Mijaíl Barýshnikov, según la crítica “el bailarín perfecto”

Pedro J Torres Mijail Nikov

Mijaíl Nikoláyevich Barýshnikov, bailarín, coreógrafo, director artístico y actor letonio-soviético; considerado por muchos como el mejor bailarín de ballet del mundo, ha sido calificado por el crítico Clive Barnes como “el bailarín más perfecto que jamás haya visto”. La Fundación Torres-Picón comparte con ustedes esta reseña biográfica, en reconocimiento a la importante  trayectoria y merecidos logros del destacado artista.

Mijaíl BarýshnikovHijo de padres rusos, Barýshnikov nació el 27 de enero de 1948 en Riga, República biográfica Socialista Soviética de Letonia; su padre era oficial del ejército y su madre costurera. A los doce años, en 1960, mismo año en que murió su madre, ingresó en la Escuela de Ballet del Teatro de la Ópera de Riga, admisión que había solicitado un año antes. Allí aprendió francés y, aunque inicialmente esperaba convertirse en pianista, finalmente eligió la carrera de bailarín.

En 1963 ingresó en la famosa Academia Vagánova de Ballet de Leningrado (hoy San Petersburgo), donde estudió bajo la guía del célebre maestro de ballet Aleksandr Pushkin. Al graduarse, en 1966 se incorporó al Ballet Kírov en Leningrado, con el que debutó como solista en Giselle. En el mismo año obtuvo la medalla de oro en el certamen internacional de ballet de Varna, Bulgaria.

En 1965, con apenas dos años de carrera, recibió su primer papel protagónico en Goryanka, de Oleg Vinográdov, especialmente creado para él; además, ganó la medalla de oro en la primera competición de ballet de Moscú y el premio Nizhinski, y se convirtió en el bailarín más joven al que se le haya conferido el Premio del Estado al Mérito de la U.R.S.S.

Junto a Irina Kolpakova protagonizó ballets como La bella durmiente, El cascanueces, Giselle, Coppélia, La llama de París, y Don Quijote; coreografió y protagonizó Vestris en 1969, y Creación del mundo en 1971, obra satírica en la que personificó a Adán, con Kolpakova como Eva.

En Leningrado conoció al coreógrafo francés Roland Petit, quien lo invitó a tomar parte en una gira por Canadá en 1974, durante la cual, estando en Toronto, pidió asilo político; allí participó en una presentación televisada de La Sílfide con el Ballet Nacional de Canadá. De ahí pasó a los Estados Unidos, donde se desempeñó como bailarín principal del American Ballet Theatre (ABT) entre 1974 y 1979, con Gelsey Kirkland como pareja; bailó también con el New York City Ballet del coreógrafo ruso, nacionalizado estadounidense, George Balanchine, además de efectuar varias giras internacionales con diversas compañías.

Debutó en el cine en 1977 en la película Paso decisivo, por la cual fue nominado al Oscar; en 1985 protagonizó Noches blancas, coreografiada por Twyla Tharp, y en 1987 participó en Dancers. En 1976 hizo su debut en televisión, bailando en el programa In Performance Live from Wolf Trap de la PBS. En la Navidad de 1977 la cadena CBS estrenó el ballet clásico de Tchaikovski El cascanueces, estelarizado por Barýshnikov, una de las dos únicas versiones nominadas al Emmy y la más vista y aplaudida hasta el presente. Más tarde participó en dos programas especiales de la cadena ABC, en los que bailó música de Broadway y de Hollywood, respectivamente, los cuales fueron galardonados con el premio Emmy. En 1980 regresó al ABT, donde permaneció diez años como bailarín y director artístico, y con el cual realizó varias presentaciones en Live from Lincoln Center y Great Performances durante las décadas de los años 70 y los 80. En 1986 adquirió la ciudadanía estadounidense.

En lo personal, entre 1976 y 1982 mantuvo una relación amorosa con la actriz Jessica Lange, de la cual nació una hija, Alexandra, en 1981. Posteriormente inició una nueva relación con la exbailarina Lisa Rinehart, con quien se casó en 2006 y tuvieron tres hijos, Sofía, Anna y Peter.

Diversos cambios sucedieron en la vida de Barýshnikov durante la última década del pasado siglo: además de intervenir en nuevas producciones cinematográficas como Company Business, con Gene Hackman en 1991, inició su faceta de empresario con el lanzamiento de sus líneas de perfume y de ropa para baile, pero el cambio más significativo fue su decisión de dejar atrás el ballet clásico e incursionar en la danza moderna con la creación de la compañía White Oak Dance Project, en la cual se desempeñó como director artístico desde 1990 hasta 2002; posteriormente, en el año 2004, inauguró su Centro de las Artes Barýshnikov en Nueva York

En 2006, emprendió una gira por los Estados Unidos y España junto a la compañía Hell’s Kitchen Dance, patrocinada por el Centro de las Artes Barýshnikov. En noviembre de ese mismo año, intervino en una emisión de la serie Iconoclastas, del canal Sundance.

En el mes de agosto de 2007 interpretó la coreografía del sueco Mats Ek Ställe (Lugar) en la Dansens Hus, Estocolmo.

Asimismo, encarnó a Aleksandr Petrovsky, pareja de Carrie Bradshaw, interpretada por la actriz Sarah Jessica Parker, en la última temporada de la serie estadounidense Sexo en Nueva York.

Mijaíl Barýshnikov ha recibido numerosos premios y distinciones, entre los cuales destacan la Medalla Nacional de las Artes, varios Premios Emmy, el Premio John F. Kennedy Center en diciembre de 2000, la Medalla Nacional de las Artes, también en 2000, el Praemium Imperiale en el 2017. Igualmente ha recibido tres Doctorados de Honor: por la New York University el 11 de mayo de 2006, por el Conservatorio Shenandoah de la Universidad de Shenandoah el 28 de septiembre de 2007 y por la Monclaire State University el 23 de mayo de 2008; así mismo es Miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias.

El presidente y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, al compartir y difundir esta nota, tuvo palabras de reconocimiento a la trayectoria y logros del muy destacado artista.

FTP