El Cascanueces, una tradición navideña tan venezolana como la hallaca

Pedro J Torres The Nutcracker

Llegó y pasó diciembre en Venezuela, y con ese mes una vez más El Cascanueces, el montaje de tan célebre obra, informó la Fundación Torres-Picón.

Desde su primera presentación en Caracas, El Cascanueces se ha convertido en parte inseparable de la navidad venezolana, es por eso que nuevamente este año el Teatro Teresa Carreño ofreció al público este hermoso ballet, desde el sábado 9 al martes 19 de diciembre tuvo lugar con entradas totalmente agotadas.

El Cascanueces es un ballet clásico, obra del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, inspirado en la adaptación que el escritor francés Alejandro Dumas (padre) realizara de un cuento original del escritor y compositor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann; esta obra constituye, junto a El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente, la trilogía de ballets de Tchaikovsky que toda persona amante de este arte debe ver por lo menos una vez en la vida. El Cascanueces fue estrenado en San Petersburgo el 18 de diciembre de 1892 y su coreografía original fue realizada por Marius Petipa y Lev Ivanov.

La primera compañía que presentó El Cascanueces en Venezuela fue el Ballet Metropolitano, bajo la dirección de Keyla Ermecheo y la coreografía de Héctor Zaraspe, en 1984. Posteriormente, el 7 de diciembre de 1996, se estrenó en el Teatro Teresa Carreño una nueva versión con coreografía del recordado Vicente Nebrada y es hasta el momento el único espectáculo que se ha presentado cada año, en forma ininterrumpida, en la principal sala de teatros del país, con un éxito de taquilla que ha registrado un lleno total en cada función.

La masiva asistencia a este espectáculo se debe principalmente a que se trata de un clásico del arte universal con una magnífica puesta en escena, obra de un maestro como lo fue Vicente Nebrada, quien supo actualizar el típico ballet clásico enriqueciéndolo con escenografía, vestuario, iluminación y efectos especiales de pirotecnia y sonido, a fin de renovarlo y hacerlo aún más atractivo para el público de la actualidad; esto, sumado a la magistral interpretación de la música de Tchaikovsky que ofreció la Orquesta Sinfónica Venezuela, dirigida esta vez por los maestros Alfonso López desde el sábado 9 hasta el jueves 14, y Rodolfo Saglimbeni del viernes 15 al martes 19 de diciembre, y a la excelente expresión histriónica de los bailarines del Ballet Teresa Carreño. El Cascanueces es un espectáculo que atrae no sólo a los conocedores del ballet sino también al público en general.

Este año el elenco del ballet fue renovado con la creación de Ballet Juvenil Teresa Carreño, un cuerpo de baile integrado por cuarenta jóvenes bailarines cuidadosamente seleccionados tras numerosas audiciones realizadas en todo el país, según informó la maestra Rita Dordelly, directora artística de la producción. De esta manera, la puesta en escena ofrecida para esta temporada contó con más de ciento cuarenta bailarines, entre los cuales, junto a los cuarenta del Ballet Juvenil, estaban treinta y ocho bailarines de la compañía estable del Teresa Carreño y casi setenta  formados en la Escuela Danza Caracas y el Ballet Clásico Rita Dordelly.

Como bien decía Nebrada, al público venezolano le agradan los espectáculos que cuentan una historia; por eso los ballets como Romeo y Julieta, Coppelia, El Lago de los Cisnes y El Cascanueces gozan de tanta aceptación. En este caso, la historia fue protagonizada por Clara, una niña de siete años, lo que establece de inmediato una identificación y empatía en el público infantil; por otra parte, los adultos también se ven atraídos por el drama de la lucha entre el bien y el mal y el triunfo del amor, que se integran en el argumento central de toda la obra.

Con tantos años en cartelera se da el caso de que muchos, que de niños fueron a verla con sus padres, ahora han regresado con sus hijos a disfrutar nuevamente de esta obra, convirtiendo a El Cascanueces, la última producción de Vicente Nebrada, en una tradición navideña nacional, cuya permanencia se proyecta por muchos años para el deleite de las generaciones por venir, compartió y comentó la Fundación Torres-Picón, en boca de su directivo y portavoz, Pedro J. Torres.

GF/FTP

 

Puebla se conmovió con Zhaoujun, una historia de amor, sacrificio y patriotismo en la legendaria China, narrada a través de la danza

En el marco de la clausura del Año de la Cultura China en México, fue presentado en Puebla, capital del estado del mismo nombre, un espectáculo cargado de danza, música y drama, basado en la vida de una de las mujeres más trascendentales de aquella milenaria nación. La Fundación Torres-Picón comparte y comenta la información.

Se trata de Zhaojun, un montaje que narra una historia de sacrificio en nombre de la paz. Zhaojun era una hermosa mujer, una de las damas de honor del emperador Yuan; alrededor del año 33 antes de Cristo, una guerra desatada entre varios grupos de la nobleza azotaba China, en ese contexto el emperador Yuan vence a Kukunyié, uno de sus más poderosos adversarios, y para sellar la paz le ofrece en matrimonio a su dama de honor Zhaojun, quien acepta someterse en aras de la terminación de las hostilidades.

Pero la historia de Zhaojun no queda allí: años más tarde, al momento de su muerte, Kukunyié renueva el sacrificio de Zhaojun, condenándola a seguir la tradición huna que la obligaba a casarse con uno de sus hijastros. A fin de evitar que se desatara otra vez la guerra, Zhaojun aceptó este segundo matrimonio, con lo cual nuevamente evitó el conflicto; así comenzó su leyenda y su entrega, considerada una prueba de amor y patriotismo, la transformó en un símbolo que perdura hasta el presente.

Esta historia, convertida en un espectáculo de danza y música que lleva su nombre, Zhaojun, y que ya ha recorrido varios países del mundo, fue la que se presentó en el Complejo Cultural Universitario (CCU) de Puebla, bajo la producción de la Embajada de la República Popular de China en México, el Centro Cultural de China en México, el Grupo de Arte y Entretenimiento de China, la Ópera Nacional y el Teatro Dramático de China, y llevado a México por FR Producciones.

Zhaojun es una obra en cuatro actos en la que participan más de sesenta bailarines, con argumento de Yu Ping, elegantes coreografías de la afamada artista Kong Dexin y música original de Zhang Qu, así como los fastuosos vestuarios creados por Yang Donglin y la llamativa escenografía de Wang Xingang.

Danza y música se fusionan en este espectáculo que reverencia al amor, el sacrificio en favor de la paz y el patriotismo en la China legendaria. Un evento artístico y cultural que conmovió a Puebla y que sella el Año de la Cultura China en México. Desde la Fundación Torres-Picón aplaudimos su realización y feliz término.

GF/FTP

La danza honra a la poesía con homenaje al poeta español Miguel Hernández

Pedro J Torres Poet Miguel

En ocasión de conmemorarse este año el 75º aniversario de la prematura muerte del poeta alicantino Miguel Hernández, el 13 de diciembre se puso en escena un espectáculo de danza titulado Miguel, Luz y Sombra, interpretado por los alumnos de quinto y sexto curso de las especialidades de Danza Clásica, Española y Contemporánea del Conservatorio Profesional de Danza José Espadero en el Teatro Principal de Alicante, organizado por el Ayuntamiento de esta ciudad.

Miguel Hernández nació en Orihuela, Alicante, en 1910 y falleció en 1942, víctima de la tuberculosis, en la prisión de Alicante, encarcelado por su participación activa en la Guerra Civil Española. Poeta y dramaturgo, manifestó en sus obras un profundo sentido de la tragedia y una sensibilidad muy propia del siglo XX, expresados a través de las formas líricas españolas tradicionales. Su poesía se caracteriza por su intenso lirismo; sus poemas tienen como temas principales el amor, la muerte, la guerra y la injusticia, circunstancias que conoció y experimentó intensamente.

Miguel, Luz y Sombra, un espectáculo creado en homenaje al poeta, es una amalgama que transforma en danza la poesía, a través de “las honduras de las palabras y la trascendencia cultural y artística”. Se rinde así un reconocimiento a su figura, a su trascendencia en las letras españolas, a través de un recorrido a lo largo de su vida y su obra, plasmado en danza.

A través de este homenaje, el Ayuntamiento de Alicante se propuso acercar los estudiantes a la figura del poeta y darlo a conocer a las jóvenes generaciones, a fin de “recuperar su memoria y potenciar la obra del autor adentrándose en sus sentimientos y emociones a través de cada ensayo”, como lo ha manifestado Fernando Marcos, edil de Memoria Histórica del Ayuntamiento.

Con el espectáculo Miguel, Luz y Sombra  se pone fin al calendario de actos que el Ayuntamiento de Alicante ha venido llevando a cabo a lo largo del año para recordar los tres cuartos de siglo de la partida del poeta, entre los cuales se destacaron el recital de poesía, el concierto de la Sinfónica Municipal organizado en el ADDA y la exposición en la sala municipal de la Lonja del Pescado.

Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón (FTP), saluda y celebra este tipo de iniciativas, especialmente cuando contemplan la posibilidad de que las personas tomen contacto con tales experiencias de manera gratuita.

GF/FTP

Con dos días de concierto, el Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia inauguró la Navidad malagueña

Pedro J Torres Christmas Concert

Comenzó diciembre y para inaugurar el último mes del año, el Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia (MVA) en la española ciudad de Málaga, capital de la provincia del mismo nombre, sirvió de escenario para los tradicionales conciertos de Navidad que cada año ofrecen la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga (OSPM), la Joven Orquesta Provincial de Málaga (JOPMA) y la Orquesta Escuela (OE). Desde la Fundación Torres-Picón reseñamos estos emblemáticos eventos de la temporada.

El primer concierto lo ofreció la OSPM el sábado 2 de diciembre, dirigida por Arturo Díez Boscovich y con la participación de Luis María Pacetti como tenor solista. En esta oportunidad el público pudo disfrutar de un nutrido repertorio de piezas tradicionales navideñas compuesto por los villancicos A Christmas Festival, Sleigh Ride, Plink! Plank! Plunk! y The Typewriter, de L. Anderson; Dein ist mein ganzes Herz de Das Land des Lächelns, de Franz Lehár; Wien du Stadt meiner Träume, de Rudolf Syeczinski; The Bells of Christmas y Christmas at the Movies, de Arr. J. Krogstad; Adeste Fideles, de J.F. Wade; y Have yourself a merry little Christmas, de H. Martin y R. Blane.

Al día siguiente, el domingo 3, se celebró un concierto doble iniciado por la JOPMA la cual, bajo la dirección de Iván Nuño Guerrero, regaló a los asistentes con la interpretación de la Sinfonía número 5 de P.I. Tchaikovski y villancicos populares. Seguidamente se presentó la OE, la cual a su vez ofreció su interpretación de la pieza Popular Marroquí, de Hyjaz, y otros villancicos.

La Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga, OSPM, está integrada principalmente por músicos nativos o residentes en esa provincia; fue creada en el año 1945 y realizó su primer concierto al año siguiente, y a lo largo de su trayectoria ha cumplido una destacada labor dentro de la vida cultural de la provincia, llevando a cabo su misión primordial que es la difusión y el desarrollo de la música.

Por su parte, la Joven Orquesta Provincial de Málaga, JOPMA, de más reciente creación, fue fundada en el año 1990 y desde entonces, bajo el patrocinio de la Diputación de Málaga, ha llevado adelante cabalmente su principal objetivo que es la difusión de la música clásica a través de todos los municipios de esa provincia andaluza.

Si bien, los villancicos son sinónimo de Navidad, Málaga sin lugar a dudas es un importante referente musical de España, comentó Pedro J. Torres, directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

 

Instituto Colombiano de Ballet Clásico presentó en Palmira Carmina Burana

Pedro J Torres Classical Ballet Bura

 

El pasado 15 de octubre, en el marco del Festival de Arte Ricardo Nieto de Palmira, el Instituto Colombiano de Ballet Clásico (Incolballet), en colaboración con Bellas Artes, la Banda Departamental del Valle y los Coros Infantil y Juvenil de Bellas Artes presentaron en el Coliseo de Exposiciones de Palmira la grandiosa obra Carmina Burana, una recopilación de cancioneros latinos medievales escritos hacia los siglos XII o XIII, informa la Fundación Torres-Picón.

La obra contó con la participación de veintitrés bailarines, cuarenta y cinco músicos, ciento diez cantantes de coro, además de la soprano Gabriela Mazuera, el tenor Hans Mogollón y el barítono Camilo Mendoza Nieva como solistas invitados; todos bajo la dirección coreográfica del maestro Gonzalo Galguera, la dirección musical del maestro Remo Ceccato y la dirección coral de María Claudia Ferreira y María Teresa Potes, de Bellas Artes.

Según las investigaciones, los cantos que componen el Carmina Burana (Carmina significa canción en latín, y en español medieval podría traducirse como cantiga), fueron escritos en la abadía benedictina de Seckau, o el convento de Neustift, en Austria, por un clérigo alemán hacia mediados del siglo XIII, y guardada en el monasterio benedictino de Beuren (de donde toma el nombre de Burana), estos versos fueron compilados en un manuscrito que fue encontrado en 1803, en la abadía de Bura Sancti Benedicti, Baviera, por Johann Christoph von Aretin, y se conserva en la Biblioteca Estatal Bávara de Munich.

El manuscrito fue publicado por primera vez en 1847; posteriormente, el célebre compositor alemán Carl Orff se basó en estos versos para componer su monumental oratorio escénico Carmina Burana, una obra con música intensa y a la vez sencilla, de gran sonoridad y energía, para gran orquesta y coro; la obra de Orff fue estrenada por primera vez en Frankfurt en 1937.

Carmina Burana es una combinación de veinticuatro poemas profanos latinos que celebran la alegría de vivir y en su conjunto muestran una perspectiva variada y jocosa de la vida medieval, con poemas de temas satíricos, políticos, crítica religiosa irreverente, contenidos eróticos y canciones de taberna; son de corte popular y el amor es enfocado desde un punto de vista carnal, directo, a veces mercenario.

“Los textos rompen de manera radical con el discurso religioso y prohibitivo de la época”, dijeron los coreógrafos de Incolballet; según expresaron, ese aspecto sensual y corporal, más allá del movimiento, fue la esencia de la puesta en escena. “Carmina Burana cobra valor por su esencia tanto en la edad media como en nuestros días”.

Colombia viene siendo, a lo largo y ancho de toda su geografía, un referente importante de cómo la danza clásica puede ser promovida, impulsada, enseñada y compartida. Y además el pueblo colombiano viene dando muestras de su sensibilidad y buena acogida para la música clásica, igualmente; señaló Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

Escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai” se presenta en el Teatro Municipal de Ñuñoa, Chile

Pedro J Torres Japanese Culture

 

El Teatro Municipal de Ñuñoa, barrio comunal chileno ubicado en la zona centro-oriental de la ciudad de Santiago, se vistió de gala el pasado 15 de noviembre para la presentación de la afamada escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai”, como parte de la celebración de los ciento veinte años de amistad entre Chile y Japón, comparte la Fundación Torres-Picón en esta nota.

Dicha presentación, abierta al público en forma gratuita, fue organizada por la Corporación Cultural de Ñuñoa en colaboración con la Embajada de Japón dentro del marco de una gira por América.

El amplísimo repertorio de Kikunokai abarca danzas tradicionales de todas las regiones y provincias de Japón, creadas y adaptadas por los artistas que integran la escuela; estas obras reflejan diferentes aspectos de la vida cultural japonesa, festividades locales, manifestaciones religiosas ancestrales, héroes y deidades de la historia y la mitología, todo ello representado a través de danzas brillantes y fastuosas, algunas acompañadas de tambores en vivo, y con un vestuario llamativo y el uso de abanicos, paraguas, espadas y banderas.

La escuela de danza tradicional japonesa Kikunokai fue fundada en 1972 por la maestra Michiyo Hata, alumna de Onoe Kikunojo I, heredero de la escuela de danza Onoe, la cual fue creada por el célebre actor de teatro Kabuki, Onoe Kikugoro VI.

Veinte artistas conforman el elenco, todos con formación en danza clásica y con estudios en las artes folclóricas japonesas; en todas sus creaciones se deja ver la influencia de las tradiciones y costumbres de cada localidad, combinadas y adaptadas a los tiempos que corren.

El arte de Kikunokai ha recorrido el mundo y ha engalanado los teatros de noventa y ocho ciudades de cincuenta y siete países a lo largo del mundo, informaron sus voceros; en 1976 fue galardonada con el premio Excelencia Artística en el festival cultural, patrocinado por la Agencia Nacional de Cultura del Japón. Desde su sede en Tokio, así como desde diversas localidades a lo largo del país, en 1986 Kikunokai emprendió una extensa gira como misión cultural en un recorrido a través de varios países de Europa, los Estados Unidos, India, países del Sudeste Asiático, el Medio Oriente y Australia, por la cual le fue otorgada la condecoración oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón en atención a sus servicios destacados.

La Fundación Torres-Picón celebra y reconoce como muy positivo ese extraordinario recorrido y esfuerzo cultural, verdaderamente una gran misión de relaciones internacionales, donde la cultura y las artes se agigantan, y sirven una vez más para unir pueblos, para coincidir. Bravo por Chile, al recibirles con decoro y entusiasmo, y bravo por Japón, muy bien representado artística y culturalmente por la escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai”, expresó Pedro J. Torres, presidente y portavoz de la fundación, al momento de compartir esta información.

GF/FTP

 

Biografía de Johann Strauss

Johann Strauss, “el Rey del Vals”

En esta entrega, compartimos desde la Fundación Torres-Picón, un resumen con los datos biográficos más resaltantes de Johann Strauss. Compositor, violinista y director de orquesta austríaco, nacido en Viena en 1825. Fue miembro de una destacada estirpe de músicos que convirtieron al vals en el símbolo de la ciudad de Viena; por su maestría en este género musical llegó a ser conocido como  “el Rey del Vals”-

ff4c3a17-a9ff-4604-8bdf-5e8c963190d4

Su padre también se llamaba Johann Strauss e igualmente era compositor por lo que, para diferenciarlos, al hijo comúnmente se le llamaba Johann Strauss II o Segundo. Desde muy pequeño destacó por sus grandes dotes musicales, tanto que apenas contaba con seis años de edad cuando compuso su primer vals; paradójicamente, su padre, igualmente músico, se oponía rotundamente a que su hijo siguiera esta carrera, ya que deseaba que se convirtiera en comerciante. Sin embargo, el pequeño Johann contaba con el apoyo de su madre y gracias a esto pudo tomar en secreto lecciones de violín y composición, para dedicarse por completo a la música.

En 1844, a los diecinueve años de edad, formó su propia orquesta y se convirtió en el competidor de su padre; al morir éste, en 1849, ambos grupos musicales se fusionaron en una sola gran orquesta bajo su dirección y con ella recorrió Europa y Norteamérica, ofreciendo conciertos en las grandes ciudades de Francia, Alemania, Inglaterra, Rusia y los Estados Unidos y cosechando grandes éxitos. Habiendo alcanzado la fama y el aplauso en todo el mundo, en 1863 fue nombrado Director de la Música de Baile de la corte de Viena y contrajo nupcias con la cantante Jetty Treffe.

A raíz de estos significativos acontecimientos, cedió la dirección de su orquesta a sus hermanos y se dedicó de lleno a la labor de componer; en este periodo surgieron obras como sus operetas El murciélago, en 1874, y El barón gitano, en 1885; y algunos de sus valses más conocidos, como el mundialmente famoso El Danubio azul, en 1867, Rosas del sur, en 1880, El vals del emperador, en 1889 y Voces de primavera, en 1883.

De un total de 498 obras para danza, El Danubio azul es considerada como la más importante; es una pieza de carácter rítmico orientada específicamente para ser bailada y constituye un modelo dentro del género del vals. Al momento de su estreno, en 1867, El Danubio azul fue presentado como pieza coral; posteriormente, en 1890, se estrenó la versión para orquesta que conocemos hoy, y desde el primer momento se convirtió en un triunfo que no ha disminuido con el paso del tiempo.

Entre sus operetas la más célebre es El Murciélago, la cual fue estrenada en Viena el 6 de abril de 1874; se trata de una obra típicamente vienesa que marca un hito en la historia de este género, en primer lugar, por ser la primera en la que se ponen en escena personajes cotidianos que viven alegremente cada día, en vez de grandilocuentes personajes históricos o mitológicos, con grandes historias y vestuarios vistosos; en segundo lugar, esta pieza da inicio a la opereta-vals, característica de Strauss y sus sucesores, ya que es el vals el género musical que domina la lírica de toda la obra.

El Murciélago es una comedia de enredos desarrollada en un balneario termal cerca de Viena, entre una mujer casada, un tenor enamorado de ella, y un marido al que persigue la policía; en ausencia del esposo, la mujer recibe en su casa al tenor y, por error, éste es apresado por la fuerza pública, lo cual da lugar a una serie de situaciones divertidas que culminan con un final feliz; el título de la obra se debe a que en la historia juega un papel notable el director de la prisión, quien es apodado “el murciélago” por haberse disfrazado así para asistir a un baile de máscaras.

Johann Strauss murió en su ciudad natal, Viena, en el año 1899.

Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón, al hacer referencia a este extraordinario músico austríaco, indicó que mucho más allá de ser un personaje histórico intrínsecamente vinculado a la cultura musical e identidad vienesa, es un autor cuya obra representa un patrimonio de valor universal.

FTP