Nuevamente Shen Yun Performing Arts recorre el mundo con la magia de la danza tradicional china

Pedro J Torres Traditional Dance

Una vez más, y como cada año, la compañía Shen Yun Performing Arts, fundada en Nueva York y dedicada a la danza clásica china, considerada entre las mejores del mundo, está realizando una gira mundial, llevando la magia y el exotismo de los bailes de la milenaria China a las principales ciudades de Europa, Asia, Australia, Medio Oriente, América del Norte y Latinoamérica. Esta nota es compartida e impulsada desde la Fundación Torres-Picón.

La compañía Shen Yun, cuyo nombre puede traducirse como “la belleza de los seres divinos al danzar“, está conformada por alrededor de ochenta artistas entre bailarines, una orquesta en vivo, además de los solistas de instrumentos chinos y los cantantes líricos.

Shen Yun Performing Arts es una organización sin fines de lucro, fundada en Nueva York en el año 2006 por un grupo de artistas cuyo objetivo primordial es el de dar nueva vida, a través del arte de la danza, a la espiritualidad de una cultura que se remonta a cinco mil años de historia.

Son estos valores y estas tradiciones los que Shen Yun ha venido recuperando a través de su arte, y desde su creación ha cosechado éxitos, aclamaciones y aplausos en los escenarios en los que se ha presentado en todos los continentes, lo que le ha permitido crecer hasta el punto de conformar cinco compañías de danza que cada año emprenden giras simultáneas alrededor del mundo.

El programa que Shen Yun para esta temporada 2018, totalmente renovado, abarca un conjunto de historias narradas tanto en danza clásica china como en danzas de corte étnico, acompañadas con piezas musicales nuevas y originales, bellamente interpretadas por la Orquesta de Shen Yun, la única orquesta del mundo que permanentemente combina instrumentos occidentales con instrumentos ancestrales chinos, con los que logra sonidos de una musicalidad y armonía admirables; todo esto sin olvidar al selecto grupo de cantantes líricos de Shen Yun, verdaderas estrellas del bel canto, además de los exquisitos decorados y el hermoso vestuario hecho a mano.

Cabe mencionar además que, a diferencia de las danzas clásicas occidentales, las danzas tradicionales chinas guardan una estrecha relación con las artes marciales orientales, lo que les imprime una energía y una explosividad singulares, por una parte, y sin embargo sus movimientos están llenos de gracia, elegancia, delicadeza y expresividad, resultado de una maestría y capacidad técnica insuperables.

Así, en esta temporada la compañía trae para obsequio del público danzas que narran historias y leyendas de la China milenaria, como el clásico Viaje al Oeste, protagonizado por el célebre ‘Rey Mono’, y la verdadera historia de la doncella Mulan, así como historias más contemporáneas.

Entre los numerosos países que Shen Yun Performing Arts visitará durante esta gira se encuentran tres de habla hispana, el primero de los cuales es Argentina, donde se estará presentando entre el 1 y el 11 de marzo en el Teatro Ópera de Buenos Aires; de allí viajará a Europa, para actuar en el Teatro Liceu de Barcelona, España, el 24 y 25 de abril; luego regresará a América para una serie de apariciones en cinco ciudades de México, comenzando por el Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad en Guadalajara, el 28 y el 29 de abril; el Auditorio Metropolitano en Puebla, el 2 de mayo; el Auditorio Nacional de Ciudad de México, entre el 4 y el 6 de mayo, el Teatro Metropolitano de Querétaro, el 8 y el 9 de mayo, finalizando en el Auditorio Pabellón M de Monterrey, entre el 11 y el 13 de mayo.

Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, destacó al compartir la presente información que, la compañía Shen Yun Performing Arts, fundada en la ciudad de Nueva York, es considerada entre las mejores del mundo, y está dedicada creativamente, pero con rigor, a practicar y proyectar la danza tradicional china y su música.

GF/FTP

La Real Filarmónica de Estocolmo celebró el Concierto del Premio Nobel bajo la batuta de Gustavo Dudamel

Pedro J Torres Gustavo Blog

 

El viernes 8 del pasado mes de diciembre se llevó a cabo el tradicional Concierto del Premio Nobel en Estocolmo, Suecia, interpretado por la Real Filarmónica de Estocolmo, esta vez bajo la insigne dirección y batuta del músico venezolano Gustavo Dudamel. Se realizó en la Sala de Conciertos de Estocolmo, la misma sala donde posteriormente se entregaron los Premios Nobel de este año, compartió la Fundación Torres-Picón al renovar su compromiso divulgativo en favor de la danza, la música y la prevención en salud para este 2018.

El programa del concierto estuvo conformado por “dos pilares de la historia de la música”, tal y como lo anunciara la Sala de Conciertos en su página web; se trató de la Sinfonía Júpiter, de Wolfgang Amadeus Mozart, y del poema sinfónico Así habló Zaratustra de Richard Strauss, inspirado en la obra de Friedrich Nietzsche, una de las obras más famosas de la música clásica y que causó gran impacto en 1968, cuando el director de cine Stanley Kubrick la utilizó en la banda sonora de su película 2001: A Space Odyssey (2001: Una odisea del espacio).

Este programa musical fue seleccionado por el director junto a la orquesta con el propósito de exaltar la relación entre la música, la ciencia y las humanidades.

“Elegimos un programa para honrar a los ganadores del Premio Nobel y sus logros con música inspirada en la naturaleza” la cual es un “símbolo de la unidad del arte y la ciencia en la expresión de la imaginación humana”, explicó Dudamel en su página web.

En esa misma fecha se celebró el “Día de la Música Nobel”, una festividad creada por iniciativa del músico venezolano, conjuntamente con a la Fundación Nobel y El Sistema de Suecia, y con ese motivo se efectuaron conciertos en toda Suecia, interpretados por niños que forman parte de este programa. El Sistema de Suecia fue fundado por Dudamel emulando a El Sistema de Venezuela, el cual fue creado en el año 1975 por el maestro José Antonio Abreu con la finalidad de rescatar, a través de la música, a niños en riesgo de exclusión social, y que a lo largo del tiempo se ha extendido a numerosos países de todos los continentes.

De esta verdadera red de Sistemas ha surgido una nueva Orquesta del futuro, integrada por jóvenes de todo el mundo, la cual estuvo presente en Estocolmo junto al director venezolano.

Dudamel dirigió la Sinfónica de Gotemburgo de 2007 a 2012, y dio inicio a este 2017 dirigiendo la Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo.

“La música libera la imaginación, fomenta el riesgo creativo y la autoexpresión, las mismas claves necesarias para el progreso en la ciencia y las humanidades”, indica el músico, y es “ahí donde se encuentran el mundo de la ciencia y el arte”.

Por nuestra parte, “desde la Fundación Torres-Picón, renovamos en este nuevo año 2018 nuestro compromiso divulgativo en favor de la danza, la música y la prevención en salud, en particular de la obesidad infantil y juvenil. Nos llena de orgullo estar al tanto y celebrar el destacado desempeño del talento artístico venezolano en los más variados y prestigiosos escenarios del mundo. Aplaudimos de pie esos significativos logros”; expresó Pedro J. Torres, presidente y director de la fundación.

GF/FTP