De nuevo en el escenario Torero y Bernarda junto a Tristán e Isolda, en el marco del Festival Internacional Madrid en Danza

Pedro J Torres Madrid Festival

 

Durante la segunda semana del Festival Internacional Madrid en Danza, evento que se celebra del 21 de noviembre al 17 de diciembre en la capital española, los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid fueron el escenario para el estreno en Madrid de Tristán e Isolda, del Ballet du Gran Théâtre de Genève, y las piezas Torero y Bernarda, del bailarín y coreógrafo sevillano Antonio Canales. La información fue compartida por la Fundación Torres-Picón.

Tristán e Isolda se presentó en la Sala Roja del Teatro el miércoles 29 y el jueves 30 de noviembre pasado, en tanto que  Torero se escenificó el sábado 2 de diciembre, y Bernarda el domingo 3, ambas en la misma sala.

Tristán e Isolda es un montaje creado por la bailarina y coreógrafa francesa Jöelle Bouvier, basado en la ópera homónima del compositor alemán Richard Wagner; Bouvier expresó que “para ilustrar este drama épico” diseñó “una escenografía simple, donde una escalera de caracol evoca una nave o un castillo y una cuerda simboliza el filtro que une irremediablemente a los amantes”.

“Unas simples planchas de madera recuerdan el bosque, un muro o una habitación; y las grandes telas azules, tornasoladas y en movimiento, son evocadoras de las olas en el mar”, explicó.

Torero, obra original de Antonio Canales, es un montaje en el que se evocan los momentos más intensos, “la plasticidad, el miedo y la fe del mundo taurino”. Esta pieza, ganadora de un premio Emmy en el año 1994, fue interpretada por tres bailaores “sobresalientes”: Ángel Rojas, Mariano Bernal y Pol Vaquero.

Bernarda, también original del maestro Canales, fue estrenada en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid en 1997; se trata de una suite inspirada en La casa de Bernarda Alba, del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca, escrita en 1936 y considerada por la crítica como su obra fundamental. En esta oportunidad el montaje se presentó bajo la dirección de Lluís Pasqual, “conocedor del universo lorquiano”, la pieza “muestra la sumisión, la resignación y la rebeldía de un grupo de mujeres (interpretadas por hombres) bajo la represión extrema de Bernarda”.

A propósito de la presentación de Torero y Bernarda, dos de las obras más emblemáticas del maestro Antonio Canales, éste manifestó su agradecimiento por la alegría de verlas de nuevo en un escenario de Madrid, “la tierra que me regaló las mejores de mis cosechas, Torero y Bernarda; para homenajear con ellas a mi persona, al esfuerzo y a la entrega de toda una vida de sacrificio”.

Canales, que en 1995 fue galardonado con el Premio Nacional de Danza, en España, manifestó que con estas puestas en escena también se festejaron los últimos cuarenta años de arte y danza “que han ido copando, generación tras generación, tantísimos intérpretes”.

“Ahora, con el pozo de sobriedad que han ido depositando los años en mí, me siento agradecido enormemente y feliz de la vida que me tocó vivir. Y sé que mis obras serán ya un legado que vivirá eternamente. Gracias a todos por tanto amor”, expresó.

Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, celebró el festival y felicitó a Antonio Canales por su vigencia y densos aportes.

GF/FTP