Balleteatro Nacional de Puerto Rico en el Centro de Bellas Artes de Santurce con Le Corsaire

Con más de sesenta bailarines en escena, el Balleteatro Nacional de Puerto Rico estrenó por primera vez el ballet clásico Le Corsaire, el cual se presentó en el Centro de Bellas Artes, de Santurce, el pasado septiembre. Esta pieza, basada en la versión original de la obra del poeta inglés Lord Byron y cargada de aventura y romanticismo, narra la historia de una joven, Medora, raptada por un despiadado vendedor de esclavas, Lankedem, quien pretende venderla a un jefe árabe, Seid Pashá, pero luego de una serie de aventuras que incluyen conspiraciones y reyertas, Medora es salvada por Conrad, un corsario llegado de Turquía tras el naufragio de su nave.

Pedro J. Torres con el chairman del Museo de Brooklyn, Arnold Lehman


Art and culture also support good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman

“En este caso son personajes de carne y hueso. Son piratas, odaliscas, el pachá, esclavos… Son muchos personajes y son muchas las tramas, es como una novela, donde está el personaje principal y el secundario. Este ballet tiene ese tipo de trama”, explicó José Rodríguez, director artístico del Balleteatro.

La presentación fue comentada por la Fundación Torres-Picón, que viene internacionalmente apoyando -en difusión- iniciativas importantes artísticas, culturales, educativas y de prevención en salud, con impacto social en niños y jóvenes.

La puesta en escena representó todo un desafío para la compañía, a causa de la complejidad narrativa de la obra y del empeño de la producción en cuidar cada detalle, a fin de llevar a la audiencia al mundo en que transcurre la historia con el mayor realismo posible; todos los elementos fueron tomados en cuenta, desde la escenografía y la utilería hasta los vestuarios y los tocados de los personajes. Pero indudablemente, el componente fundamental de esta obra fue la calidad interpretativa de los bailarines, quienes fueron los encargados de narrar la historia a través de su arte.

A la cabeza de ese elenco estuvo Tatiana Rodríguez, bailarina principal de la compañía, encargada de encarnar a Medora. Este personaje representó un reto para ella, ya que además de interpretar el ballet completo en su versión original, el cual incluye un complejo pas de trois, también tuvo que ejecutar por primera vez los legendarios treinta y dos fouettés (giros) de este ballet, se explicó.

Junto a ella participaron los bailarines Daniel Ramírez, quien dio vida a Conrad, el corsario; Armando Seda, que encarnó a Seid Pashá; José Rodríguez, que interpretó a Lankedem; Courtney Stohlton encarnó a Gulnara; Elmer Pérez interpretó a Birbanto; Luis Víctor a Alí, y las bailarinas Jarelyz González, Lara Berríos y Faviana Quiles, quienes interpretaron a las odaliscas.

En el montaje y la obra, de alguna manera, se denuncia un problema que permanece en el tiempo, un asunto actual: la trata de personas, que todos debemos denunciar y condenar.

Pedro J. Torres, en nombre de la ONG Fundación Torres-Picón felicitó la iniciativa por su alto nivel artístico y también por vigencia social.

FTP

XXI Festival Internacional de Ballet de Miami

Con una gala doble concluyó el XXI Festival Internacional de Ballet de Miami, en el cual se presentaron las más brillantes nuevas estrellas que comienzan a despuntar en el firmamento del arte dancístico mundial, presentadas por el director y fundador del festival, Pedro Pablo Peña. La Fundación Torres-Picón celebró el éxito alcanzado por la iniciativa.

Pedro J. Torres con el chairman del Museo de Brooklyn, Arnold Lehman

From art and culture of good health practices are supported. Pedro J. Torres with the chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman

El primer evento, denominado Programa IV, fue la Gran Gala de las Estrellas y tuvo lugar el pasado sábado 10 de septiembre en el Miami Dade County Auditórium; en esa oportunidad se entregó el premio Una Vida por la Danza, el cual le fue otorgado este año a Carlos Gacio, quien fuera bailarín principal del Ballet Nacional de Cuba y uno de los bailarines de la primera generación que se quedó en Paris, en 1969.

Pedro Pablo Peña expresó que Carlos Gacio “vino al Festival varias veces trayendo a la gente de Viena, porque era el ballet master del Viena State Opera Ballet y ha sido un profesor muy exitoso en toda Europa; se convirtió en maestro ejemplar, todos buscaban su técnica, su enseñanza, es un hombre que ha pasado toda la vida entregado a la danza”.

El segundo encuentro, el Programa V, la Gala de Clausura de las Estrellas, se realizó el domingo 11 de septiembre en el Miramar Cultural Center, en Broward; en esa oportunidad se entregó Premio de la Crítica y Cultura del Ballet a la periodista y ex bailarina Patricia Aulestia, Presidenta de la Federación Mexicana de Profesionales de Danza, y vicepresidenta en la Sección México de la Confederación Interamericana de Danza, CIAD; Aulestia escribe para las publicaciones Ecuador News, de New York, Danza Hoy, de San Francisco, y es autora de diversos libros.

“Patricia viene todos los años al Festival, y escribe cosas muy importantes sobre el mismo. Es merecedora de esta distinción, por ser una crítica connotada”, manifestó Peña.

Por el Festival Internacional de Ballet de Miami han pasado figuras como las hermanas Feijóo, Lorena y Lorna; la argentina Paloma Herrera, ex bailarina principal del American Ballet Theatre; Sergio Bernal, solista del Ballet Nacional de España y especialista en la Escuela Bolera; Marianela Núñez, bailarina principal del Royal Ballet, entre otras.

Este año se presentaron por primera vez Estheysis Menéndez y Javier Morales, dos bailarines solistas auspiciados por la Bay Area Houston Ballet & Theater, la nueva compañía de Lorna Feijóo y el director artístico Nelson Madrigal.

“Estheysis Menéndez despuntaba como principal en el Ballet Nacional de Cuba, salió por Canadá en junio y fue directamente a Houston. Los considero tan buenos a ella y a Javier Morales, su partenaire, que les he dado el pas de deux del cierre, Don Quijote”, explicó Peña.

En el Festival también participaron estrellas de la talla de María Muñoz y Álvaro Madrigal, de la Compañía Nacional de Danza de España, con el pas de deux de Scarlatti en coreografía de José Carlos Martínez.

La Uniqart Dance Theater, creada el año pasado por los ex bailarines del Béjart Ballet de Lausanne Iker Murillo, Marsha Rodríguez y Vitali Safronkine, fue representada por Murillo y Rodríguez con la Dans Le Même Souffle, con coreografía de Safronkine sobre un concierto de Mozart.

También por primera vez participó el Ballet de Sodre, de Uruguay, representado por su bailarín principal, Lucas Erni, quien actuó como partenaire de Luciana Barrilero, primera bailarina del Ballet Estable del Teatro Colón en Argentina.

Igualmente, José Manuel Ghiso y Natalia Berrios, pareja del Ballet Santiago de Chile, interpretaron Romeo y Julieta, con coreografía de Cranko y la dirección de Marcia Haydée.

Asimismo se presentaron la Compañía Nacional de Danza de México, el English National Ballet, de Inglaterra, Ballet De’ll Opera di Roma, Ballet Nacional de China, Ballet Nacional de Rumanía y, de Estados Unidos, Ballet Clásico Cubano de Miami, Washington Ballet, y Richmond Ballet.

Este festival fue reseñado en detalle por El Nuevo Herald y merece el reconocimiento de quienes vemos en el ballet y la música clásica dos componentes principales de la cultura y las bellas artes, apuntó Pedro J. Torres, directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, la cual expresó su satisfacción por el éxito de esta iniciativa.

GF/FTP

Mehta en Teatro Mayor de Bogotá

Directores de orquesta hay muchos en el mundo, la mayoría de ellos son conocidos a nivel local o en círculos no tan amplios, otros alcanzan notoriedad y su nombre llega a ser célebre, pero pocos, muy pocos, llegan a convertirse en leyenda, en hitos que marcan con su arte la historia de la música: éste es el caso del maestro Zubin Mehta, que ha estado de visita en Bogotá-Colombia, comenta y comparte la Fundación Torres-Picón.

Nacido en Bombay, India, en 1936, Zubin Mehta viajó a Viena en 1954, donde estudió con el maestro Hans Swarowsky; a partir de entonces se inició una rutilante carrera que ha recorrido las capitales musicales del mundo, los más prestigiosos festivales y las orquestas más importantes del orbe, entre las que se cuentan las Orquestas Filarmónicas de Viena, Berlín e Israel, las cuales le rindieron un homenaje con motivo de su invaluable aporte a la música en cincuenta años de carrera. En Septiembre de 2013 el gobierno de su país natal, India, le confirió el “Tagore Award for Cultural Harmony” como tributo a su vida y su obra artística.

En la actualidad, Zubin Mehta contribuye con el acercamiento y la paz entre los pueblos a través de la música, mediante obras especialmente dirigidas a la educación musical de los niños; a tal fin, comparte con su hermano Zarin la presidencia de la Fundación Mehli Mehta, creada en honor a su padre y ubicada en la ciudad de Bombay; en ella, más de doscientos niños reciben formación en música clásica occidental. Al mismo tiempo, en la Escuela de Música Buchmann-Mehta, situada en Tel Aviv, Israel, desarrolla un modelo de convivencia mediante un programa de enseñanza de la música a jóvenes talentos de las ciudades de Shwram y Nazareth.

Después de una primera presentación efectuada en 2013, el maestro Mehta regresó a Bogotá para ofrecer, junto a la Filarmónica de Israel, primero un ensayo abierto al público y luego un extraordinario concierto realizado el pasado jueves 11 de agosto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

El repertorio se inició con el Andante del cuarteto no. 1 op. 11 de Piotr Illich Tchaikovsky, – Andante cantabile–, magnífico punto de partida para un recorrido in crescendo por el romanticismo.

Un momento especial fue la presentación de la segunda obra, el Concierto para cuatro cornos y orquesta, en Fa Mayor, op. 86 del compositor alemán Robert Schumann, con cuatro cornos israelíes como solistas, Dalit Segal, Michael Slatkin, Itamar Leshem y Yoel Abadi, quienes hicieron gala de un virtuosismo y una afinación perfecta, bajo la magnífica dirección del maestro.

La última pieza, la Sinfonía No. 9 en Do Mayor D. 944 de Franz Schubert, arrancó del público una resonante ovación para el director; ante la insistente solicitud de encore, el maestro regresó al escenario y obsequió a la audiencia con Nimrod (IX variación) de las catorce Variaciones Enigma (variaciones sobre un tema original) de Edward Elgar y la obertura de El Barbero de Sevilla, de Gioacchino Rossini.

Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel convirtieron la noche bogotana  en una velada inolvidable.

Así, la capital colombiana, destaca como un importante centro de cultura y referencia musical internacional.

Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres Picón, elogió la visita y presentación de Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel en Bogotá.

GF/FTP

Por primera vez Teatro Lírico de Misiones es escenario de la preselección sudamericana del VKIBC

El Valentina Kozlova International Ballet Competition (VKIBC) culminó su tercera preselección sudamericana, la cual fue realizada entre el 1° y el 4 de septiembre en el Teatro Lírico del Parque del Conocimiento, en Misiones, Argentina. En las ediciones de los años 2014 y 2015 tomaron parte bailarines provenientes de Paraguay, Brasil y Argentina, nos comparte la Fundación-Torres Picón.

vkibcEl VKIBC, en español Competencia Internacional de Ballet Valentina Kozlova, se inició en el año 2011 como un certamen competitivo de ballet clásico. En 2013, en Nueva York, Valentina Kozlova puso en manos de la maestra Laura de Aira la coordinación y organización de la competencia; posteriormente, en 2014, se incluyeron coreografías de danza contemporánea y competencia coreográfica, y por primera vez se decidió celebrar la prueba semifinal en Latinoamérica, eligiendo como sede el Teatro Lírico.

En esta oportunidad, los participantes realizaron representaciones como solistas o pas de deux, agrupados en dos niveles: la categoría Jóvenes, Estudiantes y Junior, de once a diecisiete años, y la categoría Seniors, de dieciocho a veintiséis años. A través de la competencia, los concursantes recibieron clases y efectuaron ensayos en el escenario, actividades que fueron examinadas como parte de la evaluación final.

La decisión estuvo a cargo de un jurado formado por respetados especialistas internacionales en el arte de la danza; ellos fueron Margó Sappington, de Nueva York, Estados Unidos; Leonardo Gastón Reale, de Buenos Aires; Guido De Benedetti, de Buenos Aires; Sergio Marshall, de Río de Janeiro, Brasil; y Franco Cadelago, de San Luis.

Los ganadores de los tres primeros lugares en cada categoría se hicieron acreedores de becas en prestigiosas academias de danza, además de la oportunidad de participar en el VKIBC, el cual se realizará en la ciudad de Nueva York, en el próximo año 2017.

Para el presidente de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, dedicada a labores preventivas de la obesidad entre niños y niñas, entre otras tareas, incluida la promoción de la cultura y la educación, es indispensable y muy acertado insistir en la formación de conciencia, en el desarrollo de habilidades artísticas así como en brindar oportunidades a todas las personas para desarrollar estilos de vida saludables, que faciliten el crecimiento personal y el trabajo coordinado de equipo.

GF/FTP

Flamenco, danza contemporánea y ballet clásico se unen en un mismo espacio

 

Pedro J. Torres y su fundación promueven también que desde el arte y la cultura se respalde el bienestar humano

Pedro J. Torres and Promote the foundation That runs it from art and culture Also support human well – being and health

Como parte del ciclo de danza del Auditorio Víctor Villegas, a iniciarse este 26 de noviembre, se celebrará el evento Las Minas puerto flamenco, un espectáculo de la Región de Murcia, España, que tendrá como protagonistas a diez ganadores de las diferentes categorías del festival del Cante de las Minas de La Unión, y en el cual el flamenco, la danza española, el ballet clásico y el contemporáneo estarán representados por afamadas agrupaciones del más alto nivel artístico, informa la Fundación Torres-Picón.

Una grata y bien cuidada muestra de la danza española y el flamenco será ofrecida por la  compañía Antonio Gades, bajo la dirección de Stella Arauzo, la cual presentará una versión de Fuenteovejuna, uno de los más grandes ballets españoles del siglo XX, en su regreso al Auditorio después de cinco años de ausencia.

En representación de la danza contemporánea, la Compañía Nacional de Danza, dirigida por el cartagenero José Carlos Martínez, realizará una velada dedicada al coreógrafo William Forsythe; igualmente, la compañía Ballets de France, de reciente creación, presentará El bolero de Ravel, y La consagración de la Primavera de Stravinsky.

La danza clásica se hará presente para cerrar con broche de oro lo programado, en el escenario se desplegará la representación de El lago de los cisnes, a cargo del Ballet Imperial Ruso; además el público tendrá la oportunidad de disfrutar de la Gran Gala de Estrellas del Ballet Ruso, con una exquisita selección de los más célebres pas de deux ejecutados por artistas estrella de los mejores ballets de ese país, como Ivan Vasiliev y Ekaterina Krysanova (primeros bailarines del Teatro Bolshoi) y Mikhail Martinuk y Alexandra Timofeeva (solistas del Teatro del Kremlin).

Desde la Fundación Torres-Picón, institución enfocada en tareas preventivas internacionales en materia de bienestar y salud de los niños y jóvenes, así como en el estímulo informativo de las artes, la cultura y la educación como herramientas fundamentales para la superación personal, comunitaria y social de los pueblos y naciones, estimamos destacada y relevante esta iniciativa a la que auguramos éxito total, comentó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la fundación.

GF/FTP

Los delfines bailaron al son de la música en vivo de la orquesta

Los delfines siempre han ejercido una especial atracción o encanto sobre los seres humanos, sorprendiéndonos cada vez con sus habilidades y su gracia. Recientemente, el delfinario del Oceanográfic de Valencia, España, llevó a cabo un espectáculo denominado Nuevas Noches, en la que por primera vez en el mundo, las habilidades dancísticas de los delfines se combinaron con la música de una orquesta en vivo para regalar al público una exitosa temporada de noches llenas de magia, comentó la Fundación Torres-Picón al compartir la información.

Hasta el pasado 31 de agosto, la Jacopo Mezzanotti Global Music Experience, una agrupación musical compuesta por diez músicos de seis países diferentes, ofreció una serie de conciertos nocturnos con ‘jazz’, pop, world music y música clásica, acompañando la actuación de entrenadores y delfines, los cuales “bailaron” al compás de piezas afamadas como el tango Por una cabeza de Carlos Gardel o, incluso, la música de Vivaldi. Momento muy especial fue la actuación de una de las violinistas, tocando el tema musical de la película La Lista de Schindler, casi al borde de la piscina, con un emotivo final en el cual los delfines se ponían “a sus pies”.

El italiano Jacopo Mezzanotti, director de la orquesta, dijo que ya había colaborado en ocasiones anteriores con el Oceanográfic en la realización de conciertos en el recinto, pero que ésta fue la primera vez que recibió el encargo de montar un número con delfines, concebido como “un espectáculo alrededor de la música, y no al revés”. Aseguró que esta tarea fue todo un reto, ya que cada noche el espectáculo era diferente y tenían que coordinar con los delfines “porque a veces son imprevisibles”.

“Lo interesante de esta exhibición es que la música puede adaptarse a ellos y los delfines –junto con los entrenadores– también se adaptan a nosotros”, explicó Mezzanotti.

Andrés López, representante del delfinario, expresó que el espectáculo requirió de un mes y medio de preparación y selección del repertorio musical, y que el montaje se basó “en un juego en el que se motiva a los delfines constantemente. Nosotros, y ellos, disfrutamos”. Explicó que esta puesta en escena exigió dedicación, ya que “lo que en apariencia puede parecer simple es bastante complejo: el hacer coincidir ciertos comportamientos de los animales con los tiempos de la música”.

Un factor esencial fue la relación que existe entre los delfines y sus cuidadores, en especial la actuación de los entrenadores, la cual no tenía protagonismo durante la función, ya que la atención del público debía estar siempre enfocada en los delfines.

“Se dice que la música amansa a las fieras, pero, en este caso, es todo lo contrario; crea un vínculo entre ellas y los entrenadores”.

Esta reseña publicada originalmente por el diario El Mundo, de España, también captó la atención de otros medios y agencias internacionales de prensa.

Para Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres Picón, este espectáculo además de una atracción formidable, constituye un creativo e innovador ejercicio de arte y cultura en que se pudo apreciar la buena música en variados estilos, a la par de la destreza de entrenadores y la capacidad de los delfines para aprender y emular movimientos comparables a la danza ¡Felicitaciones por la iniciativa!

GF/FTP

Ballet Clásico de Moscú sobre Hielo realizó gira internacional

 

Pedro J. Torres, presidente de la Fundación Torres-Picón

Pedro J. Torres, presidente de la Fundación Torres-Picón

Desde la Fundación Torres-Picón se informa que el “Ballet Clásico de Moscú sobre Hielo” ha estado cumpliendo una gira internacional para presentar las obras El Lago de los Cisnes y La Cenicienta, en una puesta en escena que combina ballet clásico, patinaje artístico y acrobacias. En esta gira artística, la compañía de ballet ha recorrido Belice, Guatemala, El Salvador, Uruguay, Paraguay, México, Colombia, entre otros países, para luego regresar a Europa, realizando presentaciones en Francia y Alemania.

El Ballet Clásico de Moscú sobre Hielo está integrado por quince artistas rusos, los cuales son evaluados y renovados cada año; se trata de artistas muy completos, ya que conjugan las disciplinas del ballet, del patinaje artístico y la actuación; varios de ellos son múltiples medallistas de juegos de invierno de patinaje artístico que han llegado a convertirse en primeros bailarines.

“Cada año nosotros renovamos el elenco, por eso el espectáculo nunca es el mismo. El montaje depende mucho de las habilidades de los artistas y de lo mejor que puedan ofrecer en el escenario. No sólo son bailarines, son deportistas de patinaje artístico, son bailarines clásicos y también son actores; tienen que dominar las tres cosas. Algunas veces hacen audiciones patinadores artísticos profesionales, pero si no saben actuar no podemos aceptarlos”, explicó Oksana Kordiyaka, coordinadora de producción del ballet.

Un ejemplo de ello es la primera bailarina Inga Radionova, quien encarna al Cisne Negro y a Cenicienta: campeona olímpica de patinaje sobre hielo, cinco veces campeona mundial y ocho veces campeona en Europa, posee habilidades extraordinarias en la pista. Sin embargo, manifiesta que sus inicios en el patinaje y el ballet fueron tardíos ya que comenzó a patinar a los nueve años, cuando en Rusia por lo general los niños se inician en estas artes a los cuatro o cinco años.

Luego de dedicarse completamente a su carrera deportiva como patinadora artística durante casi dos décadas, Inga ingresó hace seis años al Ballet Clásico de Moscú sobre Hielo, donde ha dado vida a diversos personajes en montajes como Mary Poppins, El Cascanueces y Blanca Nieves, y además ha interpretado danza española y danza rusa sobre hielo.

La Fundación Torres-Picón enfatiza que la música, la danza y las bellas artes en general, son herramientas poderosas, junto con la prevención en salud y la educación, para el desarrollo humano. El montaje y difusión de este tipo de espectáculos señaló Pedro J. Torres, presidente y vocero de la institución, contagia y motiva a diferentes públicos, los acerca a la música clásica, al ballet y en este caso también a un hermoso deporte como es el patinaje artístico sobre hielo y hasta a las acrobacias, puntualizó.

GF/FTP

Un querubín derramó una lágrima por Inocente Carreño

Margarita es una lágrima que un querubín derramó
y al caer en hondo piélago en perla se convirtió.
Inocente Carreño.

Desde la Fundación Torres-Picón, lamentamos la reciente partida del maestro Carreño y honramos su legado musical.

El maestro Inocente Carreño nació en la hermosa isla de Margarita, estado Nueva Esparta, Venezuela, un 28 de diciembre de 1919, día de los Santos Inocentes, de ahí su nombre. Al compás de las olas y el susurro de la brisa marina, los galerones, las jotas margariteñas, las melodías ancestrales del oriente venezolano, fueron el arrullo de su infancia, entonados en la voz de su abuela de crianza, quien además nutrió su esencia y su inspiración con la narración de las historias y leyendas de su isla natal, herencia cultural que a lo largo de su vida estaría siempre presente en su obra creativa.

Tenía apenas nueve años de edad cuando comenzó a estudiar música con el maestro de bandas Lino Gutiérrez, en cuya agrupación dio sus primeros pasos como intérprete.

Antes de cumplir los trece años, en 1932, emigró a Caracas en compañía de su hermano Francisco, un destacado folklorista por derecho propio. En la capital trabajó con él por un tiempo en una zapatería, pero pronto su talento musical empezó a tomar la batuta de su vida y, junto a dos de sus hermanas, comenzó a tocar la guitarra. Al poco tiempo ya se había iniciado en la composición y arreglo de piezas musicales de estilo popular, es así como de su inspiración surgieron valses, joropos, boleros, tangos, merengues y rumbas.

 

Durante sus años de formación en la Escuela de Música y Declamación tuvo la oportunidad de estudiar con el maestro Vicente Emilio Sojo, quien habría de ejercer una influencia decisiva en su vida; también aprendió a tocar la trompeta con el maestro  Federico Williams, tras lo cual ingresó al Orfeón Lamas como cantante y a la Orquesta Sinfónica de Venezuela como cornista y trompetista. Más adelante perfeccionó su arte y se dedicó a los géneros de la música clásica, piezas instrumentales y valses; poseía una extraordinaria habilidad para interpretar y ejecutar obras por medio de la lectura de partituras como música sinfónica, académica, coral, así como obras para piano, violín y poemas sinfónicos. Músico excepcional, muchas veces expresó que de no haber seguido esa carrera le habría gustado dedicarse al periodismo.

En la década de 1940 se dedicó a la enseñanza en diversos institutos, al mismo tiempo que desarrolló una cada vez más intensa labor de composición, principalmente de piezas en el estilo clásico; a su inspiración se debe el himno de la Universidad de Oriente (en Venezuela), “Acercaos Juventud”. En 1950 contrajo matrimonio y pocos años más tarde, en 1954, surgió su obra más célebre, el incomparable poema sinfónico “Margariteña”, obra magnífica cargada del más puro sentimiento  oriental y amor por su bella isla natal.

Grande es la labor que este insigne venezolano llevó adelante, no sólo como compositor, educador y director de orquestas, sino también como hombre dedicado a su país y a la sociedad; obra suya es la escuela Prudencio Esaá, fundada en 1970; es también electo como miembro del Senado de la República, luego va a París a cumplir funciones como Ministro Consejero ante la UNESCO, posteriormente, en 1989, regresa a Venezuela para dirigir la Escuela Superior de Música de Caracas.

El miércoles 29 de junio, en la ciudad de Porlamar, Nueva Esparta, falleció este hombre admirable, después de noventa y seis años de vida fructífera; su partida causa un hondo pesar en el mundo de la música clásica, nos deja su profunda huella, un vacío imposible de llenar y el honor de haber tenido entre nosotros a un gran poeta, un excelente músico, un educador dedicado y un extraordinario ser humano.

Para la Fundación Torres-Picón, se trata de una de las figuras más destacas de la reciente historia musical y cultural venezolana. “Honor a quien honor merece” apuntó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la fundación. “La dimensión de educador musical del maestro Inocente Carreño es una significativa referencia a considerar por sus jóvenes colegas”.

FTP

Con información del diario El Impulso.

 

Los sonidos de la Tierra acercó a los niños a la música clásica

Niños mexicanos disfrutaron música clásica con “Los sonidos de la Tierra”

Encendemos la radio y al instante encontramos innumerables ritmos, diferentes géneros de música popular; salsa, merengue, rock y pare de contar. La misma selección, poco más o menos, se encuentra en las discotiendas, en las discotecas y prácticamente en todo lugar donde la música sea el centro de atención. “Es lo que le gusta al público”, dicen o piensan algunos programadores, vendedores, discjockeys o DJ. ¿Y la música clásica? “La música clásica no es comercial, luce un tanto aburrida”. La siguiente reflexión es compartida desde la Fundación Torres-Picón.

¿Aburrida? ¿Existe algo más emotivo que el “Ave Maria” de Schubert o más electrizante que la obertura de la ópera “Guillermo Tell” de Rossini? ¿Quién puede evitar la exaltación que produce la “Oda a la Alegría” de Beethoven, o deslizarse al compás de “El Danubio Azul” de Strauss?

La música clásica, definitivamente, no es aburrida, la música clásica es hermosa, es emocionante, es algo que puede disfrutarse a plenitud, y para ello no hace falta ser un erudito, sólo hay que acercarse y escuchar.

Por ello, y para acercar específicamente a niños y niñas a la música clásica, el ensamble Arco & Lira Clásica presentó el evento “Los sonidos de la Tierra”, combinando las artes de la música, el teatro, los títeres y la magia en un mismo espectáculo que tuvo lugar en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Cenart) en Puebla, México, y cuyo principal objetivo fue revelar a hijos y padres, que “la música clásica no es aburrida”.

Masha Casar, violonchelista del ensamble, expresó: “Rompemos con el clásico esquema de un concierto didáctico porque entendemos que las nuevas generaciones están en otras dinámicas, tiempos y espacios donde la vida es más rápida y nos adaptamos como grupo musical”.

Conformaron el repertorio quince obras de gran trascendencia, entre las cuales se encontraban “El jardín secreto”, “Pedro y el lobo”, “El elefante y la tortuga”, el tema principal de la saga fílmica “Star Wars”, “El vuelo del abejorro”, “Danza con sables” y “Can-can”, y como una manera divertida de acercar a los pequeños a la música clásica, los músicos del ensamble Arco & Lira Clásica, Daniel Ponce (percusión), Masha Casar (violonchelo), Petr Nevelitchki (violín), Óscar Espinosa (piano), Iván Nevelitchki (contrabajo) e Ismael Sánchez (clarinete), realizaron una interpretación original en la cual, utilizando sus instrumentos, dieron vida y sonido a personajes como animales, cavernícolas e insectos.

El actor José Luis Vargas, quien también tomó parte de la función, manifestó que “se hizo una selección o surtido rico de compositores de todos los tiempos y de todas las geografías y decidimos ponerle este título, pensando en la inspiración que desata la naturaleza en estos creadores”; explicó que un detalle muy significativo de la obra fue la interacción con el público, utilizando una pelota que hizo las veces de globo terráqueo.

Así vemos, tal y como también lo hemos comentado en anteriores entregas, que la creatividad y la buena disposición se suman al propósito de compartir la música clásica con nuevas audiencias y especialmente atraer y compartirla con los más jóvenes, comenta Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón, dedicada a la prevención de la obesidad y el sobrepeso infantil, así como a la promoción de la educación, las artes y la cultura como medios idóneos para la superación personal de los jóvenes y el desarrollo social.

GF/FTP

La Sílfide y el Escocés se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes

La Sílfide y el Escocés llenaron de magia el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México

La Compañía Nacional de Danza, encabezada por el bailarín y coreógrafo argentino Mario Galizzi, llenó de magia, amor y venganza el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, desde el sábado 11 hasta el domingo 19 de junio, con la puesta en escena de la obra La Sílfide y el Escocés, una trágica historia original de August Bournonville, con música de Hermann von Lovenskjold y coreografía de Terrence S. Orr, informó la Fundación Torres-Picón.

La Sílfide y el Escocés fue estrenada por primera vez en la Ópera de París el 12 de marzo de 1832, con la legendaria bailarina Marie Taglioni encarnando a la sílfide, papel en el que la Taglioni bailó por primera vez sobre la punta de los pies y lució las gasas vaporosas y el corpiño ceñido, romántico traje que con el tiempo se convertiría en el tradicional tutú del ballet clásico.

Pedro J. Torres

Posteriormente, en 1981 la pieza fue presentada por primera vez en el Palacio de Bellas Artes de México por el Ballet de la Ópera de París, luego en 1990 por la Compañía Nacional de Danza, la cual ahora ofreció nuevamente siete funciones de este mágico espectáculo en el mismo escenario.  

En esta oportunidad, La Sílfide y el Escocés fue protagonizada por los primeros bailarines Ana Elisa Mena como la sílfide y Argenis Montalvo como el escocés, con la participación de Roberto Rodríguez como Madge, Mónica Barragán como Effie y Antón Joroshmanov como Gurn.

La historia se inicia cuando James, un joven escocés es seducido por una hermosa sílfide cuando está a punto de casarse con su prometida Effie.

Antes de llevarse a cabo la boda, el joven James comete una afrenta contra la vieja hechicera Madge, la cual jura vengarse.

James se dirige al bosque en busca de la hermosa sílfide, pero antes de hallarla se encuentra con Madge, quien lo engaña ofreciéndole una bufanda con la cual le asegura que podrá atrapara a la sílfide y retenerla a su lado para siempre. El joven acepta la bufanda, sin saber que está envenenada, y envuelve con ella a la sílfide y ésta muere, tras una dolorosa agonía. Mientras esto sucede, Effie, la prometida de James, se casa con Gurn, primo y rival del novio. Al saberlo, James cae inconsciente mientras la hechicera celebra su triunfo.

Pedro J. Torres, creador, principal directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón, explicó que esta presentación es considerada relevante y por lo tanto se comparte información sobre la misma. “Se trata de la evolución en el tiempo de una historia artísticamente bien contada o representada, y a su vez, la conservación del mejor espíritu dancístico clásico”.

GF/FTP