Coro Polifónico de Cipolletti celebró sus cincuenta años con recital en el Círculo Italiano

Pedro J Torres Choir Celebrating

 

Hace cincuenta años, para ser más exactos el 24 de septiembre de 1967, nació el Coro Polifónico de Cipolletti, conformado por profesionales, empleados, estudiantes y vecinos de la ciudad de Cipolleti, en la Patagonia argentina, todos unidos por un afecto y vocación común, el amor al canto y a la música; en sus inicios, el coro sólo interpretaba música clásica, pero con el correr del tiempo el grupo ha ampliado sus fronteras artísticas, y hoy la música popular y el tango forman parte de su repertorio. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón con fines de divulgación artística y cultural.

Así, con medio siglo de existencia, el Coro Polifónico se ha convertido en un referente cultural de la ciudad, llevan a cabo su trabajo con dedicación y compromiso, y lo hacen literalmente “por amor al arte” ya que ninguno de ellos percibe remuneración alguna por su esfuerzo, lo que no les impide dar todo de sí y aspirar a crecer y alcanzar nuevas metas.

El pasado sábado 28 de octubre el coro celebró su quincuagésimo aniversario con un concierto especial que tuvo lugar en la sede del Círculo Italiano, en el marco de una serie de festividades que dieron inicio con una presentación en la Feria del Libro de Cipolletti y en la de la vecina ciudad de Cinco Saltos, y culminará a fin de año, en una misa criolla que agrupará a coros de toda la provincia de Río Negro, según informó Ana María Ginnobili, integrante y presidenta de la asociación.

Como invitados a este concierto aniversarios participaron el Sexteto de Tango de Río Negro, el cual forma parte de la Orquesta Filarmónica, así como los destacados músicos Juan Carlos Cuacci, Inés Rinaldi, Daniel Sánchez y Miguel Couto, y como director estuvo presente el músico y compositor Miguel Ángel Barcos, reconocido internacionalmente como embajador y concertista de tango.

“Nosotros estamos muy agradecidos con toda la comunidad valletana, que es incondicional y nos acompaña a todos lados”, expresó Ginnobili. “Uno siempre espera los aplausos del espectador, porque eso hace que sigamos apostando a esto y que sigamos cantando”.

La Fundación Torres-Picón saluda a Cipolletti y a su buen coro, y los considera referentes y magnífico ejemplo para lo que se podría replicar y emular en muchos otros lugares en favor de la cultura y las artes, señaló Pedro J. Torres, vocero y presidente de la FTP.

GF/FTP

Llega a Republica Dominicana “La Bayadera”, de la mano del Ballet Clásico Alina Abreu

Pedro J Torres La Bayadera Returns to DR

 

El fin de semana entre el viernes 13 y el domingo 15 de octubre ha sido un momento muy especial para la danza clásica en República Dominicana, ya que por primera vez en el país se presentó el ballet clásico La Bayadera, una obra creada en 1877 por el célebre coreógrafo y bailarín francés Marius Petipa, con un libreto de Sergei Kuhdekov, escritor, dramaturgo e historiador de ballet ruso, basado en dos dramas del poeta y dramaturgo hindú Kalidasa, quien vivió entre los siglos IV y V de nuestra era; informa y comenta la Fundación Torres-Picón.

El lugar del evento fue la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito en Santo Domingo y la puesta en escena estuvo a cargo del Ballet Clásico Alina Abreu, conjuntamente con la Fundación Pro Danza.

Pedro J Torres with Jane

Pedro J. Torres along with Jane Fonda, famous international activist for healthy habits. Culture and the arts contribute to human well-being.

La Fundación Pro Danza es una ONG que tiene a su cargo la puesta en marcha de diversos proyectos culturales e intercambios artísticos orientados al desarrollo y expansión de la danza tanto nacional como internacionalmente.

Más de cien artistas componen el elenco que presentó La Bayadera, una obra pocas veces escenificada en nuestro continente dado su elevado nivel de exigencia, tanto en el aspecto técnico como en el estético; con la realización de este evento, República Dominicana se une a Argentina y México, países que han tenido el privilegio de disfrutar plenamente de esta obra del ballet clásico.

La creación de La Bayadera data del Romanticismo, movimiento artístico que dominó en la literatura, la pintura y la música durante el último periodo del siglo XVIII y principios del XIX; en esa época prevalecía la visión idealizada del Oriente como una región llena de magia y misterio, en esa atmósfera era sumamente atrayente la imagen de las bayaderas, jóvenes doncellas hindúes que desde muy niñas eran formadas a través de una estricta disciplina artística especialmente como bailarinas profesionales, las “devadasi”, bailarinas consagradas, para participar en presentaciones de danzas religiosas y ritos sagrados; las bayaderas eran vistas como damas misteriosas, la esencia de la luz y la belleza, que sólo emergían de las sombras para realizar sus danzas rituales.

La expresión “bayadera” proviene del vocablo portugués “bailadeira”, término que utilizaban los navegantes portugueses que llegaron a India en los siglos

 Pedro J. Torres, with former Mexican President Felipe Calderón, both in favor of culture for healthy life


Pedro J. Torres, with former Mexican President Felipe Calderón, both in favor of culture for healthy life

XV y XVI, para referirse a las exóticas bailarinas hindúes.

Así vemos, cómo República Dominicana, también hace parte y aporta al fortalecimiento y difusión en la región, de las manifestaciones artísticas y obras pertenecientes a la cultura clásica universal, señaló Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón.

FTP

En Mendoza, Argentina, celebraron el Día Nacional de la Danza con Giselle

Pedro J Torres National Giselle

 

Como parte de la celebración del Día Nacional de la Danza en Argentina, en una velada doble llevada a cabo los días martes 10 y miércoles 11 de octubre, la Secretaría de Cultura de Mendoza presentó en el teatro Independencia de esa ciudad el ballet clásico Giselle. Dirigido por las maestras María Cristina Hidalgo y Genoveva Sagués, la obra fue interpretada por estrellas del Ballet del Teatro Argentino de La Plata, acompañadas por bailarines mendocinos previamente seleccionados a través de audiciones; informa y comenta la Fundación Torres-Picón.

Los papeles principales de la obra estuvieron a cargo de las figuras invitadas Julieta Paul como Giselle, Juan Bautista Parada como Albretch, duque de Silesia, y con Agustina Verde y Esteban Schenone ejecutando el Pas de Paysan, todos del Ballet del Teatro Argentino de La Plata, en tanto que el rol de Hilarión fue interpretado por el mendocino Emiliano Ovejero, del Ballet de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

La bailarina Paloma Riveros asumió el papel de Bathilde, la Duquesa, y también se hizo cargo de la reposición y adaptación coreográfica; la puesta en escena correspondió a María Cristina Hidalgo; la escenografía fue una cortesía del Ballet de la Provincia de Salta, con montaje de Julio García y Daniel Cortez, y el vestuario fue una adaptación de Yanina Di Munno, con tocados de Humberto y Paloma Riveros.

El ballet clásico Giselle narra la historia de la doncella que muere de amor y locura cuando descubre el engaño del hombre que ama; constituye una de las obras maestras del romanticismo y fue estrenado en la Ópera de París en 1841, con música de Adolphe Adam y Buugmuller, la coreografía original fue de Jean Coralli y, probablemente, de Jules Perrot, con un argumento escrito por Jules Vernoy y Teóphile Gautier.

Giselle es una de las obras fundamentales del ballet clásico, tanto por el enfoque de los ideales del romanticismo como por el empleo de la más refinada técnica teatral del siglo XIX; es una pieza en dos actos y se basa en una antigua leyenda según la cual las doncellas que mueren antes de su boda en ciertas noches emergen de sus tumbas, y si en ese momento un hombre se encuentra cerca, es condenado a bailar hasta morir.

La Fundación Torres-Picón se hace partícipe de la celebración del día nacional argentino de la danza y aplaude la iniciativa y liderazgo cultural, que en la disciplina viene robusteciendo la ciudad de Mendoza, señaló Pedro J. Torres, presidente y vocero de la institución.

FTP

De nuevo se inició el ciclo “Música en el Paraninfo Enrique Díaz de León” del CUAAD en Guadalajara

Pedro J Torres Guadalajara Leon

Con un repertorio variado que abarcó obras de diversos compositores, de estilos diferentes y distintas nacionalidades, el pasado viernes 6 de octubre la Orquesta de Cámara Higinio Ruvalcaba reactivó el ciclo “Música en el Paraninfo Enrique Díaz de León” del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), Centro Temático de la Universidad de Guadalajara en el estado de Jalisco, México, bajo la dirección de los violinistas concertistas Vladimir Milchtein y Konstantin Zioumbilov, docentes del Departamento de Música de esta universidad; informa y comparte la Fundación Torres-Picón.

Pedro J Torres with Arnold Lehman


Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.

El programa del concierto incluyó piezas de algunos de los más célebres músicos, como el compositor clásico austriaco Wolfgang A. Mozart, el compositor y violinista italiano Antonio Vivaldi, el pianista y compositor ruso Antón Grigórievich Rubinstein, el compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, así como Isaac Albéniz, uno de los compositores españoles más importantes del siglo XIX, y Domingo Lobato, compositor mexicano y maestro emérito del CUAAD.

Además, los asistentes pudieron disfrutar del Concierto para Clarinete, Orquesta de Cuerdas y Bajo continuo N1 en La Mayor, de Johan Melchior Molter, el cual fue interpretado por primera vez en Guadalajara, según manifestó Vladimir Milchtein, uno de los directores de la orquesta; en esta pieza se contó con la participación del clarinetista Alejandro Moreno, beneficiario del programa Creadores Escénicos con Trayectoria 2017-2019 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Como en cualquier concierto de la Orquesta Higinio Ruvalcaba, también estuvo presente la música mexicana; como explicó Milchtein: “Tocamos piezas de compositores de México, uno que resalta, es Domingo Lobato, quien fue uno de los fundadores de la escuela de compositores de Jalisco, y otro es un joven, Jaime Gómez, que apenas empezó hace pocos años a escribir obras; siempre estamos promoviendo algo de los compositores contemporáneos mexicanos”. Agregó el director que para la orquesta tocar en un escenario como el Paraninfo Enrique Díaz de León es muy importante, “porque es la mejor sala que hay en Guadalajara por su acústica, por su audiencia, gente que viene siempre muy interesada, por eso tratamos de preparar diferentes programas”.

La Orquesta de Cámara Higinio Ruvalcaba fue creada en el año 2007 con la finalidad de ofrecer a jóvenes músicos la oportunidad de formarse y adquirir experiencias que les permitan ingresar a orquestas profesionales, ofrecer conciertos educativos sobre música clásica, así como también difundir la música mexicana. Actualmente la agrupación está compuesta por más de veinte jóvenes músicos, varios de los cuales son alumnos o egresados de la Universidad

Pedro and Gabriel Guerra

The promotion of the arts and prevention in health are fundamental in the integral development of peoples. Pedro J. Torres with former US ambassador In Chile Gabriel Guerra Mondragon

de Guadalajara, a quienes se les exigen los más elevados niveles de calidad.

Guadalajara y México han incorporado a su inventario patrimonial la formación, apego e impulso de la música clásica; lo cual viene constituyendo un importante referente cultural en toda Latinoamérica. Desde la Fundación Torres-Picón, nos enorgullece, informar y compartir su continuidad en esta dirección, expresó Pedro J. Torres, presidente de la institución.

FTP

 

La compañía de danza Che Malambo llevó el baile tradicional argentino al On Stage At Kingsborough

Una explosión de zapateo rítmico, boleadoras, bombos y canto de hombres recios del campo llena el escenario, cuando catorce gauchos de la famosa compañía de danza argentina Che Malambo se han presentado en el On Stage At Kingsborough, del Kingsborough Community College, de Brooklyn, en el marco del Spring Performing Arts Season, un encuentro artístico que cada año convoca a bailarines, músicos, actores de teatro y performers que acuden de todas partes del mundo. La información fue compartida desde la Fundación Torres-Picón, con muy positivos comentarios.

pedro and wife

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres and Pedro J. Torres, lead this foundation that promotes education, arts and prevention in health

El malambo es una danza tradicional argentina cuyos orígenes se remontan al siglo XVII, se trata de un duelo entre hombres de la pampa, quienes se enfrentan probando su agilidad, fuerza y destreza mediante un baile enérgico y varonil; el espectáculo es especialmente llamativo cuando al baile se incorpora el uso de las boleadoras, especie de arma arrojadiza desarrollada por los indígenas, que empleaban para atrapar reses, y a veces hombres, y que en el malambo se utiliza para crear ritmos de particular intensidad.

Esta mágica energía telúrica fue la que cautivó a Gilles Brinas, coreógrafo y bailarín, miembro del Ballet de Lyon y del ballet del Siglo XX de Maurice Béjart; por ello, con la colaboración de Vattimo y Fernando Matoso, bailarines del Ballet Folklórico Nacional de Argentina, y bajo la supervisión de Nidia Viola, ex directora de esa compañía, en el año 2005 creó el grupo de danza Che Malambo, el cual difunde las tradiciones musicales y dancísticas de la pampa argentina, en versión contemporánea, por todos los escenarios del mundo.

Los bailarines que integran la compañía de danza Che Malambo son Federico Arrua, Fernando Castro, Francisco Ciares, Claudio Díaz, Miguel Flores, Federico Gareis, Albanano Jiménez, Walter Kochanowski, Gonzalo Leiva, Facundo Lencina, Gabriel López, Exequiel Maya, Daniel Medina y José Palacio.

Esta actividad habla muy bien -por si sola- del esfuerzo divulgativo de su cultura que hacen los ciudadanos y agrupaciones argentinas, pero también habla muy bien de la receptividad y apertura que se viene teniendo con tales espectáculos y presentaciones por parte de diversos institutos e instituciones, un buen ejemplo es el dado por Kingsborough Community College, en Brooklyn, señaló Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP