El Ballet Estable del Teatro Colón, en Buenos Aires, Argentina, inició su temporada 2018 con Coppelia

El Ballet Estable del Teatro Colón

Bajo la dirección de Paloma Herrera y acompañado por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires con la batuta de Martin West, el Ballet Estable del Teatro Colón, en Buenos Aires, Argentina, dio inicio a la temporada 2018, con uno de los clásicos inmortales del arte de la danza, se trata del ballet Coppelia, el cual fue puesto en escena en siete funciones completas, más una adaptada especialmente para el público infantil, en el marco del ciclo “Colón en Familia”; esta adaptación, de una hora de duración, suprime el segundo acto de la pieza, el cual es recuperado mediante la actuación de un narrador, comenta la Fundación Torres-Picón.

Basado en el cuento El hombre de arena, del escritor y compositor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, el mismo autor de El Cascanueces, Coppelia es un ballet de corte sentimental y cómico a la vez, una de las principales obras de la danza clásica; narra la historia del romance entre dos campesinos, Swanilda y Franz, quienes viven en la misma aldea que un misterioso hombre de gris, el juguetero Coppelius, el cual se dedica a fabricar muñecas de tamaño natural. Un día, Franz ve a una bella joven leyendo en la ventana de la casa de Coppelius y, creyendo que es la hija del juguetero, se siente atraído hacia ella; Swanilda, que lo ve todo, se enfurece.

Esa noche, Swanilda entra a la sombría casa de Coppelius y, luego de curiosear por todos lados, encuentra a Coppelia, la muñeca favorita de su creador, la esconde y toma su lugar. Por su parte, Franz también entra a la casa, buscando a la joven de la ventana; al llegar Coppelius, atrapa a Franz y trata de hacer un hechizo para pasar vida del campesino a Coppelia; Swanilda finge cobrar vida y movimiento, Coppelius ve con asombro cómo su sueño se hace realidad pero Swanilda, luego de un rato, le revela la verdad al juguetero y éste, desilusionado, cae inconsciente, y despierta sólo para encontrar su muñeca rota, y para ver cómo Swanilda y Franz huyen de la casa.

La historia termina con la boda de Swanilda y Franz en la plaza del pueblo, a la cual acude Coppelius con ánimo de reclamo pero finalmente, al ser resarcido de sus pérdidas, perdona a la joven pareja y todo acaba en fiesta.

Originalmente, Coppelia fue estrenada el 25 de mayo del 1870 en la Ópera de París, con música de Léo Delibes, libreto de Charles Nuitter y la coreografía de Arthur Saint-Leon, quien lamentablemente falleció poco después del estreno. Al año siguiente fue estrenada en San Petersburgo, Rusia, con una versión de Marius Petipa sobre el original de Saint-Leon; diez años más tarde Petipa hizo su propia coreografía; finalmente, en 1968 el cubano Enrique Martínez realizó la más reciente revisión, vigente hasta ahora, de esta emblemática obra, y es precisamente ésta la que ha sido ofrecida al público en el Teatro Colón, apuntó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón.

 

FTP