Los sonidos de la Tierra acercó a los niños a la música clásica

Niños mexicanos disfrutaron música clásica con “Los sonidos de la Tierra”

Encendemos la radio y al instante encontramos innumerables ritmos, diferentes géneros de música popular; salsa, merengue, rock y pare de contar. La misma selección, poco más o menos, se encuentra en las discotiendas, en las discotecas y prácticamente en todo lugar donde la música sea el centro de atención. “Es lo que le gusta al público”, dicen o piensan algunos programadores, vendedores, discjockeys o DJ. ¿Y la música clásica? “La música clásica no es comercial, luce un tanto aburrida”. La siguiente reflexión es compartida desde la Fundación Torres-Picón.

¿Aburrida? ¿Existe algo más emotivo que el “Ave Maria” de Schubert o más electrizante que la obertura de la ópera “Guillermo Tell” de Rossini? ¿Quién puede evitar la exaltación que produce la “Oda a la Alegría” de Beethoven, o deslizarse al compás de “El Danubio Azul” de Strauss?

La música clásica, definitivamente, no es aburrida, la música clásica es hermosa, es emocionante, es algo que puede disfrutarse a plenitud, y para ello no hace falta ser un erudito, sólo hay que acercarse y escuchar.

Por ello, y para acercar específicamente a niños y niñas a la música clásica, el ensamble Arco & Lira Clásica presentó el evento “Los sonidos de la Tierra”, combinando las artes de la música, el teatro, los títeres y la magia en un mismo espectáculo que tuvo lugar en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Cenart) en Puebla, México, y cuyo principal objetivo fue revelar a hijos y padres, que “la música clásica no es aburrida”.

Masha Casar, violonchelista del ensamble, expresó: “Rompemos con el clásico esquema de un concierto didáctico porque entendemos que las nuevas generaciones están en otras dinámicas, tiempos y espacios donde la vida es más rápida y nos adaptamos como grupo musical”.

Conformaron el repertorio quince obras de gran trascendencia, entre las cuales se encontraban “El jardín secreto”, “Pedro y el lobo”, “El elefante y la tortuga”, el tema principal de la saga fílmica “Star Wars”, “El vuelo del abejorro”, “Danza con sables” y “Can-can”, y como una manera divertida de acercar a los pequeños a la música clásica, los músicos del ensamble Arco & Lira Clásica, Daniel Ponce (percusión), Masha Casar (violonchelo), Petr Nevelitchki (violín), Óscar Espinosa (piano), Iván Nevelitchki (contrabajo) e Ismael Sánchez (clarinete), realizaron una interpretación original en la cual, utilizando sus instrumentos, dieron vida y sonido a personajes como animales, cavernícolas e insectos.

El actor José Luis Vargas, quien también tomó parte de la función, manifestó que “se hizo una selección o surtido rico de compositores de todos los tiempos y de todas las geografías y decidimos ponerle este título, pensando en la inspiración que desata la naturaleza en estos creadores”; explicó que un detalle muy significativo de la obra fue la interacción con el público, utilizando una pelota que hizo las veces de globo terráqueo.

Así vemos, tal y como también lo hemos comentado en anteriores entregas, que la creatividad y la buena disposición se suman al propósito de compartir la música clásica con nuevas audiencias y especialmente atraer y compartirla con los más jóvenes, comenta Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón, dedicada a la prevención de la obesidad y el sobrepeso infantil, así como a la promoción de la educación, las artes y la cultura como medios idóneos para la superación personal de los jóvenes y el desarrollo social.

GF/FTP

La Sílfide y el Escocés se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes

La Sílfide y el Escocés llenaron de magia el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México

La Compañía Nacional de Danza, encabezada por el bailarín y coreógrafo argentino Mario Galizzi, llenó de magia, amor y venganza el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, desde el sábado 11 hasta el domingo 19 de junio, con la puesta en escena de la obra La Sílfide y el Escocés, una trágica historia original de August Bournonville, con música de Hermann von Lovenskjold y coreografía de Terrence S. Orr, informó la Fundación Torres-Picón.

La Sílfide y el Escocés fue estrenada por primera vez en la Ópera de París el 12 de marzo de 1832, con la legendaria bailarina Marie Taglioni encarnando a la sílfide, papel en el que la Taglioni bailó por primera vez sobre la punta de los pies y lució las gasas vaporosas y el corpiño ceñido, romántico traje que con el tiempo se convertiría en el tradicional tutú del ballet clásico.

Pedro J. Torres

Posteriormente, en 1981 la pieza fue presentada por primera vez en el Palacio de Bellas Artes de México por el Ballet de la Ópera de París, luego en 1990 por la Compañía Nacional de Danza, la cual ahora ofreció nuevamente siete funciones de este mágico espectáculo en el mismo escenario.  

En esta oportunidad, La Sílfide y el Escocés fue protagonizada por los primeros bailarines Ana Elisa Mena como la sílfide y Argenis Montalvo como el escocés, con la participación de Roberto Rodríguez como Madge, Mónica Barragán como Effie y Antón Joroshmanov como Gurn.

La historia se inicia cuando James, un joven escocés es seducido por una hermosa sílfide cuando está a punto de casarse con su prometida Effie.

Antes de llevarse a cabo la boda, el joven James comete una afrenta contra la vieja hechicera Madge, la cual jura vengarse.

James se dirige al bosque en busca de la hermosa sílfide, pero antes de hallarla se encuentra con Madge, quien lo engaña ofreciéndole una bufanda con la cual le asegura que podrá atrapara a la sílfide y retenerla a su lado para siempre. El joven acepta la bufanda, sin saber que está envenenada, y envuelve con ella a la sílfide y ésta muere, tras una dolorosa agonía. Mientras esto sucede, Effie, la prometida de James, se casa con Gurn, primo y rival del novio. Al saberlo, James cae inconsciente mientras la hechicera celebra su triunfo.

Pedro J. Torres, creador, principal directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón, explicó que esta presentación es considerada relevante y por lo tanto se comparte información sobre la misma. “Se trata de la evolución en el tiempo de una historia artísticamente bien contada o representada, y a su vez, la conservación del mejor espíritu dancístico clásico”.

GF/FTP

La Bella Durmiente baila ballet con los rusos

Ballet Clásico de Rusia de gira internacional con “La Bella Durmiente”

Leyenda del ballet mundial y referente imprescindible del arte, el Ballet Clásico de Rusia acaba de culminar una gira internacional en la que llevó al público de varias naciones la emblemática pieza La Bella Durmiente, del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovski. La información y salutación fue compartida por Pedro J. Torres, desde la Fundación Torres-Picón.

Seis veces cada año, el Ballet Clásico sale de las fronteras de Rusia para realizar presentaciones en diversos lugares del mundo; en esta oportunidad recorrió América Latina con eventos en Argentina, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Ecuador y México.

Creado en el 2005 por la directora general y primera bailarina de la compañía, Evgeniya Bespalova, y con la dirección de grupo del maestro Valentin Grishchenko, el Ballet Clásico está conformado por treinta bailarines profesionales formados en las más prestigiosas escuelas de danza clásica de Rusia y de todo el mundo, y además cuenta con la participación de jóvenes de entre doce y diecinueve años de edad, quienes tienen a su cargo el cuidado de los aspectos estéticos, líneas y valores que se han convertido en el sello inconfundible de la compañía.

Pedro J. Torres promueve que desde el arte y la cultura se respalde el bienestar humano

La Bella Durmiente es un ballet en dos actos realizado por el compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovski, con libreto de Ivan Vsevolojsky y Marius Petipá y coreografía de Marius Petipá. Está basado en el cuento de hadas “La Bella Durmiente del Bosque”, de Charles Perrault; ambientado durante el periodo barroco, en un mundo de bosques, castillos y magia, narra la romántica historia de la princesa Aurora y el príncipe Desiré, quienes después de afrontar diversas vicisitudes, celebran sus bodas en un hermoso palacio rodeados de personajes como el Gato con Botas y la Gata Blanca, Caperucita Roja y el Lobo, Cenicienta y el Príncipe Fortuna, el Pájaro Azul y la Princesa Florine, todo expresado a través de una danza mágica y sutil, llena de romanticismo, con la grandeza, refinamiento y perfección que son la esencia del ballet ruso.

También forman parte del repertorio de la compañía de Ballet Clásico Ruso obras tan célebres como El Cascanueces, Romeo y Julieta y El lago de los Cisnes.

“Estos eventos acercaron a los amantes del ballet y la música clásica en Latinoamérica, a una de las compañías dancísticas más reconocidas; y el repertorio escogido e interpretado, por su vinculación con los cuentos e historias infantiles y juveniles ejerce un poderoso atractivo para los más jóvenes. Es altamente positivo, desde todos los puntos de vista, fortalecer las experiencias de encuentro con el arte y la cultura, y hacer partícipes a las nuevas generaciones” expresó Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, dedicada a la difusión y promoción de la danza y la música clásica entre jóvenes y niños, al saludar y felicitar la gira.

GF/FTP

El poder de la música clásica

Oportunidades de superación a jóvenes panameños a través de la música clásica

Derribar las barreras que imponen las bandas rivales en las barriadas populares, hacer que los niños y jóvenes de estas zonas necesitadas superen sus diferencias y encuentren en la música un interés común y un lenguaje que los comunique entre sí, es uno de los principales objetivos que impulsaron en el año 2008 al chelista panameño Isaac Casal y otros músicos profesionales a crear la Fundación Sinfonía Concertante de Panamá (Funsincopa), comparte en esta nota Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón.

Pedro J. Torres CLÁSICA

Paola Casal, asesora de Funsincopa, informa que a través de esa fundación los niños, niñas y adolescentes de áreas vulnerables encuentran una oportunidad de superarse y la posibilidad de ser mejores como personas y como ciudadanos, aprendiendo a tocar un instrumento musical; actualmente reciben clases de clarinete, trompeta, viola, violonchelo y contrabajo.

Uno de los cometidos de la organización es facilitar una formación artística de primer orden a jóvenes músicos panameños, a fin de ofrecerles oportunidades para abrirse un camino en el competitivo y exigente mundo de la música clásica internacional; para ello fue creada la Red de Filarmónicas Infantiles y Juveniles de Panamá (La Red), con el propósito de brindar educación en música clásica a los niños y jóvenes de más bajos recursos económicos.

No ha sido fácil, asegura Paola Casal, han sido ocho años de esfuerzo, de no contar con recursos suficientes, de no tener una sede propia con instalaciones adecuadas, donde los jóvenes puedan estudiar en un ambiente de relativa paz y seguridad. Con una matrícula inicial de cien niños y jóvenes de cuatro a dieciocho años, tuvo que reducir su población estudiantil a sólo cuarenta, por no contar con suficientes profesores. “En los momentos que hemos pensado en cerrar, gracias a Dios siempre surge algo para continuar. No hemos cerrado la fundación por los niños, no queremos dejarlos desamparados. Más que una educación musical es una oportunidad para ellos. Además, a muchos se les proporciona alimento, la única alimentación” a la que tienen acceso durante el día a día.

Actualmente reciben apoyo del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), con el que apenas pueden ofrecer a sus profesores un pago simbólico por sus servicios y mantener el programa; el sostenimiento de La Red se logra mediante conciertos que realiza la fundación.

El programa se inició con los niños y niñas del barrio El Chorrillo, bajo el nombre de “Aguas de El Chorrillo”; posteriormente jóvenes de áreas vecinas como Barraza y San Felipe se integraron al proyecto y éste cambio su denominación a Red de Filarmónicas Infantiles y Juveniles de Panamá, gracias a un convenio firmado con el Instituto Nacional de Cultura.  

Otra de las metas de Funsincopa es promover intercambios entre músicos nacionales y extranjeros y difundir el talento panameño; para lograrlo se instituyó el Festival Internacional de Música Alfredo de Saint Malo. Con similar propósito fue creada la Camerata Alfredo de Saint Malo, integrada por músicos profesionales invitados, tanto nacionales como internacionales, así como por estudiantes avanzados de la fundación.

Tal como fue reseñado por el diario La Estrella de Panamá, esta positiva, completa e integral iniciativa de desarrollo social a través de la música clásica tiene largo aliento y alcance; nos permitimos agregar que ojalá sea acompañada y apoyada por muchos, pues constituye un camino colmado de oportunidades de superación para los jóvenes panameños, dijo Pedro J. Torres, portavoz y presidente de la Fundación Torres Picón.

GF/FTP

Niños de casa hogar aprenden a interpretar música clásica

Fundada en 1962 por el sacerdote diocesano Adolfo Valdés, conocido como el Padre Fito, la casa hogar Ciudad de los Niños de Pachuca, en el estado de Hidalgo, México, lleva ya más de cinco décadas dándole un hogar a niños huérfanos y desamparados, educándolos para el futuro. Esta labor se ha visto magnificada, desde hace poco más de un año, gracias a la inclusión de clases de música y la enseñanza de instrumentos como violín, piano, guitarra y flauta, tanto para los alumnos de primaria como para los de secundaria; comenta la Fundación Torres-Picón al citar a medios de comunicación mexicanos que han destacado la iniciativa.

Pedro J. Torres music and children photo for blog

Para evaluar los logros alcanzados durante un año de aprendizaje y al mismo tiempo ofrecer a los niños un incentivo y una recompensa por sus esfuerzos, el pasado mes de julio la casa hogar ofreció el tercer recital de música abierto al público, el cual contó con el acompañamiento de los maestros, que  interpretaron piezas y canciones, además de la participación de la pianista Clara Lozano García, pero cuyos protagonistas indiscutibles fueron los niños.

El repertorio seleccionado incluyó piezas clásicas como Arrullo a Martina, Danza Brasilera, Banjo Joe, Estrellita, Song of the Wind Allegro in A major, Minuet 1 J. S. Bach, además de temas musicales como la canción La dispute de la película El fabuloso destino de Amelie Poulain; Fiesta Pagana, del grupo español Mago de Oz; Nothing Else Matters, del grupo estadounidense Metallica, y He’s a Pirate, de la película Piratas del Caribe.

Nohemí Santiago Bautista, maestra de música, dijo que el progreso de todos sus alumnos ha sido notable, independientemente de que algunos tengan más habilidad que otros. “Hay avance en su forma de ser, han cambiado, pues al principio llegan con mucha desconfianza, incluso agresivos, pero con la música se han vuelto sensibles y abiertos, aunque son niños y siempre son curiosos y traviesos”.

Por su parte, el maestro de guitarra, Fernando Hernández López, manifestó que ha notado un mejoramiento en el comportamiento de los niños; aunque el progreso ha sido algo lento en lo musical, considera que lo más importante es el aspecto personal, y es ahí donde se han logrado los mayores avances. Explicó que la enseñanza de la guitarra comenzó con piezas de corte popular, a través de acordes y tablaturas, posteriormente continuó con la enseñanza de solfeo a fin de que pudieran pasar a la interpretación de piezas clásicas.

“Mi intención fue que no vieran a la guitarra como algo difícil, sino como algo que les gustara. A partir de este semestre comenzamos a ver partituras en forma y esto ha sido muy bueno”, expresó Hernández López con entusiasmo, al Criterio de Hidalgo punto com.

Para el presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, dedicada a labores preventivas de la obesidad entre niños y niñas, entre otras tareas, incluida la promoción del arte y la cultura, es indispensable insistir en la formación de conciencia así como en brindar oportunidades a todas las personas para desarrollar estilos de vida saludables. “Y por supuesto, la música clásica, y el aprendizaje de algún instrumento para interpretarlo con destreza, son formidables herramientas”.

FTP

Musicoterapia; el poder de la música en los tratamientos con niños

La música: aliado para aliviar el malestar de niños enfermos

Si para un adulto experimentado y capaz de controlar sus emociones, el hecho de sufrir una enfermedad grave, dolorosa y prolongada, como el cáncer o algunos trastornos cerebrales, es una prueba difícil de afrontar, cuánto más lo es para un niño, que no ha tenido tiempo para madurar sus emociones y aprender a comprender lo que le sucede. La Fundación Torres-Picón invita a conocer más sobre la música como coadyuvante en esos complejos procesos.

Atender a niños en esa condición no es una tarea sencilla para el personal médico, es muy dificultoso no conmoverse ante el dolor de una criatura desvalida y frágil como un pequeño; por ello numerosos especialistas aprovechan cualquier recurso que les ofrezca una ayuda eficaz para aliviar los padecimientos de sus pequeños pacientes. La música ha resultado ser un gran recurso, porque los ayuda a relajarse, a expresarse y sobre todo a sentirse mejor.

Así lo han descubierto en la Unidad de Hematología y Oncología Pediátrica (UHOP) del Hospital Universitario HM Montepríncipe, en Madrid, España, donde la música ya es parte del tratamiento aplicado a los niños enfermos, una terapia alternativa que les ofrece recreación y les ayuda a mejorar su relación con ellos mismos y con quienes los rodean.

La música ayuda a estos pequeños pacientes a expresar lo que no pueden decir con palabras; el componer, cantar, tocar un instrumento o recitar, los ayuda a comunicar cómo se sienten, exteriorizar sus dudas y sus temores; al hacerlo, se liberan de miedos e inquietudes, y logran que sus seres queridos comprendan lo que les está pasando.

Los médicos han podido observar que aquellos niños que disfrutan tocar un instrumento o cantar experimentan grandes mejorías, tanto físicas como emocionales, lo cual es una gran ventaja para el tratamiento de males severos como el cáncer.

Por supuesto, la música por sí sola no es un tratamiento curativo, sin embargo, los efectos positivos que ejerce sobre el ánimo del paciente y la sensación de bienestar que genera, ciertamente ayudan a potenciar la eficacia de las terapias y a acelerar los procesos curativos; por tal razón, la música ya es parte de los tratamientos que aplican especialistas en diversas ramas, como la psicología, la psiquiatría, la pediatría y la oncología.

Otros centros de investigación, profesionales de la salud, agencias de noticias, publicaciones especializadas y medios online (como universia.es) vienen refiriendo los efectos de la música para aliviar el malestar de niños enfermos.

Desde la Fundación Torres-Picón celebramos su aplicación así como las investigaciones que se continúan realizando. Para Pedro J. Torres, su presidente y vocero, el mundo entero se está poniendo en movimiento al son de la música. “Eso claro que es muy bueno para la cultura y el arte, pero también para la salud humana, en especial se nos informa y confirma que en los niños enfermos produce bienestar, resultando un positivo complemento y refuerzo -no farmacológico ni invasivo- a sus tratamientos”.

 

FTP

Fundación Ballet de Barranquilla celebra su aniversario

Creada en el año 1991 por el maestro Jorge Arnedo, la Fundación Ballet de Barranquilla celebró sus bodas de plata el pasado 7 de junio con una velada de gala realizada en el Teatro Amira de la Rosa, con un repertorio clásico que incluyó la suite del ballet Lago de los Cisnes y la pieza clásica El Cascanueces, ambas del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky. La fundación Torres-Picón reseña el evento y comparte su satisfacción por el importante cumpleaños institucional.

Desde sus inicios y a lo largo de sus veinticinco años de historia, la Fundación Ballet de Barranquilla ha estado presente en el desarrollo cultural de la ciudad a través de diversos proyectos, entre los cuales destacan el Programa de Formación de Excelentes Bailarines, el Programa de Becas Talento para Niños y Jóvenes, las actividades de Ballet al Parque, los programas de Formación de Público General, el Festival Internacional de Ballet “Puerta de oro de Colombia”, el Encuentro Nacional de Academias de Ballet y el Concurso Local de Ballet.

Referente obligado del quehacer de la ciudad, la Fundación Ballet de Barranquilla vino a ocupar un espacio de trascendental importancia en su vida cultural: “El proyecto nació con el fin de brindar a la ciudad una alternativa culta de formación y proyección del ballet clásico y las nuevas tendencias de la danza académica”, señaló un comunicado oficial de la institución.

En ocasión de este evento, la fundación ha expresado que “La disciplina, el respeto, la distinción son pilares fundamentales que ha sostenido durante este cuarto de siglo, viéndose reflejada en cada obra realizada y en el sostenimiento de una organización reconocida a nivel nacional e internacional”.

Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la internacional Fundación Torres-Picón, felicitó tanto por su trayectoria como por su reciente ejecutoria a la también Fundación Ballet de Barranquilla.

“Todos quienes apostamos y aportamos a la cultura y las bellas artes, donde sea, igual que quienes trabajamos por la prevención en salud y por el crecimiento personal de los muchachos y niños, estamos conformando y delineando en paz un más justo futuro para la humanidad. Nuestras sinceras felicitaciones a la Fundación Ballet de Barranquilla”.

 

FTP

Iguazú en Concierto

Gran cierre del Festival Internacional “Iguazú en Concierto”

Música, baile, anécdotas y muchas emociones llenaron la cuarta y última jornada del Festival Internacional de Coros y Orquestas Infanto Juveniles “Iguazú en Concierto”, en la cual se dio cierre a la instancia académica con un concierto que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones y Eventos del Hotel Amerian en Puerto Iguazú, provincia de Misiones, Argentina, comentó Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón.

Esta clausura se realizó en un concierto doble, el primero de los cuales fue dedicado a los padres y familiares de los jóvenes concertistas y el segundo fue abierto al público.

Su apertura estuvo a cargo de la directora artística del Festival, Andrea Merenzon. La primera presentación de la noche correspondió a la Orquesta Académica St Mary´s Internacional College, dirigida por Alex Herrera, uno de los más activos acompañantes del proceso formativo musical de los jóvenes misioneros, a través de la realización de clínicas, visitas a los Centros Educativos Musicales (CEMU) y la ejecución de varios conciertos.

A continuación se presentó la Orquesta Filarmónica Infanto-Juvenil del Perú, bajo la dirección de Lila Milagros Arroyo Torres, regalando al público temas cargados de tal alegría y dinamismo que muchos de los asistentes lo celebraron bailando.

Así llegó el turno de los niños y jóvenes misioneros, quienes fueron recibidos con grandes ovaciones tras lo cual, los dirigidos por Miguel Brizuela, ofrecieron una presentación impecable demostrando los grandes avances logrados durante su formación.

Igualmente estuvo presente la joven puertorriqueña Luz Sklepek, quien no forma parte del CEMU, pero que a fin de ganar el derecho a participar en este evento había emprendido una campaña publicitaria a través de Internet durante el certamen “Iguazú en Concierto Audition”, en el cual se seleccionan cuatro solistas para el festival; a pesar de no haber ganado, su ingenio y empeño le hicieron acreedora de una invitación al Festival por parte del director Brizuela.

Para Pedro J. Torres y la Fundación Torres-Picón, es positiva y destacable esta programación. “Estimamos que el desarrollo de los Coros y Orquestas Infanto Juveniles, es una manifestación más del auge y valor que viene adquiriendo la cultura y especialmente la música en el mundo, como herramienta de crecimiento personal y perfeccionamiento social”.   

FTP

Niños se forman como bailarines en la tierra y sin tutús

En medio de la pobreza y en mitad de la calle, niños aprenden a bailar ballet

Al hablar de ballet, lo primero que viene a la mente son zapatillas de satén, translúcidos tutús y delicadas bailarinas moviéndose en un escenario amplio y elegante; nada parecido a un callejón de tierra a pleno sol. Y sin embargo, en un ambiente así, en una esquina de una calle en un barrio humilde, desde hace dos años, un grupo de niños de la colonia El Rehilete, en Zapopan, Jalisco, aprenden ballet bajo guía de la bailarina y licenciada en Artes Escénicas para la Expresión Dancística Melody Stefanie Díaz García; aquí no hay tutús, sino shorts o jeans, no hay zapatillas, sino zapatos viejos y gastados, pero abunda la alegría y las ganas de aprender, comparte y comenta la Fundación Torres-Picón.

El Rehilete es un asentamiento donde viven 744 familias entre privaciones, en viviendas precarias, sin servicios públicos y sin recursos; los dos mil niños del lugar son hijos de gente humilde, y algunos ni siquiera pueden asistir a la escuela, porque sus padres no tienen medios para darles educación.

No obstante, los niños del grupo de Melody Díaz acuden puntualmente cada lunes y cada viernes a sus clases de danza en el callejón, a menos que la lluvia convierta su “aula” en un lodazal y no les permita practicar; y es que el objetivo de su maestra, que ellos comparten plenamente, es formar una verdadera compañía de danza y salir a conquistar el mundo.

Esta crónica y reporte se agradece al diario online razón.com.mx

Al principio no fue fácil, había conflictos de convivencia entre los niños y problemas para que siguieran las instrucciones de su maestra, además de que sin equipo de sonido no tenían música y había que hacer un esfuerzo de imaginación para bailar sin ese apoyo; afortunadamente les donaron una bocina y ahora usan su imaginación para “entrar a otra dimensión aunque estemos aquí”, expresa Melody. Aún ahora tienen que tolerar múltiples interrupciones, sin embargo, los niños son respetuosos y atentos, no ceden ante las distracciones y ponen todo su empeño en aprender.

“La danza siempre les ha atraído. Aquí hay muchas carencias por eso lo que sea es bien recibido. Al principio, hubo bastantes niños, después unos tenían otras cosas que hacer, iban a trabajar con sus papás, y ya no asistieron, el grupo que sí es constante es el de quince niños de entre tres y catorce años”, explica Melody Díaz.

Dos años de dedicación y esfuerzo ya empiezan a dar sus frutos: tres de los niños, Leonardo, Alexa y Sandra, ya han bailado en el Foro de Arte y Cultura, de Guadalajara y en el jardín Hidalgo de Tlaquepaque, Zapopan. Por otra parte, y como logro agregado, los padres han comenzado a comprender que “el arte y la danza pueden ser una opción de vida”, añade.

Melody Díaz enfatiza que uno de los principios que les inculca a sus alumnos es que “no contar con los recursos económicos para hacer danza no es un impedimento, ése es el motor por el cual yo vengo, para mí es horrible que el arte sea para quien puede pagarlo. Si el arte es elitista, ¿dónde queda la demás sociedad? Los niños principalmente, ellos son el presente”.

Teresa Hernández, líder comunitaria de El Rehilete, manifiesta que desde que comenzaron a aprender a danzar, los niños han mejorado significativamente su forma de vida. “Ahora ven revistas de eventos de música clásica, se interesan más en lo cultural, se juntan para hacer actividades en grupo, antes no lo hacían. Las banditas de chavos se están desbaratando porque los niños que sentían que no servían para nada, que nadie confiaba en ellos, se están dando cuenta que pueden hacer muchas cosas”, comenta.

Se trata de una iniciativa comunitaria que felicitamos e invitamos a apoyar e imitar en tantos pueblos y zonas deprimidas de Latinoamérica y otras regiones del mundo. Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón, al compartir la información comentó sobre el inmenso y positivo aporte de las bellas artes, la educación y la cultura al crecimiento personal y desarrollo integral de los niños y jóvenes, incluido su bienestar y salud. Ojalá más gobiernos nacionales y locales, más empresas, más universidades e instituciones, más comunidades y en general más personas sensibles, comprometidas y de buena voluntad, se identifiquen, solidaricen y presten su ayuda.

GF/FTP

Programa de música para niños con autismo

La música facilita la enseñanza a niños autistas

El autismo es un trastorno grave de comunicación y conducta de la infancia que se desarrolla antes de los tres años de edad; afecta aproximadamente a unos cuatro niños de cada 10.000, y en proporción su incidencia es de cuatro varones autistas por cada niña, comenta Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón.

La causa del autismo aún no está del todo determinada; investigaciones apuntan a que este trastorno es producido por un defecto genético posiblemente relacionado con alguna forma de enfermedad autoinmune o una patología degenerativa de las células nerviosas cerebrales, dando como resultado que el cerebro no pueda procesar con normalidad la información que recibe.

“Lo que tú escuchas en un volumen normal, de repente para una persona con autismo puede ser muy alto. No es más siempre, simplemente es distinto”, explica el músico y psicólogo Rafael González, del Centro Ann Sullivan de Panamá (Caspan), institución dedicada a la atención de niños autistas y con discapacidades cognitivas.

El tratamiento recomendado para los niños autistas es la educación especial, un programa de aprendizaje que le ayude a manejar esta discapacidad; en este sentido, se ha comprobado que la música es muy atractiva para estos niños, lo que la convierte en un medio ideal para “hacerles llegar el mensaje”, tal como afirma Rafael González, quien está preparando un programa de música especialmente orientado hacia este objetivo.

Señala que la música, las canciones, son un recurso muy útil que se emplea con frecuencia en los procesos de enseñanza-aprendizaje, con niños, e incluso con adultos, cuyos procesos cognitivos son normales; es por esa razón que en muchas partes del mundo se ha venido utilizando con éxito este instrumento en la enseñanza de niños con discapacidades cognitivas, y ahora se ha comenzado a poner en práctica en Caspan.

En el presente, el músico y psicólogo está dedicado a componer canciones para la enseñanza de los niños atendidos en este centro, las cuales se están empleando con resultados positivos; la primera trata sobre los números del 1 al 10, también hay otras sobre las vocales, la familia y los buenos modales. “Se les disfraza la información, pero la están aprendiendo”, indica.

Para la producción de este programa musical, Rafael González cuenta con la colaboración del cantautor panameño Gonzalo Horna, cuyo hijo padece de síndrome de Asperger, un trastorno que forma parte del espectro autista. “No saben cómo salir solos, no saben cómo comunicarse con los demás y la persona que no es funcional, que no sabe adaptarse, va a tener muchos problemas”, señala Horna, y agrega que a través de la música ya ha logrado enseñarle algunas cosas a su hijo.

Dando un paso más adelante, González y Horna ya están pensando en la grabación de un disco con canciones infantiles-juveniles didácticas, cantadas por artistas diferentes, para crear conciencia en el público, hacer que se conozca mejor esta discapacidad y difundir la labor que llevan a cabo instituciones como Caspan y la Fundación Soy Capaz, la cual brinda atención a adultos jóvenes que padecen este mismo trastorno.

Para Pedro J. Torres y la Fundación Torres-Picón, es extraordinaria esta labor o tarea, sobresaliente e inspiradora.   

FTP