Éxito total de la nueva versión de “El Lago de los Cisnes” estrenada por el Royal Ballet de Londres

Royal Ballet de LondresEl pasado 17 de mayo se estrenó en el teatro Royal Opera House de Londres una nueva versión del consagrado ballet clásico El Lago de los Cisnes, con una magistral puesta en escena creada por el joven coreógrafo Liam Scarlett e interpretado por el Royal Ballet, con la participación protagónica de la bailarina argentina Marianela Núñez en el papel de Odile y el ruso Vadim Muntagirov como el Príncipe Sigfrido. Informó y comentó la Fundación Torres-Picón.

Esta nueva versión, que fue recibida por el público con grandes ovaciones y un clamoroso aplauso que duró casi quince minutos, es la primera que se realiza en esta compañía en treinta años, desde el estreno del montaje realizado por quien fuera primer bailarín de la compañía, Anthony Dowell; esta nueva versión surge justo cuando Kevin O’Hare, director del Royal Ballet, había llegado al convencimiento de que esta pieza, una obra icónica de Tchaikovsky, Petipa e Ivanov, “debía ser revisada y actualizada, resolviendo ciertas inconsistencias del montaje y adaptándose a lo que esperan las nuevas audiencias”.

Pedro J. Torres, with former Mexican President Felipe Calderón, both in favor of culture for healthy life

Pedro J. Torres, with former Mexican President Felipe Calderón, both in favor of culture for healthy life

Es así como este nuevo Lago de los Cisnes no sólo contó con figuras de primer orden en la escena del ballet mundial sino que, además de la excelente coreografía de Scarlett, también sumó un magnífico vestuario y una escenografía espectacular. En efecto, la historia que originalmente se desarrollaba en un momento impreciso del medioevo, en la versión de Scarlett transcurre a finales del siglo XIX, en tiempos previos a la Primera Guerra Mundial y, en consecuencia, el vestuario de los bailarines corresponde a ese periodo, con uniformes prusianos los hombres y vestidos de colores claros las damas, con los espectaculares diseños de John MacFarlane, y todo enmarcado en un ambiente que recuerda al Imperio Austro-húngaro.

Asimismo, grandes aplausos arrancó la señorial escenografía del salón del palacio donde se celebra el baile en el que el Príncipe Sigfrido debe escoger a la que será su esposa. No es de extrañar entonces que esta nueva producción esté llamada a convertirse en una de las piezas más célebres del Royal Ballet de Londres, destinada a permanecer por muchos años en su repertorio y que sea programada en forma bianual, como lo marca la tradición de la compañía, y que además sea la más costosa del Royal Ballet en varias décadas.

Expresó Scarlett, quien aún no alcanza los 32 años, que su propósito con esta coreografía no era el de “reinventar” El Lago de los Cisnes, un clásico inmortal, sino rendir homenaje a la historia de este ballet en el teatro Royal Opera House y a la producción original creada por Petipa e Ivanov y estrenada en el Mariinsky de San Petersburgo, en 1895, de la cual derivan todas las producciones que de esta obra se han realizado en el mundo desde entonces; en tal sentido restauró las partes de la partitura original de Tchaikovsky, omitidas en otros montajes, trabajó especialmente el vals y las danzas de carácter del primer acto, a excepción de la Danza Napolitana, la cual quedó tal como la creó el mítico coreógrafo británico Sir Frederick Ashton; reestructuró el cuarto acto, añadiendo un paso a dos, y le dio más profundidad a los personajes, en especial al Príncipe Sigfrido y al malvado hechicero Von Rothbart.

El Royal Opera House, conocido también como el teatro Covent Garden, es la sede del Royal Ballet y de la Royal Opera, los cuales se alternan en el uso de sus instalaciones, explicó Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón, que promueve informativamente la danza clásica y la música de este mismo género.

FTP