Año conmemorativo de Marius Petipa, padre de la danza clásica

Pedro J Torres Father of Danza

La bella durmiente, El Lago de los Cisnes, La Bayadera, Don Quijote, Raymonda, los más importantes ballets del siglo XIX, obras que se siguen presentando en escenarios de todo el mundo, son todas creaciones del genio de uno de los coreógrafos más importantes de la historia de la danza clásica: el francés Marius Petipa. Comenta y reseña la Fundación Torres Picón en esta entrega.

Marius Petipa (1)Petipa nació en Marsella el 11 de marzo de 1818, y con motivo de cumplirse este año el bicentenario de su natalicio, Francia y Rusia, país donde desarrolló gran parte de su trabajo, han organizado una serie de eventos a realizarse durante el 2018, para celebrar los doscientos años del bailarín y coreógrafo, considerado como el padre de la danza clásica y el artista más trascendental de la escuela rusa de ballet.

Los días 10, 11 y 12 de marzo se planificó un coloquio internacional titulado “Homenaje a Petipa”, organizado por la Academia Vagánova de Ballet con el apoyo del gobierno de San Petersburgo y del Ministerio de la Cultura de la Federación Rusa.

Fueron invitados al coloquio representantes oficiales tanto de Rusia como de Francia, además de especialistas reconocidos del arte coreográfico y reconocidas personalidades del mundo del ballet; este evento igualmente busca estrechar los lazos culturales que existen entre Rusia y Francia, la cual inició los festejos del aniversario desde el 2015, mencionaron los organizadores.

Asimismo se tiene programada una serie de conferencias que tratarán diversos temas concernientes a la obra de Petipa, así como su contribución en el área de las relaciones internacionales entre ambos países respecto al ballet. Entre estos temas estarán las puestas en escena de los ballets de Petipa durante el siglo XIX y comienzos del XX, los bailarines de la época que interpretaron esas piezas, la música en la que el coreógrafo se inspiró y su relación con los compositores; igualmente se tratarán aspectos de su biografía y su legado artístico.

Más adelante, el 6 de julio, el Ballet Boshoi presentará en su teatro una función de gala titulada “El Gran Petipa”; asimismo, el Ballet de Hamburgo anunció que a partir de este año el ballet Don Quijote, una de las piezas más relevantes de la obra de Petipa, pasará a formar parte de su repertorio junto a otras obras maestras de coreógrafos internacionales, como La Fille mal gardée, de Frederick Ashton.

En Francia, durante 2018, se llevarán a cabo diversas celebraciones y conferencias encaminadas a analizar el trascendental papel que cumplió Petipa en la historia del ballet; en Burdeos se realizará un simposio, en fecha aún no establecida, y además se llevarán a cabo diversas celebraciones, las cuales culminarán en Marsella, ciudad natal de Petipa.

Al inicio de su carrera como bailarín, Marius Petipa realizó giras por Estados Unidos; fue primer bailarín en París y Burdeos, bailó y realizó coreografías en Madrid, donde aprendió danza española. En 1847 viajó a San Petersburgo, Rusia, como primer bailarín del ballet del Teatro Imperial, allí trabajó como coreógrafo durante más de sesenta años, creó más de sesenta ballets, entre los cuales se cuentan La bella durmiente, El Lago de los Cisnes, La Bayadera, Don Quijote y Raymonda; colaboró con Tchaikovski en El Cascanueces, y gracias a su trabajo se conserva el ballet romántico Giselle, con el cual creó el estilo del ballet académico y fundó las bases del ballet clásico.

Como es natural, la Fundación Torres Picón, aplaude y celebra estas más que merecidas actividades conmemorativas y de reconocimiento al trascendente aporte de Marius Petipa a la cultura dancística universal, expresó Pedro J. Torres, portavoz y presidente de la institución.

GF/FTP