José Antonio Abreu, la música como instrumento para desarrollar a los jóvenes

Pedro J Torres Jose

José Antonio Abreu Anselmi, músico, economista, educador y activista venezolano, fue el fundador de la Orquesta Nacional Sinfónica Juvenil de Venezuela y el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), conocido internacionalmente como “El Sistema”, una red de coros y orquestas infantiles y juveniles que actualmente agrupa a unos quinientos mil niños y jóvenes músicos de toda Venezuela y ha sido ejemplo para organizaciones similares en muchos países alrededor del mundo. Hace poco, el maestro Abreu falleció en Caracas. La Fundación Torres-Picón honra su memoria y legado compartiendo esta nota biográfica, al reiterar su sentir por esa lamentable ausencia física.

José Antonio Abreu nació en Valera, estado Trujillo, Venezuela, el 7 de mayo de 1939, hijo de Melpómene Abreu Méndez y Ailie Anselmi Garbatti, y hermano de Jesús, Enrique, Dora y Beatriz Abreu Anselmi. Durante su infancia vivió en Monte Carmelo, estado Trujillo, luego pasó a Barquisimeto, estado Lara, donde inició sus estudios de música bajo la guía de Doralisa Jiménez de Medina; finalmente se trasladó a la capital y en 1957 ingresó a la Academia de Declamación Musical de Caracas, donde estudió piano con Moisés Moleiro, y luego estudió órgano y clavecín con Evencio Castellanos y composición con Vicente Emilio Sojo en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, de la que egresó con los títulos de Profesor Ejecutante, Maestro Compositor y Director Orquestal en 1964; desde 1959 fue solista de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Al mismo tiempo estudió Economía en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), en la cual se graduó como Economista Summa Cum Laude en 1961.

El maestro José Antonio Abreu Anselmi (1)Durante su época de estudiante en la UCAB surgió su interés por la política y su preocupación por los menos favorecidos, al llevar a cabo diversos trabajos comunitarios en los barrios populares de Catia, al oeste de Caracas, en colaboración con el padre José María Vélaz, fundador de la organización educativa Fe y Alegría.

Su primer empleo fue en la División de Política Económica de la Cancillería venezolana; mientras trabajaba en la Cancillería, fue director invitado de la Orquesta Sinfónica Venezuela. En 1958 fue electo Diputado al Congreso Nacional; más adelante, en 1967 fue distinguido con el Premio Nacional de Música Sinfónica por sus méritos como compositor. En las décadas de 1960 y 1970 se desempeñó como profesor de Economía en varias universidades venezolanas; luego, desde 1989 hasta 1995 ocupó los cargos de Ministro de la Cultura, Vicepresidente y Director del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC).

El año 1975 marcó el inicio de lo que sería su obra más importante: la creación de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil y la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles (FESNOJIV), el cual es un método educativo innovador cuya principal herramienta para el mejoramiento social e intelectual de los jóvenes y el aprendizaje de valores éticos es la música.

EL SISTEMA A LA CIMA

La cúspide de El Sistema, como se le conoce a nivel nacional e internacional, es la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil Simón Bolívar, fundada en 1979. Desde sus inicios y siempre bajo la dirección del Maestro Abreu, El Sistema ha ido creciendo y acogiendo cada vez a más niños y jóvenes, ha tomado parte en numerosos programas internacionales de intercambio y cooperación musical, y en numerosos países alrededor del mundo, El Sistema ha sido un modelo a seguir, razón por la cual en 1993 fue galardonado con el famoso Premio Internacional de Música IMC-UNESCO en la clase de Institución y en 2008 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Gracias a su labor en favor de la infancia y la juventud y a su empeño en la divulgación de la música clásica como recurso educativo, el Maestro Abreu recibió numerosos reconocimientos y galardones a lo largo de su fructífera vida, así, en 1995 fue designado por la UNESCO como Embajador en Misión Especial para el Desarrollo de una Red Global de Orquestas Juveniles e Infantiles y Coros, y como representante especial para el desarrollo de la red de orquestas en el marco del Movimiento Mundial de Orquestas Juveniles e Infantiles y Coros de esa Organización; en 1998, también la UNESCO lo nombró Embajador de Buena Voluntad.

LOS PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS SE MULTIPLICARON

En 2001 recibió el premio Right Livelihood Award y en el 2002 se le confirió el Doctorado Honoris Causa por el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra en Boston, Massachusetts.

En 2004 se le otorgó el World Culture Open Creative Arts Award.

En el 2007, el Premio Don Juan de Borbón de la Música, en su segunda edición; la Orden del Sol Naciente y el Gran Cordón, otorgados en Japón en el año 2007.

En 2008 recibió el Premio de Derechos Humanos B’nai B’rith; el Premio Príncipe de Asturias de las Artes como director de El Sistema; el Premio Glenn Gould en Canadá; el Premio Internacional Puccini en Italia, y el Premio de Derechos Humanos; además fue designado miembro honorario de la Royal Philharmonic  Society en el Reino Unido, y de la Sociedad de la Beethoven-Haus en Alemania; también fue co-fundador y vicepresidente de la Orquesta de las Américas.

En 2009, recibió el Premio Cristal del Foro Económico Mundial y el premio TED, el cual consiste en 100.000 dólares y un deseo para cambiar el mundo; en el mismo año, recibió el Premio de Música Polar otorgado por la Real Academia Sueca de Música, de manos del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia.

En 2010 recibió el Premio Erasmus otorgado por la Fundación Erasmus.

En 2013, recibió el premio Trebbia y la Ordem Nacional do Cruceiro do Sul, conferida por el Brasil.

Asimismo le han sido otorgados varios Doctorados Honoris Causa en Economía, Música, Educación y Medicina de diversas universidades a nivel mundial, entre ellas las universidades Católica Andrés Bello y Nacional Experimental Francisco de Miranda, ambas de Venezuela, en el año 2007; en 2012, el Doctorado Honoris Causa conferido por el Instituto de Educación de la Universidad de Londres y el de la Universidad de Carleton.

En 2014 la Universidad de Notre Dame le otorgó el Doctorado Honoris causa con la distinción de “Servicio Público en Latinoamérica”. Ese mismo año, la Escuela de Música de Longy del Bard College de Nueva York, le entregó un reconocimiento con la mención Letras Humanas, y con motivo del 25º Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, fue designado como uno de los protagonistas de la campaña “25 líderes, 25 voces por la infancia”, que fue puesta en marcha por la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe.

El Maestro José Antonio Abreu falleció el pasado sábado 24 de marzo de 2018 en Caracas, a los 78 años de edad, después de más de sesenta años dedicados a la

Fundación Torres-Picón

Gobiernos, empresas, universidades, centros de investigación y comunidades deben promover más la prevenión en salud. Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón.

música y al rescate y desarrollo de la infancia y la juventud, primero de Venezuela y luego del mundo.

Pedro J. Torres, en su condición de vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón, reiteró que la institución que dirige ofrece su adiós, con todos los honores que merece, al maestro Abreu, unida respetuosamente al duelo que ha embargado a los venezolanos ante su partida.

GF/FTP

 

El Sistema está de duelo: Fallece el gran músico, director y promotor venezolano José Antonio Abreu

Pedro J Torres Venezuela Musica

El también economista, hombre público, gerente y visionario cultural murió a la edad de 79 años en Caracas. La Fundación Torres-Picón se une al duelo que embarga a los venezolanos por tan lamentable pérdida, especialmente a sus discípulos y en general a todo el Sistema Nacional de Orquestas  Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela.

El fundador del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, José Antonio Abreu, falleció el sábado 24 de marzo de 2018 a la edad de 79 años.

El reconocido músico venezolano se caracterizó siempre por tener un solo ideal y propósito: democratizar la música clásica.

Maestro José Antonio Abreu (1)Fue economista, hombre público, gerente cultural y fiel creyente del poder que tenía la música para transformar a las personas. Se destacó por su ejecución en el piano, el clavecín, la dirección y la docencia.

Abreu concibió y desarrollo la gran creación de su vida, conocida hoy como el Sistema (Sistema Nacional de Orquestas  Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela): un proyecto social, porque se trata de aplicar la música al desarrollo del hombre, y por supuesto nacional, porque aspira a que todo el país participe de él, solía explicar.

Hoy en día el Sistema de Coros y Orquestas atiende y está conformado por más de 500 mil jóvenes que buscan en Venezuela seguir los pasos del Maestro Abreu, considerado por muchos, más allá de las fronteras patrias, como el gran gestor de un modelo de educación musical a seguir, capaz de transformar vidas. Este modelo y propuesta ha sido replicada en ciudades como Boston, Los Ángeles, Nueva York, Londres, Milán, Roma, Oslo, Toulousse y Ámsterdam.

En febrero de 2016, hace dos años, quedó asentado que el  Sistema de Orquestas genera inclusión social y cultura de paz, según un estudio presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La investigación, realizada desde marzo hasta noviembre de 2015, fue publicada en el primer “Cuaderno de Desarrollo Humano del PNUD”.

Pedro Torres and Jane Fonda

In all of America, as in other continents, there are good initiatives and commitment to culture, arts and health promotion, but we must persist, says Pedro J. Torres

“Este cuaderno es el resultado de la investigación liderada por PNUD Venezuela, en articulación con la Fundación Musical Simón Bolívar, para analizar el modelo pedagógico implementado por el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, mejor conocido como El Sistema”, indicó el PNUD en un comunicado, por esos días.

El documento “se fundamentó en el estudio de la aplicabilidad del paradigma del Desarrollo Humano en las prácticas de El Sistema, y en su repercusión en la creación de una cultura de paz”.

Pedro J. Torres, en su condición de portavoz y presidente de la Fundación Torres-Picón, expresó que la institución que dirige “se une al duelo que embarga a los venezolanos por tan lamentable pérdida, especialmente a sus discípulos y a todos los integrantes del Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela. Estimamos sin exagerar, que es una sensible pérdida para el movimiento cultural internacional y en especial para la música clásica y las academias que la fomentan y la nutren”.

GF/FTP