Instituto Colombiano de Ballet Clásico presentó en Palmira Carmina Burana

Pedro J Torres Classical Ballet Bura

 

El pasado 15 de octubre, en el marco del Festival de Arte Ricardo Nieto de Palmira, el Instituto Colombiano de Ballet Clásico (Incolballet), en colaboración con Bellas Artes, la Banda Departamental del Valle y los Coros Infantil y Juvenil de Bellas Artes presentaron en el Coliseo de Exposiciones de Palmira la grandiosa obra Carmina Burana, una recopilación de cancioneros latinos medievales escritos hacia los siglos XII o XIII, informa la Fundación Torres-Picón.

La obra contó con la participación de veintitrés bailarines, cuarenta y cinco músicos, ciento diez cantantes de coro, además de la soprano Gabriela Mazuera, el tenor Hans Mogollón y el barítono Camilo Mendoza Nieva como solistas invitados; todos bajo la dirección coreográfica del maestro Gonzalo Galguera, la dirección musical del maestro Remo Ceccato y la dirección coral de María Claudia Ferreira y María Teresa Potes, de Bellas Artes.

Según las investigaciones, los cantos que componen el Carmina Burana (Carmina significa canción en latín, y en español medieval podría traducirse como cantiga), fueron escritos en la abadía benedictina de Seckau, o el convento de Neustift, en Austria, por un clérigo alemán hacia mediados del siglo XIII, y guardada en el monasterio benedictino de Beuren (de donde toma el nombre de Burana), estos versos fueron compilados en un manuscrito que fue encontrado en 1803, en la abadía de Bura Sancti Benedicti, Baviera, por Johann Christoph von Aretin, y se conserva en la Biblioteca Estatal Bávara de Munich.

El manuscrito fue publicado por primera vez en 1847; posteriormente, el célebre compositor alemán Carl Orff se basó en estos versos para componer su monumental oratorio escénico Carmina Burana, una obra con música intensa y a la vez sencilla, de gran sonoridad y energía, para gran orquesta y coro; la obra de Orff fue estrenada por primera vez en Frankfurt en 1937.

Carmina Burana es una combinación de veinticuatro poemas profanos latinos que celebran la alegría de vivir y en su conjunto muestran una perspectiva variada y jocosa de la vida medieval, con poemas de temas satíricos, políticos, crítica religiosa irreverente, contenidos eróticos y canciones de taberna; son de corte popular y el amor es enfocado desde un punto de vista carnal, directo, a veces mercenario.

“Los textos rompen de manera radical con el discurso religioso y prohibitivo de la época”, dijeron los coreógrafos de Incolballet; según expresaron, ese aspecto sensual y corporal, más allá del movimiento, fue la esencia de la puesta en escena. “Carmina Burana cobra valor por su esencia tanto en la edad media como en nuestros días”.

Colombia viene siendo, a lo largo y ancho de toda su geografía, un referente importante de cómo la danza clásica puede ser promovida, impulsada, enseñada y compartida. Y además el pueblo colombiano viene dando muestras de su sensibilidad y buena acogida para la música clásica, igualmente; señaló Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

Escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai” se presenta en el Teatro Municipal de Ñuñoa, Chile

Pedro J Torres Japanese Culture

 

El Teatro Municipal de Ñuñoa, barrio comunal chileno ubicado en la zona centro-oriental de la ciudad de Santiago, se vistió de gala el pasado 15 de noviembre para la presentación de la afamada escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai”, como parte de la celebración de los ciento veinte años de amistad entre Chile y Japón, comparte la Fundación Torres-Picón en esta nota.

Dicha presentación, abierta al público en forma gratuita, fue organizada por la Corporación Cultural de Ñuñoa en colaboración con la Embajada de Japón dentro del marco de una gira por América.

El amplísimo repertorio de Kikunokai abarca danzas tradicionales de todas las regiones y provincias de Japón, creadas y adaptadas por los artistas que integran la escuela; estas obras reflejan diferentes aspectos de la vida cultural japonesa, festividades locales, manifestaciones religiosas ancestrales, héroes y deidades de la historia y la mitología, todo ello representado a través de danzas brillantes y fastuosas, algunas acompañadas de tambores en vivo, y con un vestuario llamativo y el uso de abanicos, paraguas, espadas y banderas.

La escuela de danza tradicional japonesa Kikunokai fue fundada en 1972 por la maestra Michiyo Hata, alumna de Onoe Kikunojo I, heredero de la escuela de danza Onoe, la cual fue creada por el célebre actor de teatro Kabuki, Onoe Kikugoro VI.

Veinte artistas conforman el elenco, todos con formación en danza clásica y con estudios en las artes folclóricas japonesas; en todas sus creaciones se deja ver la influencia de las tradiciones y costumbres de cada localidad, combinadas y adaptadas a los tiempos que corren.

El arte de Kikunokai ha recorrido el mundo y ha engalanado los teatros de noventa y ocho ciudades de cincuenta y siete países a lo largo del mundo, informaron sus voceros; en 1976 fue galardonada con el premio Excelencia Artística en el festival cultural, patrocinado por la Agencia Nacional de Cultura del Japón. Desde su sede en Tokio, así como desde diversas localidades a lo largo del país, en 1986 Kikunokai emprendió una extensa gira como misión cultural en un recorrido a través de varios países de Europa, los Estados Unidos, India, países del Sudeste Asiático, el Medio Oriente y Australia, por la cual le fue otorgada la condecoración oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón en atención a sus servicios destacados.

La Fundación Torres-Picón celebra y reconoce como muy positivo ese extraordinario recorrido y esfuerzo cultural, verdaderamente una gran misión de relaciones internacionales, donde la cultura y las artes se agigantan, y sirven una vez más para unir pueblos, para coincidir. Bravo por Chile, al recibirles con decoro y entusiasmo, y bravo por Japón, muy bien representado artística y culturalmente por la escuela de danza tradicional japonesa “Kikunokai”, expresó Pedro J. Torres, presidente y portavoz de la fundación, al momento de compartir esta información.

GF/FTP

 

Coro Polifónico de Cipolletti celebró sus cincuenta años con recital en el Círculo Italiano

Pedro J Torres Choir Celebrating

 

Hace cincuenta años, para ser más exactos el 24 de septiembre de 1967, nació el Coro Polifónico de Cipolletti, conformado por profesionales, empleados, estudiantes y vecinos de la ciudad de Cipolleti, en la Patagonia argentina, todos unidos por un afecto y vocación común, el amor al canto y a la música; en sus inicios, el coro sólo interpretaba música clásica, pero con el correr del tiempo el grupo ha ampliado sus fronteras artísticas, y hoy la música popular y el tango forman parte de su repertorio. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón con fines de divulgación artística y cultural.

Así, con medio siglo de existencia, el Coro Polifónico se ha convertido en un referente cultural de la ciudad, llevan a cabo su trabajo con dedicación y compromiso, y lo hacen literalmente “por amor al arte” ya que ninguno de ellos percibe remuneración alguna por su esfuerzo, lo que no les impide dar todo de sí y aspirar a crecer y alcanzar nuevas metas.

El pasado sábado 28 de octubre el coro celebró su quincuagésimo aniversario con un concierto especial que tuvo lugar en la sede del Círculo Italiano, en el marco de una serie de festividades que dieron inicio con una presentación en la Feria del Libro de Cipolletti y en la de la vecina ciudad de Cinco Saltos, y culminará a fin de año, en una misa criolla que agrupará a coros de toda la provincia de Río Negro, según informó Ana María Ginnobili, integrante y presidenta de la asociación.

Como invitados a este concierto aniversarios participaron el Sexteto de Tango de Río Negro, el cual forma parte de la Orquesta Filarmónica, así como los destacados músicos Juan Carlos Cuacci, Inés Rinaldi, Daniel Sánchez y Miguel Couto, y como director estuvo presente el músico y compositor Miguel Ángel Barcos, reconocido internacionalmente como embajador y concertista de tango.

“Nosotros estamos muy agradecidos con toda la comunidad valletana, que es incondicional y nos acompaña a todos lados”, expresó Ginnobili. “Uno siempre espera los aplausos del espectador, porque eso hace que sigamos apostando a esto y que sigamos cantando”.

La Fundación Torres-Picón saluda a Cipolletti y a su buen coro, y los considera referentes y magnífico ejemplo para lo que se podría replicar y emular en muchos otros lugares en favor de la cultura y las artes, señaló Pedro J. Torres, vocero y presidente de la FTP.

GF/FTP

De nuevo se inició el ciclo “Música en el Paraninfo Enrique Díaz de León” del CUAAD en Guadalajara

Pedro J Torres Guadalajara Leon

Con un repertorio variado que abarcó obras de diversos compositores, de estilos diferentes y distintas nacionalidades, el pasado viernes 6 de octubre la Orquesta de Cámara Higinio Ruvalcaba reactivó el ciclo “Música en el Paraninfo Enrique Díaz de León” del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), Centro Temático de la Universidad de Guadalajara en el estado de Jalisco, México, bajo la dirección de los violinistas concertistas Vladimir Milchtein y Konstantin Zioumbilov, docentes del Departamento de Música de esta universidad; informa y comparte la Fundación Torres-Picón.

Pedro J Torres with Arnold Lehman


Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.

El programa del concierto incluyó piezas de algunos de los más célebres músicos, como el compositor clásico austriaco Wolfgang A. Mozart, el compositor y violinista italiano Antonio Vivaldi, el pianista y compositor ruso Antón Grigórievich Rubinstein, el compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, así como Isaac Albéniz, uno de los compositores españoles más importantes del siglo XIX, y Domingo Lobato, compositor mexicano y maestro emérito del CUAAD.

Además, los asistentes pudieron disfrutar del Concierto para Clarinete, Orquesta de Cuerdas y Bajo continuo N1 en La Mayor, de Johan Melchior Molter, el cual fue interpretado por primera vez en Guadalajara, según manifestó Vladimir Milchtein, uno de los directores de la orquesta; en esta pieza se contó con la participación del clarinetista Alejandro Moreno, beneficiario del programa Creadores Escénicos con Trayectoria 2017-2019 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Como en cualquier concierto de la Orquesta Higinio Ruvalcaba, también estuvo presente la música mexicana; como explicó Milchtein: “Tocamos piezas de compositores de México, uno que resalta, es Domingo Lobato, quien fue uno de los fundadores de la escuela de compositores de Jalisco, y otro es un joven, Jaime Gómez, que apenas empezó hace pocos años a escribir obras; siempre estamos promoviendo algo de los compositores contemporáneos mexicanos”. Agregó el director que para la orquesta tocar en un escenario como el Paraninfo Enrique Díaz de León es muy importante, “porque es la mejor sala que hay en Guadalajara por su acústica, por su audiencia, gente que viene siempre muy interesada, por eso tratamos de preparar diferentes programas”.

La Orquesta de Cámara Higinio Ruvalcaba fue creada en el año 2007 con la finalidad de ofrecer a jóvenes músicos la oportunidad de formarse y adquirir experiencias que les permitan ingresar a orquestas profesionales, ofrecer conciertos educativos sobre música clásica, así como también difundir la música mexicana. Actualmente la agrupación está compuesta por más de veinte jóvenes músicos, varios de los cuales son alumnos o egresados de la Universidad

Pedro and Gabriel Guerra

The promotion of the arts and prevention in health are fundamental in the integral development of peoples. Pedro J. Torres with former US ambassador In Chile Gabriel Guerra Mondragon

de Guadalajara, a quienes se les exigen los más elevados niveles de calidad.

Guadalajara y México han incorporado a su inventario patrimonial la formación, apego e impulso de la música clásica; lo cual viene constituyendo un importante referente cultural en toda Latinoamérica. Desde la Fundación Torres-Picón, nos enorgullece, informar y compartir su continuidad en esta dirección, expresó Pedro J. Torres, presidente de la institución.

FTP

 

El XXII Festival Internacional de Ballet de Miami por primera vez se inició en Nueva York

 

Pedro J Torres NY Ballet Blog

Como parte de la celebración del vigésimo segundo aniversario  del Festival Internacional de Ballet de Miami (IBFM), por primera vez en su historia las compañías invitadas al evento realizaron su debut fuera de la ciudad de Miami, en una gala que se presentó el 14 de septiembre en el Union City Performing Art Center, en el Suburbio de Manhattan en Nueva Jersey, distrito de Nueva York, tras la cual se trasladaron a Miami para las dos galas que se llevaron a cabo el 16 de septiembre en el Fillmore de Miami Beach, Teatro Jackie Gleason, y el 17 en el Miami Dade County Auditorium; información que compartió la Fundación Torres-Picón.

Entre las compañías que participaron en las tres funciones de este encuentro artístico estuvieron el Ballet de la Opera de París, el Ballet Teatro Alla Scala, de Italia, el Ballet Nacional de la Opera de Ljubljana, de Slovenia, el Ballet Nacional de España, además de varias de Latinoamérica y Estados Unidos, como el Ballet Estable del Teatro de la Plata, de Argentina, y la Compañía Nacional de Danza, de México.

El fundador y director artístico del Festival, Pedro Pablo Peña, explicó que la iniciativa de inaugurar el Festival en Nueva York partió de una propuesta por parte del Union City Performing Art Center, la cual fue acogida con beneplácito ya que, según expresó, “Nueva York es la meca de las artes”.

Una de las figuras más importantes del Festival fue la afamada bailarina Delphine Moussin, cuya imagen fue la seleccionada para los carteles que anunciaban el evento. Moussin ostenta el rango de étoile (estrella) en el Ballet de la Ópera de París, una de las compañías más relevantes del mundo, y en cuya escuela es también profesora.

En el marco del evento, Moussin realizó una extraordinaria presentación en honor al brillante coreógrafo y bailarín francés Maurice Béjart, interpretando una de sus coreografías, la cual fue inspirada en la inolvidable novela Madame Bovary, de Gustave Flaubert, publicada en 1856, y acompañada con música de Strauss; la obra refiere la historia de Emma, la esposa de un médico de provincias la cual, aburrida de su monótona existencia, busca emociones en amores clandestinos, cae en una espiral de desórdenes y deudas tras lo cual acaba suicidándose, abandonada por todos.

Igualmente relevante es la figura del bailarín principal Casey Herd, quien hizo parte del Ballet Nacional de Holanda durante ocho años, hasta que decidió convertirse en bailarín independiente.

Mención especial merece la presencia en el Festival de una de sus figuras más destacadas la cual, paradójicamente, no bailó este año; se trata de la prima ballerina brasileña Cecilia Kerche, Embajadora de la UNESCO por la danza, designada en 2006 como Dirigente del Consejo Internacional de la Danza (CID) y actual directora artística del Theatro Municipal do Rio de Janeiro, la cual asistió  para recibir el trofeo anual de “Una vida por la danza”; Kerche fue alumna de la legendaria bailarina rusa Natalia Makárova, en las últimas versiones de La Bayadère y El lago de los cisnes. También compartió roles estelares con famosos bailarines como Igor Zelensky, del Kirov Ballet, Jorge Veja, de Cuba, y Julio Boca, de Argentina.

Desde la Fundación Torres-Picón compartimos la información y celebramos la muy importante realización del XXII Festival Internacional de Ballet de Miami, dijo su presidente y vocero Pedro J. Torres.

FTP

Debuta en Washington DC el Ballet de la ciudad de San Salvador

Pedro J Torres Washington DC

Aún no tiene un año de fundada y ya comenzó a cosechar éxitos la recién creada compañía de Ballet de San Salvador, la cual se presentó por primera vez el pasado 9 de septiembre en el Teatro Thearc de Washington DC, capital de los Estados Unidos, comentó la prensa especializada y comparte la Fundación Torres-Picón.

En efecto, el Ballet de San Salvador nació en el mes de enero del presente año, a través del llamado a una audición abierta en la cual fueron seleccionados diecisiete bailarines salvadoreños, hombres y mujeres, egresados de las más destacadas escuelas del país y dedicados enteramente al arte de la danza. 

Pedro J. Torres along with Jane Fonda, famous international activist for healthy habits. Culture and the arts contribute to human well-being.

Pedro J. Torres along with Jane Fonda, famous international activist for healthy habits. Culture and the arts contribute to human well-being.

El repertorio presentado en esta oportunidad incluyó las piezas de danza clásica, neoclásica y contemporánea Maquilishuat Bajo la Luna, Bajo el Almendro, Ingrávido, Noche Azul y Paquita.

La bailarina y maestra salvadoreña Marta Castellón tiene a su cargo la dirección artística de la compañía, con la asistencia del bailarín y maestro Óscar Moreno, egresados ambos de la Escuela Nacional de Danza “Morena Celarié” y continuadores de la obra del bailarín cubano-mexicano Erick Rodríguez.

Explicó Castellón que el repertorio del Ballet de San Salvador está conformado por piezas originales, características del folclore salvadoreño, además del ballet clásico Paquita, para cuyo montaje la compañía contó con la colaboración durante la primera temporada del bailarín, maestro, repositor y ensayista búlgaro Rumen Ivanov Rashev.

La creación de esta compañía fue posible gracias al empeño de la Secretaría de Cultura del Gobierno de San Salvador y al trabajo de un equipo multidisciplinario encargado de la producción artística para el lanzamiento exitoso de esta primera temporada.

Asimismo, la presentación del Ballet de San Salvador en Washington DC fue el resultado de un esfuerzo combinado realizado por el Alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, su esposa la señora Gabriela Rodríguez de Bukele, conjuntamente con la Oficina de la Alcaldesa para Asuntos Latinos (OLA)

 Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.


Art and culture also supports good health practices. Pedro J. Torres with chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman.

de la ciudad.

Todo el continente americano, y Centroamérica y El Salvador no son excepciones, se viene conectando, activando y proyectando a través del ballet y la música clásica. Más allá de los problemas globales, que los hay y muchos persisten, es noble el propósito y valioso el esfuerzo del Ballet de la ciudad de San Salvador por estar presente y hacer parte de lo mejor de las artes, señaló al respecto Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón.

FTP

Avilés se une al evento anual “Fiesta Internacional de la Música”

Avilés, ciudad de la comunidad autónoma del Principado de Asturias, España, por primera vez fue el escenario donde el pasado 21 de junio tuvo lugar la Fiesta Internacional de la Música, con el auspicio del Ayuntamiento de la ciudad; en este evento tomaron parte ciento cincuenta músicos, vocalistas e instrumentistas, reunidos en cinco agrupaciones musicales de la ciudad. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón.

De esta manera Avilés se sumó al movimiento internacional que, a partir de su creación en Francia en 1982, ha venido celebrando anualmente en numerosas ciudades alrededor del mundo, en coincidencia con el solsticio de verano. La Fiesta de la Música, cuya anterior edición se celebró simultáneamente en 120 países, se ha convertido así en una de las más grandes manifestaciones culturales del planeta.

El concierto en Avilés, abierto al público en forma gratuita, estuvo bajo la dirección de Daniel Santos, Iván Cuervo y Marcos Malnero; en el evento participaron la Orquesta de Viento y el Coro de Enseñanzas Profesionales del Conservatorio, la Banda de Música de Avilés, la Asociación Coral Avilesina y la Coral Polifónica del Centro Asturiano, los cuales unieron sus instrumentos y sus voces e integraron una inmensa orquesta de viento y un monumental coro para interpretar una variada selección popular que incluyó piezas icónicas, tanto de la música española como de la americana, así como un conocido coro operístico, en un repertorio preparado especialmente y en forma conjunta por todas las agrupaciones musicales que tomaron parte en el concierto. Asimismo, el pianista y director del Conservatorio Municipal Profesional “Julián Orbón”, Carlos Galán, obsequió a los asistentes con una versión para piano y banda de la celebrada Rhapsody in blue, de G. Gershwin.

Durante la presentación del evento, la concejala de Cultura, Yolanda Alonso, anunció que esta festividad “es una cita a la que queremos darle continuidad y para futuras ediciones nuestra aspiración es contar con el mayor número posible de formaciones, un número que en esta ocasión se ha limitado por razones de espacio”. Alonso destacó la encomiable labor realizada en la preparación del recital por los directores David Pérez de la Asociación Coral Avilesina, José M. San Emeterio de la Coral Polifónica del Centro Asturiano, e Isabel Baigorri del Coro de Enseñanzas Profesionales del Conservatorio “Julián Orbón”.

Este primer gran concierto de la Fiesta de la Música en Avilés tuvo lugar gracias a un convenio de colaboración realizado entre el Conservatorio Municipal Profesional “Julián Orbón” y la Banda de Música de Avilés, y se suma a partir de ahora al conjunto de actividades culturales gratuitas que ha venido llevando a cabo el Conservatorio, con el fin de acercar la música a la gente.

Celebrar el solsticio de verano, pero más aún la Fiesta Internacional de la Música, es algo merecido, justo y lleno de sensibilidad por la cultura, señaló Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, al compartir los detalles de esta información.

GF/FTP

La compañía de danza Che Malambo llevó el baile tradicional argentino al On Stage At Kingsborough

Una explosión de zapateo rítmico, boleadoras, bombos y canto de hombres recios del campo llena el escenario, cuando catorce gauchos de la famosa compañía de danza argentina Che Malambo se han presentado en el On Stage At Kingsborough, del Kingsborough Community College, de Brooklyn, en el marco del Spring Performing Arts Season, un encuentro artístico que cada año convoca a bailarines, músicos, actores de teatro y performers que acuden de todas partes del mundo. La información fue compartida desde la Fundación Torres-Picón, con muy positivos comentarios.

pedro and wife

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres and Pedro J. Torres, lead this foundation that promotes education, arts and prevention in health

El malambo es una danza tradicional argentina cuyos orígenes se remontan al siglo XVII, se trata de un duelo entre hombres de la pampa, quienes se enfrentan probando su agilidad, fuerza y destreza mediante un baile enérgico y varonil; el espectáculo es especialmente llamativo cuando al baile se incorpora el uso de las boleadoras, especie de arma arrojadiza desarrollada por los indígenas, que empleaban para atrapar reses, y a veces hombres, y que en el malambo se utiliza para crear ritmos de particular intensidad.

Esta mágica energía telúrica fue la que cautivó a Gilles Brinas, coreógrafo y bailarín, miembro del Ballet de Lyon y del ballet del Siglo XX de Maurice Béjart; por ello, con la colaboración de Vattimo y Fernando Matoso, bailarines del Ballet Folklórico Nacional de Argentina, y bajo la supervisión de Nidia Viola, ex directora de esa compañía, en el año 2005 creó el grupo de danza Che Malambo, el cual difunde las tradiciones musicales y dancísticas de la pampa argentina, en versión contemporánea, por todos los escenarios del mundo.

Los bailarines que integran la compañía de danza Che Malambo son Federico Arrua, Fernando Castro, Francisco Ciares, Claudio Díaz, Miguel Flores, Federico Gareis, Albanano Jiménez, Walter Kochanowski, Gonzalo Leiva, Facundo Lencina, Gabriel López, Exequiel Maya, Daniel Medina y José Palacio.

Esta actividad habla muy bien -por si sola- del esfuerzo divulgativo de su cultura que hacen los ciudadanos y agrupaciones argentinas, pero también habla muy bien de la receptividad y apertura que se viene teniendo con tales espectáculos y presentaciones por parte de diversos institutos e instituciones, un buen ejemplo es el dado por Kingsborough Community College, en Brooklyn, señaló Pedro J. Torres, portavoz y directivo de la Fundación Torres-Picón.

GF/FTP

Danza clásica y contemporánea en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia con la compañía Ballets de France

Seis obras conformaron el programa que presentaron catorce bailarines de la novel compañía, iniciando con una coreografía de Mario Piazza basada en el Réquiem de Mozart; de inmediato un pax de deux denominado Las Llamas de París, con música de Boris Asafyev y coreografía de Vasily Vainonen, finalizando la primera parte con Something I had in Mind, de Mauro de Candia, con música de Niccolo Paganini y la inolvidable voz de la cantante Edith Piaf. La fundación Torres-Picón brindó información al respecto, en respaldo a la divulgación del ballet y la buena música tanto clásica como contemporánea.

El programa de obras clásicas y contemporáneas se presentó en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, España, a cargo de la compañía Ballets de France bajo la dirección artística de Remy Lartigue, en el marco del ciclo de Danza que presenta la Consejería de Cultura y Portavocía de esa región.

La segunda parte de la velada fue dedicada a las obras del compositor Maurice Ravel, iniciando con Syzgy y luego su célebre Bolero, coreografiadas por Mike Fothergill.

El tercer y último segmento fue de ballet clásico, con La Consagración de la Primavera, de Stravinski, también con coreografía de Piazza.

Marta López-Briones, directora general del Instituto de las Industrias Culturales y de las Artes (ICA), elogió “la versatilidad de esta joven compañía de gran proyección que en muy pocos años está consiguiendo un gran prestigio”. Igualmente mencionó que  “durante esta temporada están pasando por el Auditorio regional destacadas compañías nacionales e internacionales dentro de una programación que se cerrará con la próxima gala ‘Estrellas del Ballet Ruso’, con solistas y primeros bailarines de los mejores teatros rusos, y con la Compañía Nacional de Danza, dirigida por el cartagenero José Carlos Martínez y que actuará en mayo”.

Remy Lartigue, director artístico de Ballets de France, inició su carrera junto a la estrella del Ballet de Wallonie, Jean Pierre Laporte; más adelante entra en contacto con otros estilos y escuelas, como la maestría de la escuela cubana, la escuela inglesa del English Ballet de Londres y la disciplina de la escuela francesa de París.

Siendo ya un consumado bailarín, saborea la libertad del estilo americano al integrarse al Ballet de Milwaukee (Estados Unidos), luego se familiariza con la experiencia teatral rusa en el Ballet de La Florida, bajo la dirección de Vladimir Isayev.

A lo largo de su carrera interpreta obras tanto de ballet clásico como de danza neoclásica, al lado de coreógrafos como Balanchine o Mauro de Candia. Finalmente, en 2013 funda la compañía Ballets de France, integrada por sobresalientes bailarines de diversas nacionalidades, pero que comparten con Lartigue una misma visión sobre la danza clásica y la contemporánea.

Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, compartió los detalles de la presentación.

FTP

Música clásica al servicio de obras sociales y el turismo en Panamá

Cada año, las obras sociales llevadas a cabo por la Fundación Parroquia San José, así como el turismo de la región de El Valle, en Panamá, reciben un decidido impulso por parte del Festival Musical de El Valle, el cual al mismo tiempo busca promover la música clásica entre la población. Este evento es ofrecido por el Instituto Nacional de Cultura en estrecha colaboración con la Asociación del Festival Musical de El Valle. Un ejemplo de como la música clásica sirve y coadyuva al desarrollo integral, incluso de localidades, zonas o regiones y alcanza diferentes públicos. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón.

Este año el festival alcanza su vigésimo sexta edición -ha reseñado y explicado el diario online estrella.com.pa-, la cual se llevó a cabo en la Iglesia de San José en El Valle de Antón y contó con la actuación de artistas nacionales, así como la participación de un invitado internacional.

El Ensamble Solistas de Panamá, cuarteto vocal integrado por las sopranos Susan Samudio y Silvia Fernández-Risco, acompañadas por el tenor Joel León y el barítono y director del grupo, Ricardo Risco, fue el encargado de abrir el evento con un repertorio de música medieval y renacentista, presentando obras de los compositores Dufay, Des Prés y Palestrina.

Seguidamente vino el turno de las cantantes líricas Elisa Troetsch y Diana Durán, con el acompañamiento de la pianista Juana Ramos, con una selección de arias pertenecientes a las célebres óperas Lucia de Lammermoor, la Flauta Mágica y Lakmé.

Y cerrando la noche, como invitado internacional, el pianista venezolano Kristhyan Benítez ofreció al público un concierto que incluyó obras de los grandes autores clásicos Bach, Chopin y Rachmaninov, así como de los compositores contemporáneos Lecuona (de Cuba), y Ginastera (de Argentina).

Pedro J. Torres, directivo y creador de la Fundación Torres-Picón, saludó y felicitó la iniciativa, así como los esfuerzos realizados durante el buen recorrido que exhibe este festival regional panameño, ya tradicional.

FTP