La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción, Chile, inició su temporada 2018

Pedro-J-Torres-Jose-La-Orquesta-Sinfonica

Con un repertorio ecléctico que incluyó obras de Mendelssohn, Pinto d’Aguiar y Dvorák, el pasado sábado 14 de abril la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción (UdeC), en Concepción, Chile, celebró el primer concierto de su temporada 2018 en el Teatro UdeC, bajo la dirección de maestro Francisco Rettig, actual Director Principal Asociado y Consejero Artístico de la Sinfónica UdeC durante el período 2018-2019; compartió y comentó la Fundación Torres-Picón.

El concierto inaugural de la temporada dio inicio con Snow Storm—Steam-Boat off a Harbour’s Mouth, del compositor chileno Felipe Pinto d’Aguiar. Esta pieza fue seleccionada en el año 2012 en la Segunda Convocatoria para el Estreno de Obras de Compositores Nacionales, iniciativa llevada adelante por la Corporación Cultural Universidad de Concepción (Corcudec).

En palabras de Rettig, la obra de Pinto d’Aguiar es “una muestra del lenguaje contemporáneo de la música docta y que evidentemente hay que conocer, es importante mostrarle al público el acontecer de la música clásica, qué es lo que está pasando. No es fácil que una orquesta toque composiciones de autores que recién están empezando”.

En este primer concierto destacó en forma muy especial la actuación del violinista norteamericano James Buswell, quien a continuación participó como solista interpretando la obra Concierto para violín, opus 64, de Felix Mendelssohn; posteriormente Buswell encabezó el primer concierto de cámara el pasado jueves 19. Antes de estos recitales, el violinista norteamericano había llevado a cabo una masterclass. “Es una idea estupenda, ya que, normalmente, los solistas llegan unos días antes de los conciertos o el mismo día de la presentación. Es bueno porque una persona además de tocar para el público puede ser un aporte mayor a través de un curso o un taller, y no sólo dirigido a las personas que integran la orquesta”, expresó el director Rettig.

Para el cierre de esta presentación, la Sinfónica interpretó la Sinfonía N° 6, del compositor checo Antonín Dvorák; de la cual expresó el director, “lo pesado del concierto es esta sinfonía, ciertamente, densa y más bien contundente”. Según Rettig, la complejidad y extensión de la obra sirvió de valioso recurso de “entrenamiento” individual durante los ensayos. “Para mí es el punto mínimo de partida, y no solamente aquí, sino en todas partes. Que estén todas las notas, y eso estaba claro desde el primer ensayo”, señaló.

Tal es la impronta que, como Director Principal Asociado, Rettig ha querido dejar grabada en la orquesta; “desde mi perspectiva, la única manera en que la música puede trascender es a través del sonido, y tengo especial cuidado con eso. No podemos dejar de producir un sonido que sea interesante, adecuado, a veces hay cosas muy cubiertas porque otros están tocando muy alto. Creo que habrá un progreso muy grande en este sentido, es lo que se llama ‘rango dinámico’”, explicó.

El portavoz y presidente de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, saludó este magnífico inicio de temporada y recordó la importante apuesta cultural, de significación internacional, que representa la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción.

FTP