Una versión ligera especial para niños de “La niña malcriada” estrenará el Ballet de Jalisco

Pedro J. Torres- Una versión ligera especial para niños de “La niña malcriada” estrenará el Ballet de Jalisco

La Niña Malcriada (La Fille Mal Gardée), es una obra internacional de gran atractivo; este ballet clásico considerado uno de los más antiguos es uno de los pocos cuya trama no relata las aventuras de príncipes y princesas, brujas y magos, hadas o seres mitológicos; narra una historia de amor entre gente común, dos jóvenes campesinos que se enfrentan a la autoridad materna para defender su unión. Fue creado durante la Revolución Francesa, en las postrimerías del siglo XVIII, en Burdeos, Francia, y se inscribe dentro del género “ballet comédie”, y cuenta con grandes recursos de la pantomima. Se trata de un ballet presentado en dos actos, originalmente coreografiado por el maestro Jean Dauberval basado en música de cincuenta y cinco aires franceses populares, y fue estrenado el 1º de julio de 1789 en el Grand Théâtre de Bordeaux de Burdeos, Francia.

En la actualidad, muchas de las compañías de ballet realizan sus presentaciones según la versión creada por Alexander Gorsky con música de Peter Ludwig Hertel, basado en la puesta en escena de 1885 de Marius Petipa y Lev Ivanov para el Ballet Imperial de San Petersburgo, la cual se estrenó en el Teatro Bolshoi en Moscú en 1903, pero la más representada en los últimos tiempos es la versión creada por Frederick Ashton para el Royal Ballet en 1960.

Siendo una pieza ligera y cómica, es ideal para introducir a los niños en el fascinante mundo del ballet, es por ello que el Ballet de Jalisco ha realizado una puesta en escena de La Niña Malcriada, con coreografía de Luisa Díaz, Slauka Ladewig y Dariusz Blajer, especialmente dedicada a los más pequeños de la casa, la cual es llevada a las tablas en el Teatro Degollado, en la ciudad mexicana de Guadalajara, Jalisco.

Al respecto, señaló Dariusz Blajer, director de la compañía de ballet: “La importancia de esto es la generación de nuevos adeptos al ballet. Mostrar a los jóvenes y sus padres que una función de ballet puede ser divertida, simpática y un niño puede aprender de esto y en un futuro ir a otras funciones”.

Por su parte, Esnel Ramos, bailarín, expresó que “cada ballet siempre trata de enfatizar la importancia del príncipe y la princesa. Pero esto es muy aparte, trata de una historia del pueblo, es una historia de amor entre dos personas muy sencillas, muy humildes”.

La presente nota e información, es compartida y divulgada por la Fundación Torres-Picón, enfocada en promover la cultura y las bellas artes como instrumento de desarrollo integral para los jóvenes y niños. Pedro J. Torres, quien encabeza la institución, aplaude el enfoque de acercar más personas al ballet y de cultivar nuevas vocaciones para la danza clásica.

FTP