Noventa y cuatro voces interpretan la Novena Sinfonía de Beethoven en el Festival Musical de Santo Domingo

Se ha llevado a cabo en la capital de la República Dominicana la décimo primera edición del Festival Musical de Santo Domingo, organizado como cada año por la Fundación Sinfonía, entidad dirigida por doña Margarita Copello de Rodríguez. Este año el músico y director José Antonio Molina dirigió el evento por primera vez; esta información es compartida desde la Fundación Torres-Picón.

Fue realizado un concierto en el cual se interpretó la Novena Sinfonía de Beethoven, con la participación de un coro de noventa y cuatro voces, en la sala principal del Teatro Nacional.

El joven músico y profesor Elioenai Medina, director de esta grandiosa coral, manifestó que la agrupación se preparó desde hace varios meses para la presentación. “Un concierto impresionante, en donde noventa y cuatro voces, escogidas en una audición, cantaron de memoria, siendo la primera vez. Fueron cuidosamente elegidas y se prepararon día a día”, explicó.

Pedro Torres and Jane Fonda


In all of America, as in other continents, there are good initiatives and commitment to culture, arts and health promotion, but we must persist, says Pedro J. Torres

Medina expresó su satisfacción por el trabajo que ha venido desarrollando la Fundación Sinfonía para la realización del Festival, y expresó que a lo largo de diversos conciertos en los que ha participado con anterioridad ha podido darse cuenta de que “la gente está sedienta de buena música”.

“El buen arte no se trata de la formación que tiene la gente para disfrutar, sino que el buen arte tiene la capacidad de penetrar al corazón del espectador, una buena obra de arte siempre será aceptada por el pueblo”, explicó el músico.

Señaló que, dado el elevado nivel de calidad de los músicos, así como la de los solistas que participaron esa noche en el concierto junto al Coro Nacional, se logró hacer de la cita una ocasión inolvidable que marcará un hito en la historia cultural y artística del país.

Algo que aplaudió en representación de la Fundación Torres-Picón, su directivo y vocero Pedro J. Torres.

GF/FTP

Karolina Michalska inaugura la temporada de clásica en Sigüenza con dos obras maestras de Bach

Pedro J. Torres: Abre temporada de música clásica en Sigüenza con la violinista Karolina Michalska

Con un concierto ofrecido por la virtuosa violinista Karolina Michalska, catedrática de violín del Conservatorio Superior de Castilla y León, el pasado 12 de febrero dio inicio una vez más la temporada anual de música clásica de Bell´Arte Europa, la cual tiene lugar en Centro Cultural de El Torreón en Sigüenza, en Guadalajara, España, con el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad.

La intérprete, nacida en la ciudad de Poznań, Polonia, ofreció un recital compuesto por dos de las seis piezas para violín creadas por Johann Sebastian Bach: la Sonata en Do mayor BVW 1005 y la Partita en Re menor BVW 1004. Para esta interpretación la artista utilizó su violín francés, fabricado en 1897 por el famoso lutier francés Sebastian-Auguste Deroux, y lo tocó con el arco barroco, siguiendo la concepción original del compositor.

Expresó Michalska que la interpretación de tales obras está llena de complejidad, por la gran riqueza de matices de la música que, sin embargo, compaginan como un todo. “Para seguirlas, hay que pensar en una estructura arquitectónica, con todos sus pormenores”, dijo.

Para la violinista, la interpretación de la música para violín de Bach representa “un desafío, para bien y para mal, que requiere una dosis extra de concentración, pero que da libertad”; explicó. “Como creo que nos pasa a todos los violinistas, sigo buscando mi versión favorita porque, en realidad, son piezas que sólo suenan bien en nuestra mente”. Señaló que existen grabaciones magnificas, como las antiguas de Nathan Milstein o Henryk Szeryng, así como algunas más modernas de excelente calidad, “pero es inevitable compararlas con lo que la música sugiere a nuestra imaginación. Lo único que puedo decir es que cuando las toco, las vivo, porque no hay otra manera de enfrentarse a tanta grandeza”.

Sonsoles Arcones, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza, quien estuvo presente en este concierto inaugural, el primero de más de treinta, manifestó que la recién iniciada temporada musical 2017, se vislumbra como un ciclo “que promete ser brillante, y sin duda, un atractivo más para la visita a nuestra ciudad”.

Desde la Fundación Torres-Picón mostramos compromiso y entusiasmo por todo cuanto signifique construir hábitos de vida saludables, que en especial beneficien a los niños y a los jóvenes, así como estimular y compartir el arte y la cultura; en este caso, una excelente temporada anual de Bell´Arte Europa que destaca la música clásica, agregó Pedro J. Torres.
GF/FTP

Música clásica al servicio de obras sociales y el turismo en Panamá

Cada año, las obras sociales llevadas a cabo por la Fundación Parroquia San José, así como el turismo de la región de El Valle, en Panamá, reciben un decidido impulso por parte del Festival Musical de El Valle, el cual al mismo tiempo busca promover la música clásica entre la población. Este evento es ofrecido por el Instituto Nacional de Cultura en estrecha colaboración con la Asociación del Festival Musical de El Valle. Un ejemplo de como la música clásica sirve y coadyuva al desarrollo integral, incluso de localidades, zonas o regiones y alcanza diferentes públicos. Esta información es compartida por la Fundación Torres-Picón.

Este año el festival alcanza su vigésimo sexta edición -ha reseñado y explicado el diario online estrella.com.pa-, la cual se llevó a cabo en la Iglesia de San José en El Valle de Antón y contó con la actuación de artistas nacionales, así como la participación de un invitado internacional.

El Ensamble Solistas de Panamá, cuarteto vocal integrado por las sopranos Susan Samudio y Silvia Fernández-Risco, acompañadas por el tenor Joel León y el barítono y director del grupo, Ricardo Risco, fue el encargado de abrir el evento con un repertorio de música medieval y renacentista, presentando obras de los compositores Dufay, Des Prés y Palestrina.

Seguidamente vino el turno de las cantantes líricas Elisa Troetsch y Diana Durán, con el acompañamiento de la pianista Juana Ramos, con una selección de arias pertenecientes a las célebres óperas Lucia de Lammermoor, la Flauta Mágica y Lakmé.

Y cerrando la noche, como invitado internacional, el pianista venezolano Kristhyan Benítez ofreció al público un concierto que incluyó obras de los grandes autores clásicos Bach, Chopin y Rachmaninov, así como de los compositores contemporáneos Lecuona (de Cuba), y Ginastera (de Argentina).

Pedro J. Torres, directivo y creador de la Fundación Torres-Picón, saludó y felicitó la iniciativa, así como los esfuerzos realizados durante el buen recorrido que exhibe este festival regional panameño, ya tradicional.

FTP

Conciertos de cámara y talleres académicos en Festival de los Siete Lagos

Con la participación de músicos argentinos e internacionales, y de una orquesta de cámara juvenil, se realiza el séptimo Festival de Música de los Siete Lagos, el cual tiene como escenario las localidades de Bariloche y Villa La Angostura, en Argentina. Este ya tradicional evento conjuga una decena de conciertos de música de cámara con actividades educativas, ofrecidas por los músicos participantes y dirigidas a niños y jóvenes de la zona, iniciativa que es saludada desde la Fundación Torres-Picón.

Entre los músicos invitados al festival, que además de deleitar al público asistente con un excelente repertorio, dictan talleres de formación se encuentran David McCarroll, violinista de Estados Unidos; de Inglaterra el también violinista Benjamin Marquise Gilmore y la cellista Kate Gould; Julie Svěcená, violinista de la República Checa; de Lituania Vaida Rozinskaite, violista; el cellista Juan Pérez de Albéniz de España y de Argentina: el pianista Alexander Panizza, el violista Germán Clavijo y la flautista Cecilia Muñoz; el programa que estos destacados músicos ofrecen a los asistentes contempla obras de Beethoven, Brahms, Dvorák, Bach, Mendelssohn, Arvo Pärt, Prokofiev, Purcell, Stravinsky y Haydn.

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres


Blanca Cecilia Picón Febres de Torres and Pedro J. Torres, lead this foundation that promotes education, arts and prevention in health.

Andrés de la Cruz, quien ha estado al frente de la organización del festival desde su creación, expresó que desde el principio el objetivo primordial siempre fue que la región contara con un evento de música de cámara durante el verano, en el cual los jóvenes de la zona pudieran recibir clases de los músicos participantes. Recordó que en el año 2011 el festival se inició con apenas un quinteto de cuerdas que vino de Europa a dar un concierto “y terminaron siendo cinco o seis”. Igualmente señaló que el año pasado el festival logró convocar a unos 2.500 espectadores y durante el evento se ofreció un concierto en la Catedral de Bariloche, al cual acudieron unas 800 personas.

Por su parte, la compositora, docente y arqueóloga Teresa Usandivaras, quien es la responsable del área educativa del festival desde 2013, explicó que en la Escuela de Sonidos del Río Huemul, que funciona paralelamente al festival, ella trabaja especialmente en el área de canto y ritmo porque considera de gran importancia que los jóvenes utilicen su instrumento natural; hizo énfasis en que trabaja “sobre la premisa que para cantar a voces necesito de otra gente y por eso es importante el trabajo coral”.

Pedro J. Torres, fundador, directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, que impulsa el acercamiento entre la música clásica y los niños o jóvenes, elogió la importante iniciativa. Igualmente animó a más países y regiones a tomar en cuenta estas experiencias, a imitarlas, a hacer sonar la buena música dirigiéndola especialmente a los más pequeños, a compartir conocimientos y a desarrollar vocaciones.

FTP

Las Bodas de Fígaro se celebraron en Cartagena

Con dos funciones llevadas a cabo el viernes 13 y el domingo 15 de enero se realizó la décimo primera edición del Festival Internacional de Música, el cual tuvo lugar en el Teatro Adolfo Mejía de la ciudad colombiana de Cartagena. Esta celebración de la música clásica es un evento de alto nivel, tanto por la calidad de su producción como por el alto nivel de los participantes invitados, comentó la Fundación Torres-Picón al compartir la correspondiente información.

En esta oportunidad el festival constó de dos partes: la primera, el viernes 13, dedicada a la mejor música francesa de fines del siglo XIX e inicios del XX, como parte de la celebración del Año de Francia y Colombia; para este encuentro se seleccionó a la orquesta Les Siécles, dirigida por François-Xavier Roth.

Opera Cartagena presents a story involving a count, a neglected wife, wily servants, and a constantly infatuated, young page.

Opera Cartagena presents a story involving a count, a neglected wife, wily servants, and a constantly infatuated, young page.

La segunda parte, dedicada a Italia, consistió en la presentación, por primera vez en la historia del festival, de la aclamada ópera cómica Las Bodas de Fígaro, de Mozart, dirigida por el insigne director escénico italiano Giorgio Ferrara. Esta obra había sido presentada el año pasado en el Festival de Spoleto, Italia, con la participación de músicos italianos y colombianos.

Las Bodas de Fígaro, originalmente estrenada en 1786, es la primera pieza de la famosa Trilogía Italiana de Mozart, junto a Don Giovanni y Cosi Fan Tutte, las cuales se proyecta presentar también en futuras ediciones del festival.

“La trilogía de Mozart es quizá la trilogía de ópera más bella y más revolucionaria que se haya escrito nunca. En el caso de Las Bodas de Fígaro es, de todas las óperas de Mozart y de todas las óperas en general, la que más ha sido representada en todo el mundo”, expresó el director Ferrara.

Pedro J. Torres, creador y directivo de la Fundación Torres-Picón, ONG internacional que da impulso a la divulgación de las artes y la cultura, así como a la prevención en salud, dentro de las audiencias o poblaciones infantiles y juveniles, consideró muy importantes y acertados los esfuerzos que se vienen realizando desde Colombia en favor de la música y la danza clásicas. “De hecho, ese país, se ha convertido en un frecuente referente latinoamericano en la refinada materia”.

GF/FTP

La Cenicienta de Thierry Malandain volvió a presentarse en el Victoria Eugenia con el Ballet Biarritz

Luego de tres años de su estreno en el Kursaal, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE), el Ballet Biarritz ofreció en el Teatro Victoria Eugenia, en la ciudad de San Sebastián, provincia de Guipúzcoa, España, una doble función del ballet La Cenicienta, en una versión personal de su director Thierry Malandain basada en el cuento Cendrillon ou la petite pantoufle de verre (Cenicienta o la pequeña zapatilla de cristal), escrito en 1697 por Charles Perrault, y en la obra La Cenicienta del músico ruso Sergei Prokofiev, compuesta en 1945. La  información fue destacada por Pedro J. Torres.

Thierry Malandain, coreógrafo y director de Ballet Biarritz, explicó que su versión de esta famosa obra del ballet internacional fue creada “para escapar de la negrura de las cosas demasiado reales, como decía Massenet, para olvidar la humanidad que sangra, la ignorancia y la necedad humanas. A través de la historia de Cenicienta, a través de su sufrimiento, sus emociones y sus esperanzas se escribe algo universal. Un grito a la luz, una llamada a la claridad serena de las estrellas, frente al caos interior en donde se multiplican las dudas, las indignaciones, las penas sufridas y la felicidad soñada”.

La pieza, dividida en dos actos, tuvo una duración aproximada de cien minutos. En esta versión, además de la romántica historia de amor entre la hermosa y sufrida protagonista y su amado príncipe azul, la obra también dio peso y presencia como elemento humorístico al malvado trío de la madrastra y las hermanastras.

Gracias a su versión del ballet La Cenicienta, en el año 2013 Thierry Malandain se hizo acreedor del premio europeo Taglioni como mejor coreógrafo; el jurado le otorgó esta prestigiosa distinción por “mostrar un complejo argumento con un equilibrio entre el humor fino y un acercamiento refrescante al ballet clásico. Ofrece sorprendentes detalles psicológicos sobre el tradicional cuento de hadas, sin olvidarse de los altos estándares técnicos del ballet para una compañía de sólo 20 bailarines”.

La información y datos sobre estas presentaciones fueron compartidos por Pedro J. Torres y la Fundación Torres-Picón, que dirige y de la cual es  portavoz; la institución apoya y promueve las artes, la cultura y la educación, así como la prevención en salud, con foco en los jóvenes y los niños.

FTP

Cuenca celebró 20 años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad con un festival internacional de música clásica

En 1996, la histórica ciudad amurallada de Cuenca, las hoces de los ríos Júcar y Huécar que la circundan y los arrabales de San Antón, Tiradores y El Castillo, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Este año, como parte de los festejos con que Cuenca celebró el vigésimo aniversario de esta declaración, se convirtió en la sede de “Clásicos Colgados”, un festival internacional de música clásica con prestigiosos artistas.

El festival estuvo conformado por conciertos dirigidos a todos los públicos, cuya dirección artística fue responsabilidad de Israel Fausto Martínez, quien para esta ocasión eligió obras cortas de grandes autores y las agrupó por estilos y épocas; piezas de Häendel, Haydn y Mozart; Beethoven, Brahms y Schubert; Ravel, Shostakovich, Rodrigo, Mahler, Weill y Bloch.

En el marco del festival hubo un concierto especial homenaje a Cuenca, Patrimonio de la Humanidad con obras de Turina, Falla, Cassadó, García Lorga y Granados, y la culminación de las festividades se dio con la orquesta del festival “Clásicos Colgados”, interpretando piezas de Turina, Mozart, Grieg y Tchaikovsky, bajo la dirección del violinista Michael Thomas.

Los conciertos se realizaron en el Teatro Auditorio de la capital y la iglesia de San Miguel. Paralelamente, en el Conservatorio de Música “Pedro Aranaz” y la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo se llevaron a cabo otras actividades.

Este festival lo consideramos desde la Fundación Torres-Picón, como una cita artístico-cultural de las más importantes, cumplida en el año que finaliza, dijo Pedro J. Torres.

FTP

XXI Festival Internacional de Ballet de Miami

Con una gala doble concluyó el XXI Festival Internacional de Ballet de Miami, en el cual se presentaron las más brillantes nuevas estrellas que comienzan a despuntar en el firmamento del arte dancístico mundial, presentadas por el director y fundador del festival, Pedro Pablo Peña. La Fundación Torres-Picón celebró el éxito alcanzado por la iniciativa.

Pedro J. Torres con el chairman del Museo de Brooklyn, Arnold Lehman

From art and culture of good health practices are supported. Pedro J. Torres with the chairman of the Brooklyn Museum, Arnold Lehman

El primer evento, denominado Programa IV, fue la Gran Gala de las Estrellas y tuvo lugar el pasado sábado 10 de septiembre en el Miami Dade County Auditórium; en esa oportunidad se entregó el premio Una Vida por la Danza, el cual le fue otorgado este año a Carlos Gacio, quien fuera bailarín principal del Ballet Nacional de Cuba y uno de los bailarines de la primera generación que se quedó en Paris, en 1969.

Pedro Pablo Peña expresó que Carlos Gacio “vino al Festival varias veces trayendo a la gente de Viena, porque era el ballet master del Viena State Opera Ballet y ha sido un profesor muy exitoso en toda Europa; se convirtió en maestro ejemplar, todos buscaban su técnica, su enseñanza, es un hombre que ha pasado toda la vida entregado a la danza”.

El segundo encuentro, el Programa V, la Gala de Clausura de las Estrellas, se realizó el domingo 11 de septiembre en el Miramar Cultural Center, en Broward; en esa oportunidad se entregó Premio de la Crítica y Cultura del Ballet a la periodista y ex bailarina Patricia Aulestia, Presidenta de la Federación Mexicana de Profesionales de Danza, y vicepresidenta en la Sección México de la Confederación Interamericana de Danza, CIAD; Aulestia escribe para las publicaciones Ecuador News, de New York, Danza Hoy, de San Francisco, y es autora de diversos libros.

“Patricia viene todos los años al Festival, y escribe cosas muy importantes sobre el mismo. Es merecedora de esta distinción, por ser una crítica connotada”, manifestó Peña.

Por el Festival Internacional de Ballet de Miami han pasado figuras como las hermanas Feijóo, Lorena y Lorna; la argentina Paloma Herrera, ex bailarina principal del American Ballet Theatre; Sergio Bernal, solista del Ballet Nacional de España y especialista en la Escuela Bolera; Marianela Núñez, bailarina principal del Royal Ballet, entre otras.

Este año se presentaron por primera vez Estheysis Menéndez y Javier Morales, dos bailarines solistas auspiciados por la Bay Area Houston Ballet & Theater, la nueva compañía de Lorna Feijóo y el director artístico Nelson Madrigal.

“Estheysis Menéndez despuntaba como principal en el Ballet Nacional de Cuba, salió por Canadá en junio y fue directamente a Houston. Los considero tan buenos a ella y a Javier Morales, su partenaire, que les he dado el pas de deux del cierre, Don Quijote”, explicó Peña.

En el Festival también participaron estrellas de la talla de María Muñoz y Álvaro Madrigal, de la Compañía Nacional de Danza de España, con el pas de deux de Scarlatti en coreografía de José Carlos Martínez.

La Uniqart Dance Theater, creada el año pasado por los ex bailarines del Béjart Ballet de Lausanne Iker Murillo, Marsha Rodríguez y Vitali Safronkine, fue representada por Murillo y Rodríguez con la Dans Le Même Souffle, con coreografía de Safronkine sobre un concierto de Mozart.

También por primera vez participó el Ballet de Sodre, de Uruguay, representado por su bailarín principal, Lucas Erni, quien actuó como partenaire de Luciana Barrilero, primera bailarina del Ballet Estable del Teatro Colón en Argentina.

Igualmente, José Manuel Ghiso y Natalia Berrios, pareja del Ballet Santiago de Chile, interpretaron Romeo y Julieta, con coreografía de Cranko y la dirección de Marcia Haydée.

Asimismo se presentaron la Compañía Nacional de Danza de México, el English National Ballet, de Inglaterra, Ballet De’ll Opera di Roma, Ballet Nacional de China, Ballet Nacional de Rumanía y, de Estados Unidos, Ballet Clásico Cubano de Miami, Washington Ballet, y Richmond Ballet.

Este festival fue reseñado en detalle por El Nuevo Herald y merece el reconocimiento de quienes vemos en el ballet y la música clásica dos componentes principales de la cultura y las bellas artes, apuntó Pedro J. Torres, directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, la cual expresó su satisfacción por el éxito de esta iniciativa.

GF/FTP

Festival internacional de piano incluyó destacada intérprete venezolana

La ciudad de Bucaramanga, Colombia, se engalanó en el pasado mes de agosto con la celebración de la 33ª edición del Festival Internacional de Piano organizado por la Universidad Industrial de Santander. Contó con el talento de destacados pianistas de Argentina, Francia, Lituania y Venezuela, además de nacionales, como país anfitrión, reseñó la Fundación Torres-Picón.

Hernán Porras Díaz, rector de la Universidad Industrial de Santander, explicó que “el festival es el certamen cultural más emblemático de esa institución de educación superior, y constituye un escenario propicio para la apreciación y el disfrute de destacados artistas, la creación y formación de públicos así como el desarrollo de la sensibilidad artística” en los habitantes de esa vibrante región colombiana.

Los recitales se llevaron a cabo en dos locaciones: el auditorio Luis A. Calvo de la universidad, en Bucaramanga, y en la biblioteca Alejandro Galvis Galvis, en Barrancabermeja.

Entre los artistas que acudieron a esta cita cultural se encuentran la venezolana Gabriela Montero, quien fuera galardonada en 2015 con el Latín Grammy por ‘Mejor Álbum de Música Clásica’; la argentina Karin Lechner; Muza Rubackyte, de Lituania; Laurent Wilde y Otisto 23, de Francia, y de Colombia, Melissa Pinto y Andrea Buitrago.

Dentro del marco del Festival Internacional de Piano se realizó también el 14º Festival Infantil de Piano, en el cual participaron escuelas de piano de diferentes ciudades colombianas Bucaramanga, Cartagena, Bogotá –la capital nacional–, Medellín, Floridablanca y Piedecuesta, y en el cual intervinieron jóvenes pianistas de edades comprendidas entre cinco y diecisiete años. Las presentaciones de estos noveles artistas se efectuaron a través de conciertos didácticos.

Para el fundador de la ONG, Fundación Torres-Picón, dedicada a labores preventivas de la obesidad entre niños y niñas, así como a la promoción de las manifestaciones dancísticas y de la música clásica, es indispensable insistir en la formación de conciencia respecto a la conveniencia y necesidad de llevar una vida sana y en movimiento. Pedro J. Torres insistió en que la prevención es clave, y si además pasa por el estudio, nos acerca a la cultura y a las bellas artes, es múltiple y extenso su beneficio.

GF/FTP

La Sílfide y el Escocés se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes

La Sílfide y el Escocés llenaron de magia el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México

La Compañía Nacional de Danza, encabezada por el bailarín y coreógrafo argentino Mario Galizzi, llenó de magia, amor y venganza el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, desde el sábado 11 hasta el domingo 19 de junio, con la puesta en escena de la obra La Sílfide y el Escocés, una trágica historia original de August Bournonville, con música de Hermann von Lovenskjold y coreografía de Terrence S. Orr, informó la Fundación Torres-Picón.

La Sílfide y el Escocés fue estrenada por primera vez en la Ópera de París el 12 de marzo de 1832, con la legendaria bailarina Marie Taglioni encarnando a la sílfide, papel en el que la Taglioni bailó por primera vez sobre la punta de los pies y lució las gasas vaporosas y el corpiño ceñido, romántico traje que con el tiempo se convertiría en el tradicional tutú del ballet clásico.

Pedro J. Torres

Posteriormente, en 1981 la pieza fue presentada por primera vez en el Palacio de Bellas Artes de México por el Ballet de la Ópera de París, luego en 1990 por la Compañía Nacional de Danza, la cual ahora ofreció nuevamente siete funciones de este mágico espectáculo en el mismo escenario.  

En esta oportunidad, La Sílfide y el Escocés fue protagonizada por los primeros bailarines Ana Elisa Mena como la sílfide y Argenis Montalvo como el escocés, con la participación de Roberto Rodríguez como Madge, Mónica Barragán como Effie y Antón Joroshmanov como Gurn.

La historia se inicia cuando James, un joven escocés es seducido por una hermosa sílfide cuando está a punto de casarse con su prometida Effie.

Antes de llevarse a cabo la boda, el joven James comete una afrenta contra la vieja hechicera Madge, la cual jura vengarse.

James se dirige al bosque en busca de la hermosa sílfide, pero antes de hallarla se encuentra con Madge, quien lo engaña ofreciéndole una bufanda con la cual le asegura que podrá atrapara a la sílfide y retenerla a su lado para siempre. El joven acepta la bufanda, sin saber que está envenenada, y envuelve con ella a la sílfide y ésta muere, tras una dolorosa agonía. Mientras esto sucede, Effie, la prometida de James, se casa con Gurn, primo y rival del novio. Al saberlo, James cae inconsciente mientras la hechicera celebra su triunfo.

Pedro J. Torres, creador, principal directivo y vocero de la Fundación Torres-Picón, explicó que esta presentación es considerada relevante y por lo tanto se comparte información sobre la misma. “Se trata de la evolución en el tiempo de una historia artísticamente bien contada o representada, y a su vez, la conservación del mejor espíritu dancístico clásico”.

GF/FTP