Orquestra da Escola de Altos Estudos Musicais ofreció concierto por los niños de Aldeas Infantiles

Pedro J Torres Blog Orchestra

La música deleita, la música inspira, a través de la música se pueden expresar los más elevados sentimientos, y la música también permite transmitir solidaridad y ofrecer ayuda a quienes la necesitan, tal como sucedió el sábado 16 de marzo en el Teatro Afundación de la ciudad gallega de Vigo, donde la Orquestra da Escola de Altos Estudos Musicais (EAEM) ofreció un recital de música clásica cuya recaudación fue destinada a beneficio de Aldeas Infantiles SOS Galicia, una institución dedicada a apoyar la infancia. Posteriormente, el domingo 17, el mismo concierto fue ofrecido en el auditorio de la Escola, en su sede de Santiago de Compostela, esta vez con entrada gratuita; compartió la Fundación Torres-Picón.

La Escola de Altos Estudos Musicais es un conservatorio que ofrece formación profesional a jóvenes músicos de toda la comunidad autónoma española de Galicia; su Orquestra está conformada por estudiantes del curso de Especialización Instrumental del instituto que tocan violín, viola, violonchello, contrabajo, flauta, oboe, clarinete, fagot, trompa, trompeta, trombón y percusión. Estudiantes de otros conservatorios de Galicia fueron invitados a integrarse a la agrupación para este concierto benéfico, el cual fue dirigido por el maestre compostelano Maximino Zumalave, director asociado de la Escola de Altos Estudos Musicais y de la Real Filharmonía de Galicia.

En ambas veladas, el concierto se inició con la Sinfonía nº 104 Londres, del compositor austríaco Franz Joseph Haydn (1732-1809), una de las figuras más influyentes en el desarrollo de la música del clasicismo y considerado como “padre de la sinfonía”; esta pieza, la última de una serie de doce llamadas Sinfonías de Londres, que el autor compuso para el público de esta ciudad, fue igualmente su última sinfonía.

La segunda y a la vez obra de cierre del programa fue la Sinfonía Inacabada, del también compositor austríaco Franz Schubert (1797-1828), cuyas Lieder (canciones para voz solista y piano basadas en poemas alemanes) son algunas de las obras maestras de este género, y cuyos trabajos instrumentales constituyen un puente entre el clasicismo y el romanticismo del siglo XIX. La Sinfonía Inacabada, descubierta varios años después de la muerte de Schubert, es denominada así porque consta sólo de dos movimientos, aunque algunos especialistas opinan que se trata de una obra completa, porque el autor nunca dio señales de que pensara alargarla.

Aldeas Infantiles SOS Galicia es parte de Aldeas Infantiles SOS de España, una organización no gubernamental cuyo objetivo primordial es la integración tanto familiar como social de niños en situación de desamparo, ofreciéndoles una formación sólida a fin de que se conviertan y, sobre todo, que se sientan, ciudadanos independientes y útiles para la sociedad. En la institución se les ofrece un entorno familiar protector y afectivo, organizado como un hogar familiar en el cual conviven de cinco a seis niños de diferentes edades, principalmente grupos de hermanos, bajo el cuidado de una educadora responsable de hogar, una madre SOS, la cual recibe la asistencia de educadores de apoyo.

En la Fundación Torres-Picón aplaudimos las sinergias y coincidencias que se dan entre el arte y el trabajo social, especialmente cuando se trata de favorecer a los más pequeños en estado de vulnerabilidad, señalo Pedro J. Torres, presidente y vocero de la FTP.

GF/FTP

Ballet de San Petersburgo, fiel expresión del ballet clásico ruso

Pedro J Torres Ballet Russian

El ballet es una forma de danza teatral que surgió en Italia durante el Renacimiento; más tarde durante el reinado de Luis XIV “el Rey Sol”, el arte de la danza se introdujo en la corte francesa, donde se perfeccionó y se profesionalizó; de hecho, el lenguaje internacional del ballet es el francés, ya que fue en ese país donde los pasos fueron denominados y codificados por primera vez. Y sin embargo, al hablar de ballet, invariablemente entre las primeras ideas e imágenes en que pensamos surge el ballet ruso; comenta y comparte la Fundación Torres-Picón.

Una explicación de esta estrecha asociación entre Rusia y el ballet la ofrece Manushkin Alessandri, director artístico del Ballet de San Petersburgo: “Es una cuestión de historia, de orgullo nacional y de devoción a los héroes. Cada región tiene su propio baile folclórico, y durante la Edad Media los siervos del baile eran quienes recreaban a los nobles rusos. Posteriormente, entre los siglos XVII y XVIII, cuando Rusia comenzó a interesarse en las manifestaciones artísticas de Europa Occidental, el ballet desplazó a las danzas folclóricas. Hay algo característicamente ruso en cómo el país se fue adentrando en el mundo del ballet: los poderosos líderes rusos decidieron hacer del ballet una forma de arte rusa, por medio de la planificación y una hábil utilización de los recursos. El estilo único del ballet ruso contribuye a su perenne popularidad. Muchos críticos reprochan, algunos incluso con extrema dureza, que las compañías de baile rusas se afincan en las habilidades físicas de los bailarines, incluso en detrimento de la exquisitez y la expresión artística”.

Fiel a esta tradición, no obstante ser una compañía relativamente joven, es el Ballet de San Petersburgo, el cual fue creado en 1990 por Alexander Bruskin, un ex solista del Teatro Mariinski, antiguamente conocido como Teatro de Ópera y Ballet Kírov y como Academia Nacional de Ópera y Ballet; Bruskin buscaba crear una compañía de ballet que mantuviera las tradiciones del ballet clásico ruso. “Nuestro objetivo siempre es el de conservar la tradición del clásico ballet ruso, por ende la técnica y la disciplina son las mismas que se usaron siempre en Rusia. El ballet ruso, con toda su gracia y figuración, es un reflejo del alma rusa y el sueño eterno de la perfección”, explica Manushkin.

En el presente, Manushkin comparte la dirección del Ballet de San Petersburgo con Ludmila Bráguina, directora general de ballet desde 1991, bajo cuya responsabilidad se ha llevado a cabo la organización y montaje de, hasta ahora, “cinco mil funciones del repertorio clásico ruso en el Teatro Hermitage de San Petersburgo y más de treinta giras internacionales alrededor del mundo”.

Todos los bailarines que han formado parte del elenco de la compañía a lo largo de su historia han sido egresados de la Academia de Vaganova, hoy Teatro Mariinski, la cual con unos tres siglos de existencia es una de las más antiguas y afamadas escuelas de ballet del mundo. Ingresar a esta escuela no es fácil, cada año se presentan más de tres mil aspirantes, de los cuales sólo unos sesenta son admitidos; actualmente cuenta con trescientos alumnos provenientes de todo el mundo, formados bajo la guía de setenta y cinco profesores. En sus salones estudiaron alguna vez estrellas del ballet como Rudolf Nureyev, entre 1955 y 1958, Mijaíl Baryshnikov, entre 1963 y 1966, ambos como alumnos del gran Aleksandr Pushkin, al igual que el creador del Ballet de San Petersburgo, Alexander Bruskin, todos solistas del Ballet de Kírov.

Para Pedro J. Torres, directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón, esta nota explica con grandilocuencia, el porqué del exquisito ballet clásico ruso.

FTP

Música clásica, en vivo, dentro de Mercado Popular

Por lo general, para disfrutar de un concierto de música clásica se debe concurrir a una sala de conciertos o a un teatro, en ocasiones también es posible deleitarse con este tipo de espectáculo en un espacio abierto, como una plaza o un parque, o incluso a través de los medios de comunicación audiovisual; pero lo que resulta inesperado y tremendamente creativo es el poder presenciar el recital de una orquesta sinfónica en los pasillos de un mercado popular. Conozcamos esta nota compartida por nuestra Fundación Torres-Picón, refirió Pedro J. Torres.

Esta inusual y feliz ocurrencia sucedió cuando la Orquesta Sinfónica Nacional ofreció el recital “Popular Classics” en los pasillos del Mercado 4 de Asunción, Paraguay, como parte de las actividades de celebración del décimo aniversario de la fundación Lazos de Cultura Elena Ammatuna.

Noemí Báez, miembro de la Comisión Directiva de esa Institución señaló: “El objetivo era continuar con el propósito de Elena Ammatuna, quien fuera una destacada pianista, hacer llegar las distintas manifestaciones culturales a todos los rincones de Paraguay”.

Las imágenes del singular evento en el que la OSN obsequió a los presentes con un variado repertorio en el Mercado, así como las de la presentación en la que sus trabajadores tomaron parte en el teatro del Hotel Guaraní, quedaron registradas en audiovisual que se destinará a las redes sociales, para todo el público.

“En este caso queríamos mostrar la parte más atractiva y emocionante de la música clásica, para ello generamos una experiencia sorpresa en el Mercado 4 de Asunción, donde se encuentra el Paraguay más auténtico y popular. Gracias a la Orquesta Sinfónica Nacional pudimos reinterpretar la música que normalmente se escucha en las radios del mercado con instrumentos clásicos y despertar la curiosidad de la gente, para más tarde, acudir al Teatro Guaraní y vivir su primer contacto frente a una Orquesta de música clásica compuesta por sesenta músicos de primer nivel. Sin duda, un mundo que dejó de ser ajeno y se volvió inolvidable”, explicó Álvaro Martínez, director general creativo de la publicitaria Mass.

Expresaron los organizadores del evento que la reacción de la gente en el lugar fue sumamente positiva. “En el mercado la gente se sorprendió en un primer momento, pero luego sonrió, aplaudió y hasta bailó celebrando esta nueva expresión artística en pleno Mercado 4. En el Teatro Guaraní la emoción se vivió a flor de piel, solo si has estado frente a la OSN se sabe el verdadero poder y estímulo que la música clásica es capaz de lograr”, agregó Martínez.

“Desde la Fundación Torres-Picón aplaudimos la coincidencia creativa y vocación por la masificación, con el trabajo musical y cultural de alto nivel. Sin lugar a dudas, una experiencia que debería replicarse en muchas otras ciudades” dijo el directivo y portavoz de la FTP.

GF/FTP