Mijaíl Barýshnikov, según la crítica “el bailarín perfecto”

Pedro J Torres Mijail Nikov

Mijaíl Nikoláyevich Barýshnikov, bailarín, coreógrafo, director artístico y actor letonio-soviético; considerado por muchos como el mejor bailarín de ballet del mundo, ha sido calificado por el crítico Clive Barnes como “el bailarín más perfecto que jamás haya visto”. La Fundación Torres-Picón comparte con ustedes esta reseña biográfica, en reconocimiento a la importante  trayectoria y merecidos logros del destacado artista.

Mijaíl BarýshnikovHijo de padres rusos, Barýshnikov nació el 27 de enero de 1948 en Riga, República biográfica Socialista Soviética de Letonia; su padre era oficial del ejército y su madre costurera. A los doce años, en 1960, mismo año en que murió su madre, ingresó en la Escuela de Ballet del Teatro de la Ópera de Riga, admisión que había solicitado un año antes. Allí aprendió francés y, aunque inicialmente esperaba convertirse en pianista, finalmente eligió la carrera de bailarín.

En 1963 ingresó en la famosa Academia Vagánova de Ballet de Leningrado (hoy San Petersburgo), donde estudió bajo la guía del célebre maestro de ballet Aleksandr Pushkin. Al graduarse, en 1966 se incorporó al Ballet Kírov en Leningrado, con el que debutó como solista en Giselle. En el mismo año obtuvo la medalla de oro en el certamen internacional de ballet de Varna, Bulgaria.

En 1965, con apenas dos años de carrera, recibió su primer papel protagónico en Goryanka, de Oleg Vinográdov, especialmente creado para él; además, ganó la medalla de oro en la primera competición de ballet de Moscú y el premio Nizhinski, y se convirtió en el bailarín más joven al que se le haya conferido el Premio del Estado al Mérito de la U.R.S.S.

Junto a Irina Kolpakova protagonizó ballets como La bella durmiente, El cascanueces, Giselle, Coppélia, La llama de París, y Don Quijote; coreografió y protagonizó Vestris en 1969, y Creación del mundo en 1971, obra satírica en la que personificó a Adán, con Kolpakova como Eva.

En Leningrado conoció al coreógrafo francés Roland Petit, quien lo invitó a tomar parte en una gira por Canadá en 1974, durante la cual, estando en Toronto, pidió asilo político; allí participó en una presentación televisada de La Sílfide con el Ballet Nacional de Canadá. De ahí pasó a los Estados Unidos, donde se desempeñó como bailarín principal del American Ballet Theatre (ABT) entre 1974 y 1979, con Gelsey Kirkland como pareja; bailó también con el New York City Ballet del coreógrafo ruso, nacionalizado estadounidense, George Balanchine, además de efectuar varias giras internacionales con diversas compañías.

Debutó en el cine en 1977 en la película Paso decisivo, por la cual fue nominado al Oscar; en 1985 protagonizó Noches blancas, coreografiada por Twyla Tharp, y en 1987 participó en Dancers. En 1976 hizo su debut en televisión, bailando en el programa In Performance Live from Wolf Trap de la PBS. En la Navidad de 1977 la cadena CBS estrenó el ballet clásico de Tchaikovski El cascanueces, estelarizado por Barýshnikov, una de las dos únicas versiones nominadas al Emmy y la más vista y aplaudida hasta el presente. Más tarde participó en dos programas especiales de la cadena ABC, en los que bailó música de Broadway y de Hollywood, respectivamente, los cuales fueron galardonados con el premio Emmy. En 1980 regresó al ABT, donde permaneció diez años como bailarín y director artístico, y con el cual realizó varias presentaciones en Live from Lincoln Center y Great Performances durante las décadas de los años 70 y los 80. En 1986 adquirió la ciudadanía estadounidense.

En lo personal, entre 1976 y 1982 mantuvo una relación amorosa con la actriz Jessica Lange, de la cual nació una hija, Alexandra, en 1981. Posteriormente inició una nueva relación con la exbailarina Lisa Rinehart, con quien se casó en 2006 y tuvieron tres hijos, Sofía, Anna y Peter.

Diversos cambios sucedieron en la vida de Barýshnikov durante la última década del pasado siglo: además de intervenir en nuevas producciones cinematográficas como Company Business, con Gene Hackman en 1991, inició su faceta de empresario con el lanzamiento de sus líneas de perfume y de ropa para baile, pero el cambio más significativo fue su decisión de dejar atrás el ballet clásico e incursionar en la danza moderna con la creación de la compañía White Oak Dance Project, en la cual se desempeñó como director artístico desde 1990 hasta 2002; posteriormente, en el año 2004, inauguró su Centro de las Artes Barýshnikov en Nueva York

En 2006, emprendió una gira por los Estados Unidos y España junto a la compañía Hell’s Kitchen Dance, patrocinada por el Centro de las Artes Barýshnikov. En noviembre de ese mismo año, intervino en una emisión de la serie Iconoclastas, del canal Sundance.

En el mes de agosto de 2007 interpretó la coreografía del sueco Mats Ek Ställe (Lugar) en la Dansens Hus, Estocolmo.

Asimismo, encarnó a Aleksandr Petrovsky, pareja de Carrie Bradshaw, interpretada por la actriz Sarah Jessica Parker, en la última temporada de la serie estadounidense Sexo en Nueva York.

Mijaíl Barýshnikov ha recibido numerosos premios y distinciones, entre los cuales destacan la Medalla Nacional de las Artes, varios Premios Emmy, el Premio John F. Kennedy Center en diciembre de 2000, la Medalla Nacional de las Artes, también en 2000, el Praemium Imperiale en el 2017. Igualmente ha recibido tres Doctorados de Honor: por la New York University el 11 de mayo de 2006, por el Conservatorio Shenandoah de la Universidad de Shenandoah el 28 de septiembre de 2007 y por la Monclaire State University el 23 de mayo de 2008; así mismo es Miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias.

El presidente y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, al compartir y difundir esta nota, tuvo palabras de reconocimiento a la trayectoria y logros del muy destacado artista.

FTP

 

Nuevamente Shen Yun Performing Arts recorre el mundo con la magia de la danza tradicional china

Pedro J Torres Traditional Dance

Una vez más, y como cada año, la compañía Shen Yun Performing Arts, fundada en Nueva York y dedicada a la danza clásica china, considerada entre las mejores del mundo, está realizando una gira mundial, llevando la magia y el exotismo de los bailes de la milenaria China a las principales ciudades de Europa, Asia, Australia, Medio Oriente, América del Norte y Latinoamérica. Esta nota es compartida e impulsada desde la Fundación Torres-Picón.

La compañía Shen Yun, cuyo nombre puede traducirse como “la belleza de los seres divinos al danzar“, está conformada por alrededor de ochenta artistas entre bailarines, una orquesta en vivo, además de los solistas de instrumentos chinos y los cantantes líricos.

Shen Yun Performing Arts es una organización sin fines de lucro, fundada en Nueva York en el año 2006 por un grupo de artistas cuyo objetivo primordial es el de dar nueva vida, a través del arte de la danza, a la espiritualidad de una cultura que se remonta a cinco mil años de historia.

Son estos valores y estas tradiciones los que Shen Yun ha venido recuperando a través de su arte, y desde su creación ha cosechado éxitos, aclamaciones y aplausos en los escenarios en los que se ha presentado en todos los continentes, lo que le ha permitido crecer hasta el punto de conformar cinco compañías de danza que cada año emprenden giras simultáneas alrededor del mundo.

El programa que Shen Yun para esta temporada 2018, totalmente renovado, abarca un conjunto de historias narradas tanto en danza clásica china como en danzas de corte étnico, acompañadas con piezas musicales nuevas y originales, bellamente interpretadas por la Orquesta de Shen Yun, la única orquesta del mundo que permanentemente combina instrumentos occidentales con instrumentos ancestrales chinos, con los que logra sonidos de una musicalidad y armonía admirables; todo esto sin olvidar al selecto grupo de cantantes líricos de Shen Yun, verdaderas estrellas del bel canto, además de los exquisitos decorados y el hermoso vestuario hecho a mano.

Cabe mencionar además que, a diferencia de las danzas clásicas occidentales, las danzas tradicionales chinas guardan una estrecha relación con las artes marciales orientales, lo que les imprime una energía y una explosividad singulares, por una parte, y sin embargo sus movimientos están llenos de gracia, elegancia, delicadeza y expresividad, resultado de una maestría y capacidad técnica insuperables.

Así, en esta temporada la compañía trae para obsequio del público danzas que narran historias y leyendas de la China milenaria, como el clásico Viaje al Oeste, protagonizado por el célebre ‘Rey Mono’, y la verdadera historia de la doncella Mulan, así como historias más contemporáneas.

Entre los numerosos países que Shen Yun Performing Arts visitará durante esta gira se encuentran tres de habla hispana, el primero de los cuales es Argentina, donde se estará presentando entre el 1 y el 11 de marzo en el Teatro Ópera de Buenos Aires; de allí viajará a Europa, para actuar en el Teatro Liceu de Barcelona, España, el 24 y 25 de abril; luego regresará a América para una serie de apariciones en cinco ciudades de México, comenzando por el Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad en Guadalajara, el 28 y el 29 de abril; el Auditorio Metropolitano en Puebla, el 2 de mayo; el Auditorio Nacional de Ciudad de México, entre el 4 y el 6 de mayo, el Teatro Metropolitano de Querétaro, el 8 y el 9 de mayo, finalizando en el Auditorio Pabellón M de Monterrey, entre el 11 y el 13 de mayo.

Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, destacó al compartir la presente información que, la compañía Shen Yun Performing Arts, fundada en la ciudad de Nueva York, es considerada entre las mejores del mundo, y está dedicada creativamente, pero con rigor, a practicar y proyectar la danza tradicional china y su música.

GF/FTP

Bailarina venezolana alcanza segundo lugar en certamen internacional “Ballet Beyond Borders

Pedro J Torres BBB

“Margarita es una lágrima que un querubín derramó, y al caer en hondo piélago en perla se convirtió”, escribió el maestro Inocente Carreño. Margarita es la isla de las perlas, y ha dado una hermosa perla al ballet mundial en la persona de la joven bailarina venezolana Fabiana Piñero, integrante del Ballet de la Mar, de Margarita, estado Nueva Esparta, Venezuela, quien acaba de obtener la segunda presea en la competencia internacional “Ballet Beyond Borders”, la cual tuvo lugar del 9 al 13 del reciente enero, en la ciudad de Missoula, Montana, Estados Unidos, informa la Fundación Torres-Picón y su directivo y vocero Pedro J. Torres.

Ya el año pasado Fabiana había ganado la medalla de Plata en la división A, y una beca, en la novena edición del Grand Prix de la competencia “Danza Activa”, en Panamá, y fue gracias a esa beca que la joven pudo asistir a la competencia en Montana, según comunicó la maestra Martha Ildiko, directora del Ballet de la Mar.

Con un gesto que habla muy bien de su sentido de justicia, amplitud y acercamiento, la directiva del concurso decidió incluir en la competencia a bailarines provenientes de países que atraviesan situaciones difíciles o comprometidas, como problemas políticos, económicos y desastres naturales; con tal propósito abrió un capítulo especial para permitir la inscripción de estos artistas mediante el envío de un video. Así, bailarines de todo el mundo tuvieron la oportunidad de participar en este especial evento, en el cual Fabiana Piñero presentó una interpretación de la variación Noches de Walpurgis, del V acto de la famosa ópera “Fausto” de Gounod, basada en el texto original del escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe.Fabiana Piñero, integrante del Ballet de la Mar, alcanzó el 2do lugar en la competencia internacional “Ballet Beyond Borders” celebrada del 9 al 13 de enero del 2018, en Missoula, Montana (1)

La responsabilidad de evaluar la actuación de los participantes recayó en la celebérrima y emblemática bailarina Michaela de Prince, una joven nacida en Sierra Leona, en medio de la guerra, que se sobrepuso a la adversidad y se convirtió en una extraordinaria estrella del ballet. De Prince, luego de evaluar la participación de la joven margariteña, expresó: “Me gustaría darle a Fabiana Piñero el segundo lugar. Tan pronto como salió al escenario, captó mi total atención. Su técnica y arte fueron maravillosos. Realmente jugó con música y parecía estarla pasando de maravilla. Fue una gran oportunidad para ella mostrar lo que tiene para ofrecer. Espero verla crecer. Felicitaciones”.

El presidente de la Fundación Torres-Picón, se sumó a las felicitaciones, y destacó el buen desempeño de la novel bailarina venezolana. Asimismo indicó Pedro J. Torres que, demostraba calidad humana la decisión de la directiva del concurso, al incluirse en la competencia a bailarines provenientes de países que atraviesan situaciones difíciles.

Video de la presentación de Fabiana Piñero:

 

GF/FTP

Celebrada en San José de Costa Rica la Primera Jornada Internacional de la Música

 

Pedro J Torres Celebrate International Music

El mes de febrero tuvo un inicio musical en la comunidad de La Carpio, en San José de Costa Rica, donde estudiantes de música provenientes de todas las provincias del país, así como profesores de academias y universidades se dieron cita en esta comunidad para celebrar la primera Jornada Internacional de la Música, organizada por la Fundación Sistema Integral para la Formación Artística e Inclusión Social (SIFAIS). Comenta y comparte Pedro J. Torres.

El encuentro comenzó con un campamento internacional de verano para cuerdas, el cual tuvo lugar entre el lunes 29 enero y el sábado 3 de febrero en las instalaciones de SIFAIS; se trató de un campamento intensivo para la Camerata de Luz SIFAIS y músicos de La Carpio, el cual contó con la presencia de un invitado internacional, el director italiano Alessandro Bares, así como con la de la violinista costarricense, Grace Marín, profesora de la carrera de Violín de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El campamento finalizó el sábado 3 con un concierto abierto al público en forma gratuita, el cual fue ofrecido por la Camerata de Luz en el Auditorio del Museo de

Pedro J Torres and Wife at Table


Pedro J. Torres and his wife Blanca Cecilia Picón Febres de Torres, invite to support the preventive actions of obesity and to promote arts and culture among children and young people.

Jade Precolombino, en el centro de San José; el repertorio de este recital incluyó piezas como el Concierto para Violín en Fa Menor, El Invierno, de Antonio Vivaldi; la Sinfonía de los Juguetes del compositor Sigmund Romberg, la cual fue interpretada por primera vez en el país; el célebre vals de la Suite de Jazz nº 2 de Dmitri Shostakovich y la Suite nº 1 de Peer Gynt de Edvard Grieg.

“La Camerata de Luz se ha convertido en un gran ejemplo de superación por su notorio avance en tan poco tiempo. Este ensamble se ha presentado en diversos lugares como el Teatro Nacional, el Teatro Popular Melico Salazar, el Auditorio Nacional, el Auditorio Clodomiro Picado, el Park Inn, el Tennis Club; además, realizó una gira musical en el teatro Rubén Darío de Nicaragua” señaló Andrei Montero, director musical de SIFAIS.

Posteriormente, el martes 6 y miércoles 7 de febrero se llevó a cabo el primer Taller Internacional de Formación Musical Cuevadeluz para profesores y asistentes de cuerdas, organizado por SIFAIS en coordinación con la Fundación para el Avance de Educación de Cuerdas (FASE) y el cuarteto de música clásica Sound Impact, ambos procedentes de los Estados Unidos.

Este taller fue dirigido a estudiantes avanzados y docentes de la mayor parte de las escuelas de música de todo el país, entre ellos profesores de la Universidad Nacional, Universidad de Costa Rica, Instituto Nacional de la Música, Sistema Nacional de Educación Musical, escuelas municipales y escuelas privadas.

En el evento también estuvieron presentes Debra Lyle, Directora Ejecutiva de FASE, Danielle Cho, co-fundadora del cuarteto Sound Impact y Juan Jaramillo, miembro del cuarteto, quienes se encargaron de dar a los presentes una capacitación para el manejo de clases grupales y calentamientos básicos a partir de una metodología pedagógica de enseñanza musical denominada método Bornoff.

Pedro Torres and Jane Fonda

In all of America, as in other continents, there are good initiatives and commitment to culture, arts and health promotion, but we must persist, says Pedro J. Torres

El presidente y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, que realiza labores de divulgación preventiva, basadas en extender el alcance informativo de la opinión de expertos y estudios o investigaciones científicas relacionadas con la salud infantil y juvenil, así como comprometida en promover el arte, la cultura y la educación como herramientas para la superación personal, dijo que iniciativas como esta, llevada a cabo en Costa Rica, aportan y suman mucho más allá de la cultura: son ejecutorias de muy positivo impacto social que deben ser aplaudidas y difundidas para que se repliquen o inspiren en otros lugares.

GF/FTP

El Cascanueces, una tradición navideña tan venezolana como la hallaca

Pedro J Torres The Nutcracker

Llegó y pasó diciembre en Venezuela, y con ese mes una vez más El Cascanueces, el montaje de tan célebre obra, informó la Fundación Torres-Picón.

Desde su primera presentación en Caracas, El Cascanueces se ha convertido en parte inseparable de la navidad venezolana, es por eso que nuevamente este año el Teatro Teresa Carreño ofreció al público este hermoso ballet, desde el sábado 9 al martes 19 de diciembre tuvo lugar con entradas totalmente agotadas.

El Cascanueces es un ballet clásico, obra del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, inspirado en la adaptación que el escritor francés Alejandro Dumas (padre) realizara de un cuento original del escritor y compositor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann; esta obra constituye, junto a El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente, la trilogía de ballets de Tchaikovsky que toda persona amante de este arte debe ver por lo menos una vez en la vida. El Cascanueces fue estrenado en San Petersburgo el 18 de diciembre de 1892 y su coreografía original fue realizada por Marius Petipa y Lev Ivanov.

La primera compañía que presentó El Cascanueces en Venezuela fue el Ballet Metropolitano, bajo la dirección de Keyla Ermecheo y la coreografía de Héctor Zaraspe, en 1984. Posteriormente, el 7 de diciembre de 1996, se estrenó en el Teatro Teresa Carreño una nueva versión con coreografía del recordado Vicente Nebrada y es hasta el momento el único espectáculo que se ha presentado cada año, en forma ininterrumpida, en la principal sala de teatros del país, con un éxito de taquilla que ha registrado un lleno total en cada función.

La masiva asistencia a este espectáculo se debe principalmente a que se trata de un clásico del arte universal con una magnífica puesta en escena, obra de un maestro como lo fue Vicente Nebrada, quien supo actualizar el típico ballet clásico enriqueciéndolo con escenografía, vestuario, iluminación y efectos especiales de pirotecnia y sonido, a fin de renovarlo y hacerlo aún más atractivo para el público de la actualidad; esto, sumado a la magistral interpretación de la música de Tchaikovsky que ofreció la Orquesta Sinfónica Venezuela, dirigida esta vez por los maestros Alfonso López desde el sábado 9 hasta el jueves 14, y Rodolfo Saglimbeni del viernes 15 al martes 19 de diciembre, y a la excelente expresión histriónica de los bailarines del Ballet Teresa Carreño. El Cascanueces es un espectáculo que atrae no sólo a los conocedores del ballet sino también al público en general.

Este año el elenco del ballet fue renovado con la creación de Ballet Juvenil Teresa Carreño, un cuerpo de baile integrado por cuarenta jóvenes bailarines cuidadosamente seleccionados tras numerosas audiciones realizadas en todo el país, según informó la maestra Rita Dordelly, directora artística de la producción. De esta manera, la puesta en escena ofrecida para esta temporada contó con más de ciento cuarenta bailarines, entre los cuales, junto a los cuarenta del Ballet Juvenil, estaban treinta y ocho bailarines de la compañía estable del Teresa Carreño y casi setenta  formados en la Escuela Danza Caracas y el Ballet Clásico Rita Dordelly.

Como bien decía Nebrada, al público venezolano le agradan los espectáculos que cuentan una historia; por eso los ballets como Romeo y Julieta, Coppelia, El Lago de los Cisnes y El Cascanueces gozan de tanta aceptación. En este caso, la historia fue protagonizada por Clara, una niña de siete años, lo que establece de inmediato una identificación y empatía en el público infantil; por otra parte, los adultos también se ven atraídos por el drama de la lucha entre el bien y el mal y el triunfo del amor, que se integran en el argumento central de toda la obra.

Con tantos años en cartelera se da el caso de que muchos, que de niños fueron a verla con sus padres, ahora han regresado con sus hijos a disfrutar nuevamente de esta obra, convirtiendo a El Cascanueces, la última producción de Vicente Nebrada, en una tradición navideña nacional, cuya permanencia se proyecta por muchos años para el deleite de las generaciones por venir, compartió y comentó la Fundación Torres-Picón, en boca de su directivo y portavoz, Pedro J. Torres.

GF/FTP

 

Puebla se conmovió con Zhaoujun, una historia de amor, sacrificio y patriotismo en la legendaria China, narrada a través de la danza

En el marco de la clausura del Año de la Cultura China en México, fue presentado en Puebla, capital del estado del mismo nombre, un espectáculo cargado de danza, música y drama, basado en la vida de una de las mujeres más trascendentales de aquella milenaria nación. La Fundación Torres-Picón comparte y comenta la información.

Se trata de Zhaojun, un montaje que narra una historia de sacrificio en nombre de la paz. Zhaojun era una hermosa mujer, una de las damas de honor del emperador Yuan; alrededor del año 33 antes de Cristo, una guerra desatada entre varios grupos de la nobleza azotaba China, en ese contexto el emperador Yuan vence a Kukunyié, uno de sus más poderosos adversarios, y para sellar la paz le ofrece en matrimonio a su dama de honor Zhaojun, quien acepta someterse en aras de la terminación de las hostilidades.

Pero la historia de Zhaojun no queda allí: años más tarde, al momento de su muerte, Kukunyié renueva el sacrificio de Zhaojun, condenándola a seguir la tradición huna que la obligaba a casarse con uno de sus hijastros. A fin de evitar que se desatara otra vez la guerra, Zhaojun aceptó este segundo matrimonio, con lo cual nuevamente evitó el conflicto; así comenzó su leyenda y su entrega, considerada una prueba de amor y patriotismo, la transformó en un símbolo que perdura hasta el presente.

Esta historia, convertida en un espectáculo de danza y música que lleva su nombre, Zhaojun, y que ya ha recorrido varios países del mundo, fue la que se presentó en el Complejo Cultural Universitario (CCU) de Puebla, bajo la producción de la Embajada de la República Popular de China en México, el Centro Cultural de China en México, el Grupo de Arte y Entretenimiento de China, la Ópera Nacional y el Teatro Dramático de China, y llevado a México por FR Producciones.

Zhaojun es una obra en cuatro actos en la que participan más de sesenta bailarines, con argumento de Yu Ping, elegantes coreografías de la afamada artista Kong Dexin y música original de Zhang Qu, así como los fastuosos vestuarios creados por Yang Donglin y la llamativa escenografía de Wang Xingang.

Danza y música se fusionan en este espectáculo que reverencia al amor, el sacrificio en favor de la paz y el patriotismo en la China legendaria. Un evento artístico y cultural que conmovió a Puebla y que sella el Año de la Cultura China en México. Desde la Fundación Torres-Picón aplaudimos su realización y feliz término.

GF/FTP

La danza honra a la poesía con homenaje al poeta español Miguel Hernández

Pedro J Torres Poet Miguel

En ocasión de conmemorarse este año el 75º aniversario de la prematura muerte del poeta alicantino Miguel Hernández, el 13 de diciembre se puso en escena un espectáculo de danza titulado Miguel, Luz y Sombra, interpretado por los alumnos de quinto y sexto curso de las especialidades de Danza Clásica, Española y Contemporánea del Conservatorio Profesional de Danza José Espadero en el Teatro Principal de Alicante, organizado por el Ayuntamiento de esta ciudad.

Miguel Hernández nació en Orihuela, Alicante, en 1910 y falleció en 1942, víctima de la tuberculosis, en la prisión de Alicante, encarcelado por su participación activa en la Guerra Civil Española. Poeta y dramaturgo, manifestó en sus obras un profundo sentido de la tragedia y una sensibilidad muy propia del siglo XX, expresados a través de las formas líricas españolas tradicionales. Su poesía se caracteriza por su intenso lirismo; sus poemas tienen como temas principales el amor, la muerte, la guerra y la injusticia, circunstancias que conoció y experimentó intensamente.

Miguel, Luz y Sombra, un espectáculo creado en homenaje al poeta, es una amalgama que transforma en danza la poesía, a través de “las honduras de las palabras y la trascendencia cultural y artística”. Se rinde así un reconocimiento a su figura, a su trascendencia en las letras españolas, a través de un recorrido a lo largo de su vida y su obra, plasmado en danza.

A través de este homenaje, el Ayuntamiento de Alicante se propuso acercar los estudiantes a la figura del poeta y darlo a conocer a las jóvenes generaciones, a fin de “recuperar su memoria y potenciar la obra del autor adentrándose en sus sentimientos y emociones a través de cada ensayo”, como lo ha manifestado Fernando Marcos, edil de Memoria Histórica del Ayuntamiento.

Con el espectáculo Miguel, Luz y Sombra  se pone fin al calendario de actos que el Ayuntamiento de Alicante ha venido llevando a cabo a lo largo del año para recordar los tres cuartos de siglo de la partida del poeta, entre los cuales se destacaron el recital de poesía, el concierto de la Sinfónica Municipal organizado en el ADDA y la exposición en la sala municipal de la Lonja del Pescado.

Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón (FTP), saluda y celebra este tipo de iniciativas, especialmente cuando contemplan la posibilidad de que las personas tomen contacto con tales experiencias de manera gratuita.

GF/FTP

El Ballet y la Orquesta Filarmónica de Santiago presentaron Raymonda en el Teatro Municipal

Pedro J Torres Raymonda Ballet

 

Con cuatro funciones, desde el 25 hasta el 29 de noviembre, se presentó en el Teatro Municipal de Santiago, Chile, una nueva versión del clásico Raymonda, uno de los “grandes ballets” por antonomasia del extenso repertorio creado por el legendario coreógrafo francés Marius Petipa.

Esta nueva versión es una coreografía creada por Luis Ortigoza, quien fuera Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago, y está basada en la coreografía de Petipa; en esta oportunidad la obra fue interpretada por el Ballet de Santiago, acompañado por la Orquesta Filarmónica de Santiago, bajo la dirección musical de José Luis Domínguez y la dirección artística de Marcia Haydée, contó además con la escenografía y el vestuario del talentoso diseñador chileno Pablo Núñez.

En su versión original, Raymonda fue estrenada el 7 de enero de 1898 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, con música del compositor ruso Alexandr Glazunov, libreto de Lydia Pashkova y Marius Petipa, y coreografía de Petipa. Ambientada en la Edad Media, la obra cuenta con un argumento simple, basado en una antigua leyenda medieval, y narra la historia de una joven que es pretendida y amada por dos hombres de distintas posiciones sociales. En Raymonda se encuentran presentes todos los elementos distintivos del ballet de la época: un gran castillo, una elegante dama, un valiente caballero, ensoñaciones románticas y exóticos extranjeros, todo expresado mediante una excelente técnica interpretativa y la gran elegancia del ballet clásico.

Respecto a su coreografía, Luis Ortigoza explicó que “del original mantengo obviamente el argumento, la trama, los personajes principales y la forma en qué está construido el ballet en escenas. Hay mucha coreografía mía sobre lo de Petipa, respetando la presencia del cuerpo de baile, diagonales y círculos. He respetado ese tipo de cosas, pero las he actualizado y he agilizado bastante el ballet original”.

Por su parte, Pablo Núñez expresó que la creación de la escenografía está inspirada en la estética del estilo decorativo gótico: “todo es dorado, es una jaulita de oro gótica”; sobre el vestuario dijo que se trata de una fantasía basada en el estilo del medioevo, utilizando los colores para marcar la diferencia entre los personajes europeos y los sarracenos.

Trabajar por la excelencia artística, en este caso en favor de la danza, del ballet clásico, enLatinoamérica, es una actitud positiva y una iniciativa sobresaliente. Desde la Fundación Torres-Picón les deseamos el mayor éxito, expresó Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la institución, al compartir esta información.

GF/FTP

 

Dos compañías de danza se unen a través del mar para homenajear a Horacio Quiroga en Montevideo

Pedro J Torres Horacio en Montevideo

Este año se cumple un siglo de la obra Cuentos de amor de locura y de muerte, del brillante escritor uruguayo Horacio Quiroga, nacido en Salto en 1878 y fallecido en Buenos Aires en 1937; en ocasión de tan importante fecha un grupo de bailarines españoles y uruguayos se unieron para rendir homenaje al insigne escritor, a través de la escenificación de los dieciocho cuentos que componen la obra, en un espectáculo de danza contemporánea. Esta nota informativa es compartida por la Fundación Torres-Picón, en su tarea de difundir las artes y la cultura, en especial la danza y la música.

Este espectáculo iberoamericano tuvo lugar los días 21 y 22 de noviembre en el Teatro Solís de Montevideo y fue protagonizado por el grupo Danza Martín Inthamoussú, de Uruguay, y el grupo Provisional Danza, de España.

En la dirección de este grupo combinado estuvo la coreógrafa española Carmen Werner, ganadora del Premio Nacional de Danza 2007, para quien presentar este espectáculo en la patria del escritor fue todo un reto. “En Uruguay la palabra Quiroga es mucho”, expresó.

Señaló que para este montaje no quiso profundizar en detalles exactos o descriptivos, sino reflejar en forma integral la atmósfera oscura, depresiva y rara de Quiroga. “Lo que he hecho ha sido un compendio, hay algunos detalles que son más descriptivos, pero realmente es un genérico, es un general lo que se respira, se respira el ambiente de Quiroga”, manifestó.

Explicó que, siendo ésta una coproducción española-uruguaya, cada compañía ensayaba el montaje en su país, y se comunicaban a través de llamadas, fotos y grabaciones. “Le mandaba videos de información desde España a Martín Inthamoussú y ellos lo ensayaban aquí en Uruguay”.

Por su parte, para la bailarina uruguaya Andrea Salazar, este sistema de ensayos e instrucciones por video y a través del correo fue extraño al principio, pero el sistema funcionó y dio buenos resultados. Salazar fue la encargada de interpretar en escena uno de los cuentos más famosos de Quiroga, El Almohadón de Plumas, un desconcertante relato en el que una mujer muere desangrada por un enorme parásito que vive en su almohadón.

Indicó que ésta fue la segunda oportunidad en que interpretó este cuento en danza, ya que a principios de noviembre, ella y su compañero Gonzalo Decuadro viajaron a España para el estreno de la obra, el cual fue realizado en Madrid.

“La pieza gustó mucho”, comentó, y explicó que la medida que indica a los bailarines cuándo y cuánto es exitosa una pieza es el número de veces que los artistas salen a saludar al público, una vez que ha sido bajado el telón.

Así como Salazar u Decuadro viajaron a España a principios de mes para el estreno de Amor, locura y muerte en Madrid, para su presentación en Montevideo correspondió el turno de cruzar el Atlántico a los artistas españoles Taiana Chorot y Cristian López.

En nuestro continente americano, la música y las bellas artes en general cada día involucran a más personas, y aumentan las coincidencias y colaboraciones con países europeos, eso redunda en beneficio de la cultura y merece tanto estímulo como reconocimiento, pues es una manera de proyectar y atesorar creaciones formidables, puntualizó Pedro J. Torres, portavoz y presidente de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

De nuevo en el escenario Torero y Bernarda junto a Tristán e Isolda, en el marco del Festival Internacional Madrid en Danza

Pedro J Torres Madrid Festival

 

Durante la segunda semana del Festival Internacional Madrid en Danza, evento que se celebra del 21 de noviembre al 17 de diciembre en la capital española, los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid fueron el escenario para el estreno en Madrid de Tristán e Isolda, del Ballet du Gran Théâtre de Genève, y las piezas Torero y Bernarda, del bailarín y coreógrafo sevillano Antonio Canales. La información fue compartida por la Fundación Torres-Picón.

Tristán e Isolda se presentó en la Sala Roja del Teatro el miércoles 29 y el jueves 30 de noviembre pasado, en tanto que  Torero se escenificó el sábado 2 de diciembre, y Bernarda el domingo 3, ambas en la misma sala.

Tristán e Isolda es un montaje creado por la bailarina y coreógrafa francesa Jöelle Bouvier, basado en la ópera homónima del compositor alemán Richard Wagner; Bouvier expresó que “para ilustrar este drama épico” diseñó “una escenografía simple, donde una escalera de caracol evoca una nave o un castillo y una cuerda simboliza el filtro que une irremediablemente a los amantes”.

“Unas simples planchas de madera recuerdan el bosque, un muro o una habitación; y las grandes telas azules, tornasoladas y en movimiento, son evocadoras de las olas en el mar”, explicó.

Torero, obra original de Antonio Canales, es un montaje en el que se evocan los momentos más intensos, “la plasticidad, el miedo y la fe del mundo taurino”. Esta pieza, ganadora de un premio Emmy en el año 1994, fue interpretada por tres bailaores “sobresalientes”: Ángel Rojas, Mariano Bernal y Pol Vaquero.

Bernarda, también original del maestro Canales, fue estrenada en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid en 1997; se trata de una suite inspirada en La casa de Bernarda Alba, del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca, escrita en 1936 y considerada por la crítica como su obra fundamental. En esta oportunidad el montaje se presentó bajo la dirección de Lluís Pasqual, “conocedor del universo lorquiano”, la pieza “muestra la sumisión, la resignación y la rebeldía de un grupo de mujeres (interpretadas por hombres) bajo la represión extrema de Bernarda”.

A propósito de la presentación de Torero y Bernarda, dos de las obras más emblemáticas del maestro Antonio Canales, éste manifestó su agradecimiento por la alegría de verlas de nuevo en un escenario de Madrid, “la tierra que me regaló las mejores de mis cosechas, Torero y Bernarda; para homenajear con ellas a mi persona, al esfuerzo y a la entrega de toda una vida de sacrificio”.

Canales, que en 1995 fue galardonado con el Premio Nacional de Danza, en España, manifestó que con estas puestas en escena también se festejaron los últimos cuarenta años de arte y danza “que han ido copando, generación tras generación, tantísimos intérpretes”.

“Ahora, con el pozo de sobriedad que han ido depositando los años en mí, me siento agradecido enormemente y feliz de la vida que me tocó vivir. Y sé que mis obras serán ya un legado que vivirá eternamente. Gracias a todos por tanto amor”, expresó.

Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, celebró el festival y felicitó a Antonio Canales por su vigencia y densos aportes.

GF/FTP