Una vez más se realizó con éxito el ciclo “Música Clásica por los caminos del vino”

Pedro-J-Torres-Musica-Clasica

Desde el 25 de marzo y hasta el 3 de abril se celebró en Mendoza, Argentina, la 18ª edición del tradicional ciclo “Música Clásica por los Caminos del Vino”, que se realiza tradicionalmente coincidiendo con la Semana Santa, organizado por la Secretaría de Cultura de Mendoza, y al cual este año asistieron más de trece mil personas durante los nueve días y en todos los lugares en los que se desarrolló el evento; informa y comenta la Fundación Torres-Picón.

Más de sesenta y seis conciertos de proyección internacional tuvieron lugar en los diversos espacios al aire libre, bodegas, sitios patrimoniales y ambientes naturales con que cuenta la provincia, celebrándose el concierto de clausura en el Teatro Independencia, la principal sala de Mendoza, en el cual participaron el coro de niños y jóvenes de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), dirigido por Ángela Burgoa, y el Kinderchor der Deutschen Staatsoper de Berlín, con la dirección de Vinzenz Weissenburger.

Según expresó el secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca: “La música clásica comienza a ser una expresión popular, con mucho apoyo y lo más importante es la presencia federal en los departamentos de Mendoza”.

A su vez, la directora Ángela Burgoa manifestó: “Es una alegría que Mendoza siga teniendo este ciclo, que aporta tanto a la cultura de la provincia, y por otro lado, la doble felicidad de tener de invitados al Coro de Niños del Teatro de la Ópera de Berlín”.

Es importante mencionar que este evento cultural tiene al mismo tiempo un carácter destacadamente solidario, pues las entradas para asistir a cada uno de los conciertos son canceladas, no con dinero en efectivo, sino con una caja de leche en polvo, la cual se destina al Banco de Alimentos, una red de distribución cuya finalidad es ayudar a disminuir el hambre mediante la donación de alimentos aptos para el consumo, almacenándolos y distribuyéndolos a través de organizaciones sociales; según informaron los organizadores, este año el ciclo logró recaudar más de 2.700 cajas de leche.

Además de esto, y por tercer año consecutivo, el ciclo “Música Clásica por los caminos del vino” incluyó dentro del programa la participación de internos de dos establecimientos penitenciarios, el Complejo Penitenciario Almafuerte, y el Penal de Mujeres El Borbollón, a fin de ofrecer herramientas que faciliten la futura reinserción social a personas que se encuentran actualmente en situación de encierro.

Así vemos, como lo musical y cultural, junto a lo religioso, lo turístico, lo vitivinícola y lo eminentemente social son ámbitos que pueden entremezclarse para ofrecer formidables resultados. “Es la creatividad, la innovación, el ingenio … puestos al servicio de las personas, y por supuesto de las regiones”, señaló Pedro J. Torre, presidente de la Fundación Torres-Picón, quién aplaudió entusiastamente el cumplimiento del ciclo y la masiva asistencia registrada.

FTP