Coro Polifónico de Cipolletti celebró sus cincuenta años con recital en el Círculo Italiano

Pedro J Torres Choir Celebrating

 

Hace cincuenta años, para ser más exactos el 24 de septiembre de 1967, nació el Coro Polifónico de Cipolletti, conformado por profesionales, empleados, estudiantes y vecinos de la ciudad de Cipolleti, en la Patagonia argentina, todos unidos por un afecto y vocación común, el amor al canto y a la música; en sus inicios, el coro sólo interpretaba música clásica, pero con el correr del tiempo el grupo ha ampliado sus fronteras artísticas, y hoy la música popular y el tango forman parte de su repertorio. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón con fines de divulgación artística y cultural.

Así, con medio siglo de existencia, el Coro Polifónico se ha convertido en un referente cultural de la ciudad, llevan a cabo su trabajo con dedicación y compromiso, y lo hacen literalmente “por amor al arte” ya que ninguno de ellos percibe remuneración alguna por su esfuerzo, lo que no les impide dar todo de sí y aspirar a crecer y alcanzar nuevas metas.

El pasado sábado 28 de octubre el coro celebró su quincuagésimo aniversario con un concierto especial que tuvo lugar en la sede del Círculo Italiano, en el marco de una serie de festividades que dieron inicio con una presentación en la Feria del Libro de Cipolletti y en la de la vecina ciudad de Cinco Saltos, y culminará a fin de año, en una misa criolla que agrupará a coros de toda la provincia de Río Negro, según informó Ana María Ginnobili, integrante y presidenta de la asociación.

Como invitados a este concierto aniversarios participaron el Sexteto de Tango de Río Negro, el cual forma parte de la Orquesta Filarmónica, así como los destacados músicos Juan Carlos Cuacci, Inés Rinaldi, Daniel Sánchez y Miguel Couto, y como director estuvo presente el músico y compositor Miguel Ángel Barcos, reconocido internacionalmente como embajador y concertista de tango.

“Nosotros estamos muy agradecidos con toda la comunidad valletana, que es incondicional y nos acompaña a todos lados”, expresó Ginnobili. “Uno siempre espera los aplausos del espectador, porque eso hace que sigamos apostando a esto y que sigamos cantando”.

La Fundación Torres-Picón saluda a Cipolletti y a su buen coro, y los considera referentes y magnífico ejemplo para lo que se podría replicar y emular en muchos otros lugares en favor de la cultura y las artes, señaló Pedro J. Torres, vocero y presidente de la FTP.

GF/FTP