De nuevo en el escenario Torero y Bernarda junto a Tristán e Isolda, en el marco del Festival Internacional Madrid en Danza

Pedro J Torres Madrid Festival

 

Durante la segunda semana del Festival Internacional Madrid en Danza, evento que se celebra del 21 de noviembre al 17 de diciembre en la capital española, los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid fueron el escenario para el estreno en Madrid de Tristán e Isolda, del Ballet du Gran Théâtre de Genève, y las piezas Torero y Bernarda, del bailarín y coreógrafo sevillano Antonio Canales. La información fue compartida por la Fundación Torres-Picón.

Tristán e Isolda se presentó en la Sala Roja del Teatro el miércoles 29 y el jueves 30 de noviembre pasado, en tanto que  Torero se escenificó el sábado 2 de diciembre, y Bernarda el domingo 3, ambas en la misma sala.

Tristán e Isolda es un montaje creado por la bailarina y coreógrafa francesa Jöelle Bouvier, basado en la ópera homónima del compositor alemán Richard Wagner; Bouvier expresó que “para ilustrar este drama épico” diseñó “una escenografía simple, donde una escalera de caracol evoca una nave o un castillo y una cuerda simboliza el filtro que une irremediablemente a los amantes”.

“Unas simples planchas de madera recuerdan el bosque, un muro o una habitación; y las grandes telas azules, tornasoladas y en movimiento, son evocadoras de las olas en el mar”, explicó.

Torero, obra original de Antonio Canales, es un montaje en el que se evocan los momentos más intensos, “la plasticidad, el miedo y la fe del mundo taurino”. Esta pieza, ganadora de un premio Emmy en el año 1994, fue interpretada por tres bailaores “sobresalientes”: Ángel Rojas, Mariano Bernal y Pol Vaquero.

Bernarda, también original del maestro Canales, fue estrenada en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid en 1997; se trata de una suite inspirada en La casa de Bernarda Alba, del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca, escrita en 1936 y considerada por la crítica como su obra fundamental. En esta oportunidad el montaje se presentó bajo la dirección de Lluís Pasqual, “conocedor del universo lorquiano”, la pieza “muestra la sumisión, la resignación y la rebeldía de un grupo de mujeres (interpretadas por hombres) bajo la represión extrema de Bernarda”.

A propósito de la presentación de Torero y Bernarda, dos de las obras más emblemáticas del maestro Antonio Canales, éste manifestó su agradecimiento por la alegría de verlas de nuevo en un escenario de Madrid, “la tierra que me regaló las mejores de mis cosechas, Torero y Bernarda; para homenajear con ellas a mi persona, al esfuerzo y a la entrega de toda una vida de sacrificio”.

Canales, que en 1995 fue galardonado con el Premio Nacional de Danza, en España, manifestó que con estas puestas en escena también se festejaron los últimos cuarenta años de arte y danza “que han ido copando, generación tras generación, tantísimos intérpretes”.

“Ahora, con el pozo de sobriedad que han ido depositando los años en mí, me siento agradecido enormemente y feliz de la vida que me tocó vivir. Y sé que mis obras serán ya un legado que vivirá eternamente. Gracias a todos por tanto amor”, expresó.

Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, celebró el festival y felicitó a Antonio Canales por su vigencia y densos aportes.

GF/FTP

El XXII Festival Internacional de Ballet de Miami por primera vez se inició en Nueva York

 

Pedro J Torres NY Ballet Blog

Como parte de la celebración del vigésimo segundo aniversario  del Festival Internacional de Ballet de Miami (IBFM), por primera vez en su historia las compañías invitadas al evento realizaron su debut fuera de la ciudad de Miami, en una gala que se presentó el 14 de septiembre en el Union City Performing Art Center, en el Suburbio de Manhattan en Nueva Jersey, distrito de Nueva York, tras la cual se trasladaron a Miami para las dos galas que se llevaron a cabo el 16 de septiembre en el Fillmore de Miami Beach, Teatro Jackie Gleason, y el 17 en el Miami Dade County Auditorium; información que compartió la Fundación Torres-Picón.

Entre las compañías que participaron en las tres funciones de este encuentro artístico estuvieron el Ballet de la Opera de París, el Ballet Teatro Alla Scala, de Italia, el Ballet Nacional de la Opera de Ljubljana, de Slovenia, el Ballet Nacional de España, además de varias de Latinoamérica y Estados Unidos, como el Ballet Estable del Teatro de la Plata, de Argentina, y la Compañía Nacional de Danza, de México.

El fundador y director artístico del Festival, Pedro Pablo Peña, explicó que la iniciativa de inaugurar el Festival en Nueva York partió de una propuesta por parte del Union City Performing Art Center, la cual fue acogida con beneplácito ya que, según expresó, “Nueva York es la meca de las artes”.

Una de las figuras más importantes del Festival fue la afamada bailarina Delphine Moussin, cuya imagen fue la seleccionada para los carteles que anunciaban el evento. Moussin ostenta el rango de étoile (estrella) en el Ballet de la Ópera de París, una de las compañías más relevantes del mundo, y en cuya escuela es también profesora.

En el marco del evento, Moussin realizó una extraordinaria presentación en honor al brillante coreógrafo y bailarín francés Maurice Béjart, interpretando una de sus coreografías, la cual fue inspirada en la inolvidable novela Madame Bovary, de Gustave Flaubert, publicada en 1856, y acompañada con música de Strauss; la obra refiere la historia de Emma, la esposa de un médico de provincias la cual, aburrida de su monótona existencia, busca emociones en amores clandestinos, cae en una espiral de desórdenes y deudas tras lo cual acaba suicidándose, abandonada por todos.

Igualmente relevante es la figura del bailarín principal Casey Herd, quien hizo parte del Ballet Nacional de Holanda durante ocho años, hasta que decidió convertirse en bailarín independiente.

Mención especial merece la presencia en el Festival de una de sus figuras más destacadas la cual, paradójicamente, no bailó este año; se trata de la prima ballerina brasileña Cecilia Kerche, Embajadora de la UNESCO por la danza, designada en 2006 como Dirigente del Consejo Internacional de la Danza (CID) y actual directora artística del Theatro Municipal do Rio de Janeiro, la cual asistió  para recibir el trofeo anual de “Una vida por la danza”; Kerche fue alumna de la legendaria bailarina rusa Natalia Makárova, en las últimas versiones de La Bayadère y El lago de los cisnes. También compartió roles estelares con famosos bailarines como Igor Zelensky, del Kirov Ballet, Jorge Veja, de Cuba, y Julio Boca, de Argentina.

Desde la Fundación Torres-Picón compartimos la información y celebramos la muy importante realización del XXII Festival Internacional de Ballet de Miami, dijo su presidente y vocero Pedro J. Torres.

FTP

Cuenca celebró 20 años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad con un festival internacional de música clásica

En 1996, la histórica ciudad amurallada de Cuenca, las hoces de los ríos Júcar y Huécar que la circundan y los arrabales de San Antón, Tiradores y El Castillo, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Este año, como parte de los festejos con que Cuenca celebró el vigésimo aniversario de esta declaración, se convirtió en la sede de “Clásicos Colgados”, un festival internacional de música clásica con prestigiosos artistas.

El festival estuvo conformado por conciertos dirigidos a todos los públicos, cuya dirección artística fue responsabilidad de Israel Fausto Martínez, quien para esta ocasión eligió obras cortas de grandes autores y las agrupó por estilos y épocas; piezas de Häendel, Haydn y Mozart; Beethoven, Brahms y Schubert; Ravel, Shostakovich, Rodrigo, Mahler, Weill y Bloch.

En el marco del festival hubo un concierto especial homenaje a Cuenca, Patrimonio de la Humanidad con obras de Turina, Falla, Cassadó, García Lorga y Granados, y la culminación de las festividades se dio con la orquesta del festival “Clásicos Colgados”, interpretando piezas de Turina, Mozart, Grieg y Tchaikovsky, bajo la dirección del violinista Michael Thomas.

Los conciertos se realizaron en el Teatro Auditorio de la capital y la iglesia de San Miguel. Paralelamente, en el Conservatorio de Música “Pedro Aranaz” y la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo se llevaron a cabo otras actividades.

Este festival lo consideramos desde la Fundación Torres-Picón, como una cita artístico-cultural de las más importantes, cumplida en el año que finaliza, dijo Pedro J. Torres.

FTP