Puebla se conmovió con Zhaoujun, una historia de amor, sacrificio y patriotismo en la legendaria China, narrada a través de la danza

En el marco de la clausura del Año de la Cultura China en México, fue presentado en Puebla, capital del estado del mismo nombre, un espectáculo cargado de danza, música y drama, basado en la vida de una de las mujeres más trascendentales de aquella milenaria nación. La Fundación Torres-Picón comparte y comenta la información.

Se trata de Zhaojun, un montaje que narra una historia de sacrificio en nombre de la paz. Zhaojun era una hermosa mujer, una de las damas de honor del emperador Yuan; alrededor del año 33 antes de Cristo, una guerra desatada entre varios grupos de la nobleza azotaba China, en ese contexto el emperador Yuan vence a Kukunyié, uno de sus más poderosos adversarios, y para sellar la paz le ofrece en matrimonio a su dama de honor Zhaojun, quien acepta someterse en aras de la terminación de las hostilidades.

Pero la historia de Zhaojun no queda allí: años más tarde, al momento de su muerte, Kukunyié renueva el sacrificio de Zhaojun, condenándola a seguir la tradición huna que la obligaba a casarse con uno de sus hijastros. A fin de evitar que se desatara otra vez la guerra, Zhaojun aceptó este segundo matrimonio, con lo cual nuevamente evitó el conflicto; así comenzó su leyenda y su entrega, considerada una prueba de amor y patriotismo, la transformó en un símbolo que perdura hasta el presente.

Esta historia, convertida en un espectáculo de danza y música que lleva su nombre, Zhaojun, y que ya ha recorrido varios países del mundo, fue la que se presentó en el Complejo Cultural Universitario (CCU) de Puebla, bajo la producción de la Embajada de la República Popular de China en México, el Centro Cultural de China en México, el Grupo de Arte y Entretenimiento de China, la Ópera Nacional y el Teatro Dramático de China, y llevado a México por FR Producciones.

Zhaojun es una obra en cuatro actos en la que participan más de sesenta bailarines, con argumento de Yu Ping, elegantes coreografías de la afamada artista Kong Dexin y música original de Zhang Qu, así como los fastuosos vestuarios creados por Yang Donglin y la llamativa escenografía de Wang Xingang.

Danza y música se fusionan en este espectáculo que reverencia al amor, el sacrificio en favor de la paz y el patriotismo en la China legendaria. Un evento artístico y cultural que conmovió a Puebla y que sella el Año de la Cultura China en México. Desde la Fundación Torres-Picón aplaudimos su realización y feliz término.

GF/FTP