La danza, es mucho más que una simple actividad recreativa

Pedro J Torres La Danza More

Para adorar a sus dioses, como ritos de transición, para honrar a los ancestros, como parte del galanteo, para crear magia, como forma de expresar ideas sentimientos o emociones, como arte o como simple diversión, la danza siempre ha estado presente en todas las culturas humanas desde el principio de nuestra historia como especie; se  resume y se comenta en esta nota compartida por la Fundación Torres-Picón.

Los provechos de la danza son incontables, tanto físicos como emocionales, y están al alcance de todos, desde los niños más pequeños que apenas aprenden a andar, hasta las personas de edad avanzada, ya que todos los seres humanos nacemos con la predisposición de movernos al ritmo de la música, sólo se necesita un poco de disposición, ganas de disfrutar y una buena melodía… o sin ella, igual se puede bailar.

“La danza en el movimiento del cuerpo en diferentes dimensiones, que unen sentimientos encontrados a través de la música. El ritmo transporta al bailarín a diferentes situaciones de la vida, expresando así los más puros sentimientos”, así se expresa la bailarina profesional Iris Fuentes, directora de Jazz Ballet del Zulia, Venezuela, quien lleva ya veinticinco años de carrera profesional en el arte de la danza; manifiesta que la danza es una forma de expresión no verbal en la que la comunicación se realiza mediante el movimiento, los gestos y las expresiones del rostro.

Danzar aporta grandes beneficios para la salud física, favorece la motricidad gruesa, la concentración, desarrolla el oído musical, eleva la autoestima y mejora el estado de ánimo. Señala Fuentes que “cuando la niña o adolescente entran al mundo del baile  aprenden a mover su cuerpo, cambian la forma de caminar, la expresión corporal, favorece el pie plano, los problemas de espalda y estos cambios ayudan la autoestima de las chicas”.

Pedro J. Torres

Artes escénicas también son herramienta clave en promover la conservación de la salud. Pedro J. Torres junto a Isabella Rossellini

Por su parte, el traumatólogo especializado en el área infantil, Pablo Romero, afirma que más que una actividad recreativa, “la danza es una excelente opción para la salud porque fortalece los músculos, mejora la coordinación y desarrolla el equilibrio, además emocionalmente favorece la alegría por la diversión que le genera a las niñas mover el cuerpo al ritmo de la música”.

Dada la diversidad de la cultura humana, existen numerosos tipos de danza y siempre es posible hallar uno que se acomode a nuestros gustos y tendencias, desde los bailes africanos, los folclóricos, el jazz, los ritmos urbanos, el ballet clásico, el hip hop, y una nueva forma que cada día gana más adeptos, el baile acrobático.

Bailar es un gran ejercicio, para el cual sólo se necesitan las ganas de hacerlo, asegura Fuentes. “Quieres bailar, expresar con tu cuerpo sentimientos y emociones, pues inicia con clases en una academia, disfruta de los diferentes estilos. Lo importante es iniciar cada clase con ejercicios de calentamiento para acondicionar el cuerpo y evitar lesiones”.

Para los niños, la danza representa grandes beneficios en todas las áreas de su desarrollo, tanto físico como mental, emocional y espiritual; a través de la danza los pequeños pueden llevar a cabo ejercicios aeróbicos, cardiovasculares y de flexibilidad, además favorece el desarrollo de la memoria, el pensamiento lógico, la destreza y reduce el estrés. Al danzar se genera una sensación de bienestar, se estimula la espontaneidad y la capacidad de improvisar; todo esto favorece el desarrollo de la creatividad, la disciplina y la constancia, cualidades que les serán muy útiles a lo largo de su vida.

Leopold Stokowski

Anglo-American conductor Leopold Antoni Stanislaw Stokowski (1882 – 1977), under whose auspices the Philadelphia Orchestra achieved international renown. From 1929 onward, he conducted without a baton. (Photo by Erich Auerbach/Getty Images)

Bien como manifestación cultural, como práctica deportiva, diversión o herramienta social y de comunicación, la danza ha acompañado a la humanidad desde tiempos remotos, señaló Pedro J. Torres de la Fundación Torres-Picón. “Sin lugar a dudas es altamente positiva y saludable” puntualizó.

GF/FTP