras callan, la música habla”, el cual forma parte del programa European Region Action Scheme for the Mobility of University Students (Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios) de la red de la Comunidad Europea para los intercambios académicos, denominado Erasmus en honor al escritor, erudito y humanista holandés Erasmo de Rotterdam.

En este proyecto Erasmus confluyen profesores y estudiantes de tres instituciones de igualmente tres países europeos, la Ghaqda Kazimi tal-Banda de Hamrum, Malta; la Muzicka skola Josip Slavenski de Belgrado, Serbia, y el CPM Adolfo Salazar de Madrid, España. Todos estos jóvenes, y sus profesores, habían venido ensayando en forma conjunta obras musicales de cada uno de sus respectivos países, a fin de presentarlas el sábado 17 en un concierto de cooperación internacional,

Pedro J. Torres and Carmen Herrera

Pedro J. Torres and Carmen Herrera

cuyo broche de oro fue la pieza clásica El Amor Brujo, de Manuel de Falla.

Informaron diferentes medios de prensa y reseña la Fundación Torres-Picón,  enfocada en la promoción divulgativa de las artes y la prevención en salud, con foco en los niños y jóvenes.

Este fue el quinto recital ofrecido en conjunto por los estudiantes de las tres instituciones, en los dos años de duración que ha tenido el proyecto “Cuando las palabras callan, la música habla”; en este sentido, Ana Jovanovic, coordinadora de este Erasmus, manifestó: “Esperamos poder seguir colaborando, porque la experiencia ha sido maravillosa y enriquecedora para los tres centros desde el punto de vista docente, especialmente para los alumnos que han podido conocer otras culturas, también musicales, algo que de otra manera no hubiera sido posible”.

El concierto estuvo dividido en dos partes; en la primera todos los estudiantes, formando dúos, diversos conjuntos de música de cámara y juntos como orquesta completa, interpretaron un repertorio que incluyó, en primer lugar, algunas obras de compositores clásicos como el Cuarteto 17, Allegro assai, K, 458 de Mozart, y el Scottische Lieder Op 156 nº11 de Beethoven; seguidamente interpretaron piezas del repertorio clásico de cada país, como La danza de los Balcanes del compositor croata Marko Tajcevic, 1967 de la serbia Isidora Zebeljan, Miracle in Shargan de los malteses Christopher Muscat, Joseph Vella y Charles Camilleri, además de algunas obras anónimas para dúo de trompeta y trombón de la tradición popular maltesa.

Pedro J Torres Picture with Rossellini

Performing arts are also a key tool in promoting the conservation of health. Pedro J. Torres with Isabella Rossellini

En la segunda parte, el público pudo disfrutar, en primer término, de una selección de canciones populares serbias a cargo de un tenor y un guitarrista; a continuación la totalidad de la orquesta acompañó al cantante en la interpretación de la canción serbia Tamo Daleko, y para cerrar el concierto con música española, la agrupación ofreció una majestuosa interpretación del clásico El amor brujo de Manuel de Falla, bajo la dirección de Miguel Olivares y con la voz de la soprano Begoña Gómez.

Así prosiguen en todo el mundo diversas iniciativas que con éxito vienen impulsando y consolidando el intercambio cultural, -y muy importante- la valoración, fortalecimiento y desarrollo de las vocaciones y talentos por el arte de los jóvenes, señaló Pedro J. Torres, en nombre de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

Presentada Carmen, de la Compañía Antonio Gades, en el Palau de les Arts Reina Sofía en Valencia

Pedro J Torres Valencia Spain

Entre el 22 y el 25 de febrero, el Palau de les Arts Reina Sofía, de Valencia, España, abrió los espacios de su Sala Principal una vez más para la puesta en escena de Carmen, de la Compañía Antonio Gades, prologada por un homenaje al inmortal bailarín español que incluyó la proyección del cortometraje Disciplina y libertad; esta pieza fílmica está conformada por una singular selección de imágenes y entrevistas, realizada por la Fundación Antonio Gades en formato de documental de diez minutos de duración, en el cual el mismo Gades se presenta ante el espectador en sus diferentes facetas, como bailarín, coreógrafo y filósofo de la danza, informaron medios europeos, agencias de noticias especializadas y comenta la Fundación Torres-Picón.

Este homenaje contó con la presencia de Eugenia Eiriz, directora de la Fundación Antonio Gades; Stella Arauzo, directora artística de la Compañía Antonio Gades y los bailarines Esmeralda Manzanas, quien interpretó a Carmen, y José Huertas, quien encarnó a Don José.

Inspirada en la obra homónima del novelista e historiador francés Prosper Mérimée, posteriormente convertida en la ópera más famosa de todos los tiempos por el compositor Georges Bizet, también francés, Carmen fue, después de Don Juan y Bodas de sangre, la tercera obra de ballet narrativo realizada por Antonio Gades y su primer trabajo en colaboración con Carlos Saura, con argumento, coreografía e iluminación elaborados por Gades y el cineasta español.

La obra fue estrenada el 17 de mayo de 1983 en el Théâtre de París, logrando un rotundo e inmediato, éxito tanto de público como de crítica, con el cual Gades alcanzó su consagración definitiva como uno de los bailarines y coreógrafos más importantes en la escena internacional.

En las presentaciones del pasado febrero, el papel de Carmen fue encarnado por la bailarina Esmeralda Manzanas, bajo la tutela de su intérprete anterior Stella Arauzo, directora de la compañía, quien a su vez en 1988 había sucedido en el rol a la legendaria bailarina y coreógrafa española Cristina Hoyos, galardonada con el Premio Nacional de Danza en 1991.

Por su parte, el papel de Don José fue interpretado por el afamado bailarín y coreógrafo José Huertas, quien fuera elegido como primer bailarín de la Compañía por el mismo Gades y heredó del maestro los papeles de Frondoso, en la obra Fuenteovejuna, y Don José.

En esta oportunidad actuaron también los bailarines Jairo Rodríguez, como el torero, y Miguel Ángel Rojas como el marido. El acompañamiento musical corrió a cargo de los cantaores María Carmona, Enrique Bermúdez y Manuel Palacín, los guitarristas Antonio Solera y Ramón Jiménez, con los acordes de la Orchestra della Suisse Romande dirigida por Thomas Schippers, y las voces de Regina Resnik, Mario del Mónaco y Tom Krause.

Importante presentación y homenaje, sin lugar a dudas, que saludamos desde la Fundación Torres-Picón, dijo Pedro J. Torres.

GF/FTP

Robert Schumann, el músico poeta

Pedro J Torres Musical Poet Robert

Robert Alexander Schumann, muy destacado compositor, fue uno de los máximos exponentes del Romanticismo musical del siglo XIX. Nació en Zwickau, Sajonia, en la actual Alemania, el 8 de junio de 1810, y estudió en las universidades de Leipzig y Heidelberg. En esta entrega, compartimos desde la Fundación Torres-Picón, sus datos de vida y comentamos su significativa herencia o legado musical.

Robert Schumann (1)Desde niño comenzó a estudiar piano, pero no fue sino hasta 1819, luego de escuchar tocar al pianista Ignaz Moscheles, cuando comenzó su fascinación por el piano en especial y la música en general. Por otra parte, al ser hijo de un librero, y por la proximidad constante de los libros, durante sus primeros años Schumann estuvo dudando entre sus dos vocaciones, la literatura y la música, y aunque finalmente se decantó por la música nunca dejó por completo la literatura.

Siendo un romántico, escribió poemas siguiendo la tradición de los autores que más admiraba, Goethe, Schiller, Novalis, Byron y Hölderlin; en esta época comenzó a escribir sus primeras obras musicales, entre ellas la Sonata en si menor, en 1831. Asimismo, en 1834 fundó y fue redactor de la revista musical Neue Zeitschrift für Musik, la cual editó hasta 1844 y donde publicó artículos llenos de entusiasmo sobre las teorías musicales más avanzadas de su tiempo. En ese mismo año compuso otra de sus grandes obras para piano, el Carnaval. Scènes mignonnes sur quatre notes.

Mientras estudiaba piano con Friedrich Wieck, conoció en su casa a Clara Wieck, hija del maestro y una excelente pianista y notable compositora por mérito propio; en 1840 la pareja contrajo matrimonio, aun en contra del deseo del padre de la novia, y a partir de ese momento ella se convirtió en la principal intérprete de su música para piano, así como en su más importante estímulo para componer, dado que su ambición de llegar a ser él mismo un gran pianista se vio truncada a causa de una lesión que sufrió en la mano derecha, de la que nunca logró recuperarse.

Antes de su matrimonio, la mayor parte de su trabajo había girado en torno a la composición de música para piano y lied, un tipo de canción íntima escrita para ser ejecutada generalmente por una sola voz con acompañamiento de piano. Pero una vez casado con Clara, Schumann comenzó a asumir proyectos más grandes y ambiciosos en los campos de la música de cámara y la ópera, siempre con el apoyo firme de su esposa; es así como en 1841 surge la primera de sus cuatro sinfonías y en 1845 su famoso Concierto para piano en la menor.

En 1843 el Conservatorio de Leipzig, fundado apenas un año antes con la colaboración de Felix Mendelssohn, le ofreció a Schumann un cargo como profesor, sin embargo tras intentarlo por un tiempo finalmente abandonó el puesto, no sintiéndose capaz de enseñar. Ya para entonces presentaba síntomas de un agravamiento de la inestabilidad mental que sufría desde la adolescencia. En 1850 comenzó a trabajar como director musical en Düseldorf, pero la enfermedad lo obligó a renunciar en 1854; para entonces ya sufría de delirios y alucinaciones y ese mismo año trató de suicidarse lanzándose al Rin, pero fue rescatado e ingresado en una institución para enfermos mentales en Endenich, cerca de Bonn, Alemania, donde permaneció hasta su muerte, acaecida el 29 de julio de 1856. Tenía sólo cuarenta y seis años.

Tras su fallecimiento, Clara, su viuda, se entregó por entero a difundir la obra de su difunto esposo por toda Europa, para lo cual dedicó varias décadas de su vida a realizar giras y se convirtió en una de las mejores pianistas de su época. Al morir, en 1896, fue enterrada en la misma tumba que alberga a su esposo, en Alter Friedhof, Alemania.

La obra de Robert Schumann es considerada una de las más brillantes del Romanticismo, destacándose especialmente por el exquisito tratamiento que da a la voz y al piano; entre sus piezas para orquesta sobresalen sus cuatro sinfonías, la primera escrita en 1841, la segunda de 1845 a 1846, la tercera o Renana en 1850 y la cuarta en 1841; también su Concierto para piano, de 1841 a 1845; el Concierto para violoncelo de 1850, y el Concierto para violín de 1853.

En cuanto a su música de cámara son dignos de mención el primer trío en re menor de 1847, el primer cuarteto en la menor de 1842, los Escenas de cuentos para viola o violín y piano de 1851, las dos sonatas para violín y piano de 1851, las Cinco piezas en tono popular para violoncelo y piano de 1849,  y las Fantasías para clarinete y piano de 1849.

De su música coral y religiosa destacan Requiem para Mignon, 1849; Requiem, 1852; los oratorios El Paraíso y la Peri, entre 1841 y 1843, y El peregrinaje de la rosa, 1851; así como piezas para el teatro, como Escenas de Fausto, entre 1844 y 1853, la ópera Genoveva, de 1847 a 1850; música para el Manfred, de Byron, en 1949.

Del género lieder destacan las canciones Mirtos, las dos series Liederkreis, Kerner Lieder, Los amores del poeta y Vida amorosa de una mujer, todos escritos en 1840.

Y, por supuesto su música para piano, la cual incluye Mariposas, compuesta entre 1829 y 1832; Carnaval de 1834 a 1835; Estudios sinfónicos, 1834; Fantasía en do mayor, 1836; Escenas de niños, 1838; Fantasía kreisleriana, 1838; Novelletten, 1838; Sonata nº 2, 1833 a 1838; Arabeske, 1839; Carnaval de Viena, 1839; Álbum para la juventud, 1848,  y Escenas del bosque, 1848 a 1849, entre muchas otras.

Pedro J Torres with Arnold Lehman

Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.

La amplia herencia y destacado legado de composiciones musicales aportado por Schumann, le han hecho ganar la estima, reconocimiento y valoración de considerarle “el músico poeta”; desde la Fundación Torres-Picón, le rendimos modesto tributo al comentar y compartir su resumen biográfico, apuntó Pedro J. Torrres, su presidente y vocero.

FTP

“La magia del violín de Tchaikovsky” inundó Auditorio Nacional de Música de Madrid en el Concierto de EFE

Pedro J Torres Tchaikovsky Blog

Presidido por la Reina Sofía y con la asistencia de diversas personalidades, el pasado 1º de febrero se llevó a cabo el tradicional Concierto Anual de la agencia de noticias EFE, en el Auditorio Nacional de Música en Madrid, España, en el marco del ciclo Grandes Conciertos, organizado por la Fundación Excelentia.

Ésta fue una velada muy especial, con un innegable toque de magia, cuyo protagonista fue el violinista ucraniano Aleksey Semenenko, quien concluyó su actuación con una magistral interpretación del Concierto para Violín y Orquesta Número 35 de Tchaikovsky, una de las piezas de más difícil ejecución en el repertorio para violín, con lo cual se hizo acreedor de una clamorosa ovación por parte del público asistente, ovación que él correspondió ofreciendo como bis la pieza Sunrise, de Isaii.

Este evento de primerísima calidad, es aplaudido desde la Fundación Torres-Picón. Le catalogamos entre los más importantes del comienzo de año, expresó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la institución.

El concierto, apropiadamente titulado “La magia del violín de Tchaikovsky”, estuvo bajo la dirección del polaco Lukasz Borowicz; dio inicio con la obra Los maestros cantores de Nuremberg, de Wagner, y la Sinfonía Número 3 en La Menor, de Mendelssohn.

Semenenko, nacido en Odessa en 1988, es uno de los violinistas ucranianos más brillantes de su generación y uno de los representantes más sobresalientes de la escuela Stoljarski, de David Oistrach y Nathan Milstein, con una carrera que se proyecta hacia el futuro.

Por su parte Borowicz, director del concierto, nació en Varsovia en 1977 y es uno de los directores más versátiles de los países centroeuropeos, con una destacada trayectoria en la que se cuentan excelentes montajes de obras del repertorio ruso, polaco, checo y húngaro.

Presentes en la gala estuvieron Pilar Platero, Presidenta de SEPI; José Antonio Vera, Presidente de la Agencia EFE; Juan José Areces, Gerente del Auditorio Nacional de Música, y Javier Martí, Presidente de la Fundación Excelentia.

Asimismo asistieron a este magnífico concierto el Presidente del Grupo PRISA, Manuel Polanco; la Secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro; los Embajadores de Costa Rica, Colombia, Perú y Ecuador; el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Javier Fernández Marugán; el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, la Presidenta de Tragsa, Elvira Rodríguez y la Presidenta de SEPIDES, Rosa María Mosulén.

GF/FTP

Coral Seraphic Fire inaugura temporada de conciertos con “Pasión de la niña vendedora de fósforos”

Pedro J Torres Coral Dance

Se ha dicho en ocasiones que el instrumento musical más perfecto es la voz humana, y que un coro de voces bien armonizadas puede producir los sonidos más sublimes de la tierra; por esta razón las salas no dejan de llenarse cada vez que una agrupación coral ofrece un concierto, bien sea para regalar a su audiencia con piezas clásicas escritas por los grandes compositores de la historia, o con obras nuevas, originales, creadas por autores que proyectan hacia el futuro el legado de sus antecesores.

Tal es el caso del afamado músico estadounidense David Lang, cuya aclamada pieza Pasión de la niña vendedora de fósforos, basada en el inmortal cuento de Hans Christian Andersen, fue presentada el pasado 15 de enero en la Iglesia Ortodoxa Santa Sofía de Coral Way, por la coral Seraphic Fire, como apertura de su nueva temporada de conciertos.

La presente nota es compartida desde la Fundación Torres-Picón, como un estímulo divulgativo y reconocimiento a las artes, en este caso a la música coral.

A lo largo de su desarrollo como músico David Lang él ha experimentado diversas tendencias, así su música ha transitado por diferentes etapas, incursionando en el rock, el minimalismo, hasta llegar en la actualidad a lo que ha denominado totalismo, un estilo que le permite total libertad creativa, sin barreras de ningún tipo. En el año 2015, Lang fue nominado al Oscar a la canción original por su pieza Simple Song #3, escrita para la película Youth; asimismo ha recibido numerosas distinciones y premios por sus obras y grabaciones, entre las cuales se cuenta la música para la película La gran belleza, de Sorrentino, en 2014.

Pasión de la niña vendedora de fósforos fue estrenada en el año 2007 y desde entonces ha recibido elogios por parte de la crítica y la preferencia del público, tanto por su belleza como pieza musical como por su mensaje, en el cual pese a su tristeza se asoma la esperanza de un mundo mejor. En el año 2008 esta obra fue galardonada con el premio Pulitzer de Música.

Ahora, la coral Seraphic Fire, dirigida por Patrick Dupré Quigley, inauguró su temporada con esta pieza, la cual constituye la primera de tres partes del ciclo Parábolas de Pasión, el cual continúa con La pasión según San Mateo, de Johann Sebastian Bach, la cual será presentada en febrero, y Passio, de Arvo Pärt, que tendrá lugar en abril, además en mayo ofrecerán igualmente Shakespeare, Music and the Bardo; otras obras corales y programas de canciones forman también parte del programa de la temporada. Todos estos conciertos se realizarán en cinco salas ubicadas en las ciudades de Miami, Miami Beach, Coral Gables, Fort Lauderdale y Naples, en Florida.

Con sede en Miami y conformada por cantantes de todo Estados Unidos, la Seraphic Fire es considerada una de las agrupaciones corales más importantes del mundo; ha realizado numerosas grabaciones, algunas de las cuales han recibido premios. Desde el verano de este año, la coral tomará parte en el acreditado Festival y Escuela de Aspen, Colorado, contribuyendo a la formación académica de las venideras generaciones de cantantes corales.

Pedro J. Torres, directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón, en nombre de la institución felicitó la mencionada presentación y destacó la afirmación de que la voz humana puede -sin lugar a dudas- convertirse en el instrumento musical más perfecto.

GF/FTP

Mijaíl Barýshnikov, según la crítica “el bailarín perfecto”

Pedro J Torres Mijail Nikov

Mijaíl Nikoláyevich Barýshnikov, bailarín, coreógrafo, director artístico y actor letonio-soviético; considerado por muchos como el mejor bailarín de ballet del mundo, ha sido calificado por el crítico Clive Barnes como “el bailarín más perfecto que jamás haya visto”. La Fundación Torres-Picón comparte con ustedes esta reseña biográfica, en reconocimiento a la importante  trayectoria y merecidos logros del destacado artista.

Mijaíl BarýshnikovHijo de padres rusos, Barýshnikov nació el 27 de enero de 1948 en Riga, República biográfica Socialista Soviética de Letonia; su padre era oficial del ejército y su madre costurera. A los doce años, en 1960, mismo año en que murió su madre, ingresó en la Escuela de Ballet del Teatro de la Ópera de Riga, admisión que había solicitado un año antes. Allí aprendió francés y, aunque inicialmente esperaba convertirse en pianista, finalmente eligió la carrera de bailarín.

En 1963 ingresó en la famosa Academia Vagánova de Ballet de Leningrado (hoy San Petersburgo), donde estudió bajo la guía del célebre maestro de ballet Aleksandr Pushkin. Al graduarse, en 1966 se incorporó al Ballet Kírov en Leningrado, con el que debutó como solista en Giselle. En el mismo año obtuvo la medalla de oro en el certamen internacional de ballet de Varna, Bulgaria.

En 1965, con apenas dos años de carrera, recibió su primer papel protagónico en Goryanka, de Oleg Vinográdov, especialmente creado para él; además, ganó la medalla de oro en la primera competición de ballet de Moscú y el premio Nizhinski, y se convirtió en el bailarín más joven al que se le haya conferido el Premio del Estado al Mérito de la U.R.S.S.

Junto a Irina Kolpakova protagonizó ballets como La bella durmiente, El cascanueces, Giselle, Coppélia, La llama de París, y Don Quijote; coreografió y protagonizó Vestris en 1969, y Creación del mundo en 1971, obra satírica en la que personificó a Adán, con Kolpakova como Eva.

En Leningrado conoció al coreógrafo francés Roland Petit, quien lo invitó a tomar parte en una gira por Canadá en 1974, durante la cual, estando en Toronto, pidió asilo político; allí participó en una presentación televisada de La Sílfide con el Ballet Nacional de Canadá. De ahí pasó a los Estados Unidos, donde se desempeñó como bailarín principal del American Ballet Theatre (ABT) entre 1974 y 1979, con Gelsey Kirkland como pareja; bailó también con el New York City Ballet del coreógrafo ruso, nacionalizado estadounidense, George Balanchine, además de efectuar varias giras internacionales con diversas compañías.

Debutó en el cine en 1977 en la película Paso decisivo, por la cual fue nominado al Oscar; en 1985 protagonizó Noches blancas, coreografiada por Twyla Tharp, y en 1987 participó en Dancers. En 1976 hizo su debut en televisión, bailando en el programa In Performance Live from Wolf Trap de la PBS. En la Navidad de 1977 la cadena CBS estrenó el ballet clásico de Tchaikovski El cascanueces, estelarizado por Barýshnikov, una de las dos únicas versiones nominadas al Emmy y la más vista y aplaudida hasta el presente. Más tarde participó en dos programas especiales de la cadena ABC, en los que bailó música de Broadway y de Hollywood, respectivamente, los cuales fueron galardonados con el premio Emmy. En 1980 regresó al ABT, donde permaneció diez años como bailarín y director artístico, y con el cual realizó varias presentaciones en Live from Lincoln Center y Great Performances durante las décadas de los años 70 y los 80. En 1986 adquirió la ciudadanía estadounidense.

En lo personal, entre 1976 y 1982 mantuvo una relación amorosa con la actriz Jessica Lange, de la cual nació una hija, Alexandra, en 1981. Posteriormente inició una nueva relación con la exbailarina Lisa Rinehart, con quien se casó en 2006 y tuvieron tres hijos, Sofía, Anna y Peter.

Diversos cambios sucedieron en la vida de Barýshnikov durante la última década del pasado siglo: además de intervenir en nuevas producciones cinematográficas como Company Business, con Gene Hackman en 1991, inició su faceta de empresario con el lanzamiento de sus líneas de perfume y de ropa para baile, pero el cambio más significativo fue su decisión de dejar atrás el ballet clásico e incursionar en la danza moderna con la creación de la compañía White Oak Dance Project, en la cual se desempeñó como director artístico desde 1990 hasta 2002; posteriormente, en el año 2004, inauguró su Centro de las Artes Barýshnikov en Nueva York

En 2006, emprendió una gira por los Estados Unidos y España junto a la compañía Hell’s Kitchen Dance, patrocinada por el Centro de las Artes Barýshnikov. En noviembre de ese mismo año, intervino en una emisión de la serie Iconoclastas, del canal Sundance.

En el mes de agosto de 2007 interpretó la coreografía del sueco Mats Ek Ställe (Lugar) en la Dansens Hus, Estocolmo.

Asimismo, encarnó a Aleksandr Petrovsky, pareja de Carrie Bradshaw, interpretada por la actriz Sarah Jessica Parker, en la última temporada de la serie estadounidense Sexo en Nueva York.

Mijaíl Barýshnikov ha recibido numerosos premios y distinciones, entre los cuales destacan la Medalla Nacional de las Artes, varios Premios Emmy, el Premio John F. Kennedy Center en diciembre de 2000, la Medalla Nacional de las Artes, también en 2000, el Praemium Imperiale en el 2017. Igualmente ha recibido tres Doctorados de Honor: por la New York University el 11 de mayo de 2006, por el Conservatorio Shenandoah de la Universidad de Shenandoah el 28 de septiembre de 2007 y por la Monclaire State University el 23 de mayo de 2008; así mismo es Miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias.

El presidente y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, al compartir y difundir esta nota, tuvo palabras de reconocimiento a la trayectoria y logros del muy destacado artista.

FTP